cristiano marcó dos y se entona en la liga

El Real Madrid se quita los males con un manotazo al depauperado Sevilla

El equipo blanco se dio un festín en la primera parte con cinco goles y los mejores minutos de fútbol de toda la temporada. La flojísima defensa visitante ayudó a que todo fuese más sencillo

Foto: Cristiano y Asensio celebran un gol. (EFE)
Cristiano y Asensio celebran un gol. (EFE)

Hay resultados que cuentan los partidos sin necesidad de muchas palabras, y el 5-0 es sin duda uno de esos. Aún más si se cuenta que a esa cifra se llegó antes del descanso, dejando así la segunda parte como minutos de la basura. Una goleada así es siempre una mezcla de las bondades de un equipo y la catástrofe del rival. El Real Madrid hizo el mejor partido de la temporada, con bastante diferencia con cualquier otro desde el verano. El Sevilla, por su parte, dio todos los motivos posibles a sus aficionados para que entren en un cuadro de pánico del que no será sencillo que se recuperen.

El Real Madrid, que era hasta este sábado un equipo nervioso y desconfiado, se encontró un gol en el minuto 2 y, con eso, pareció sacudir todos los miedos que le acompañan en la maleta. Fue también la primera muestra de que el Sevilla había llevado al Bernabéu más un circo de tres pistas que una defensa de jugadores profesionales. Mercado y Kjaer no se entienden, a Muriel le da en la chepa y no se da cuenta, el único que parece saber que está jugando un partido de fútbol es Nacho, que como todo en él, resuelve con eficacia.

Fue como abrir una lata de gaseosa. Salió la presión que ronda a los blancos en los últimos tiempos y, a partir de ahí, todo se encaminó fluido. Hubo un rato, de un cuarto de hora aproximadamente, en el que el Sevilla se quedó con el balón, aunque quizá es más preciso decir que los locales se lo concedieron. En el campo esta vez no estaban Isco o Casemiro y sí Asensio y Lucas, y eso obliga a cualquier conjunto a tomarse las cosas de otra manera. Los primeros tienen más jerarquía, más control; los segundos, mucha más velocidad. Y eso fue lo que el Madrid desplegó en ese rato del partido. Kroos y Modric, por fin a tono, se liaron a dar pases al espacio por los que corrían Asensio, Lucas o Cristiano Ronaldo, gozando con tanto verde por recorrer y, también, con los tancredos colocados por el Sevilla emulando lo que tendrían que haber sido jugadores de fútbol.

Banega cogía la bola, intentaba estructurar el juego pero no, no había manera. Después de un rato con el balón el Sevilla los blancos decidieron darle una velocidad más al partido y los andaluces, que ya andaban en la cuerda floja, no pudieron resistir el huracán que asolaba el césped del Bernabéu. El segundo gol lo marcó Cristiano, que en esta Liga andaba bastante desacertado. Lo hizo gracias a un pase tremendo de Asensio, que hilvanó con él otro buen envío de Kroos desde su campo. Tres pases largos, precisos, perfectos, para dejar a la estrella sola ante Sergio Rico. Esta vez acertó, que esta temporada ha fallado unos cuantos de esos.

Ese segundo gol abrió el tiempo en el que se enfrentaron una bestia enorme y un animal acobardado. El Madrid disfrutó con el balón, haciendo todo rápido y con precisión. De penalti llegó el segundo, también de Cristiano. Luego Kroos, enorme durante todo el encuentro, culminó una pared después de una muy buena jugada suya. Hasta el joven Achraf, desde su lateral derecho, se unió a la fiesta con el quinto. Pocas veces han sentido más alivio los centrales sevillistas que cuando escucharon al árbitro pitar el descanso. Si llega a durar unos minutos más hubiesen caído unos cuantos goles más, porque el burreo estaba siendo descomunal.

Tras el descanso, nada

Al volver del descanso todo quedó narcotizado. Los blancos siguieron dominando, pero ya sin la necesidad de golpear una y otra y otra vez. El Sevilla, con un poco más de casta, se intentó defender algo más. Poco importa, esa segunda parte se jugó porque así lo dice el reglamento, pero la realidad es que el partido ya había terminado con ese rotundo 5-0 al descanso.

Así que, por destacar, puede ponerse casi cualquier nombre en el Real Madrid. La defensa blanca, que daba miedo por las bajas, estuvo a la altura. Vallejo, de hecho, se mostró atrevido y con ganas de tirar la línea y mandar a su alrededor. Achraf marcó un gol y no paró de dar la murga por la derecha. Marcelo fue Marcelo. Kroos y Modric diagramaron un fútbol casi perfecto y recordaron, meses después, al medio campo que hace unos meses parecía el mejor del mundo. Asensio, que llevaba semanas un poco perdido, se dio un festín. Y Lucas, en su mejor partido en meses, pareció haber recuperado la forma. Cristiano marcó dos goles, y con eso a él le vale.

Sí, es cierto, falta Benzema. No es que hiciese un mal partido, aunque quizá fue el menos participativo. En todo caso, sorprende que el delantero centro, el 9, no tenga una aportación mayor en un festival de fútbol como el que se dio el Madrid en la segunda parte. Dio un palo en la segunda mitad, en un cabezazo tras un centro perfecto de Marcelo. Cristiano, de hecho, le estuvo buscando para que el francés también se uniese al exorcismo de los malos momentos de esta Liga. No pudo ser. Fuera de eso, el Real Madrid sonríe, llegó al Bernabéu un equipo que les igualaba en puntos en la clasificación y salió de allí marcando la diferencia radical que hay entre un aspirante a todo y un equipo enfangado en un mar de dudas.

Ficha técnica

5 - Real Madrid: Keylor Navas; Achraf, Nacho, Vallejo, Marcelo; Modric (Ceballos, m.71), Kroos (Marcos Llorente, m.63), Lucas Vázquez, Marco Asensio; Cristiano Ronaldo (Isco, m.75) y Benzema.

0 - Sevilla: Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Lenglet, Carole; Pizarro, Banega (Krohn Dehli, m.81), Franco Vázquez (Geis, m.71); Navas, Nolito (Sarabia, m.57) y Muriel.

Goles: 1-0, m.3: Nacho. 2-0, m.23: Cristiano Ronaldo. 3-0, m.31: Cristiano Ronaldo de penalti. 4-0, m.38: Kroos. 5-0, m.42: Achraf.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Jesús Navas (31) y Banega (37) por el Sevilla.

Incidencias: encuentro correspondiente a la 15a jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 76.924 espectadores. Cristiano Ronaldo dedicó al madridismo su quinto Balón de Oro y posó en los prolegómenos con todos sus galardones sobre el césped. 

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios