victoria ratificada en un buen segundo tiempo

Al Real Madrid le sigue costando ganar, pero al menos recuerda cómo divertirse

Con un adversario que entregó la cuchara al volver de vestuarios, volvió el nervio que se había perdido hace semanas. De repente, al Madrid le apetecía volver a jugar bien siempre gracias a Isco

Foto: Asensio celebra su fantástico gol con Marcelo. (EFE)
Asensio celebra su fantástico gol con Marcelo. (EFE)

Ganar todavía no es un reto para el Real Madrid, pero después de unas semanas de atasco generalizado, empieza a costar más de lo que le gustaría a muchos. Sumó de tres ante Las Palmas después de tirar a la basura todo el primer tiempo, salvado por el gol de Casemiro, y solo reaccionó cuando se sintió con ventaja clara en el marcador. Otro maravilloso tanto de Asensio aclaró el resultado que cerró Isco (3-0). No marcó Cristiano, tampoco Benzema, pero el Madrid al menos esta vez sí mantiene la lejana persecución al Barça.

Cuesta pensar en que unos futbolistas del Madrid decidan por su cuenta bajar sus prestaciones durante un cierto periodo de tiempo. Más una plantilla que viene de ganarlo casi todo (menos la Copa) jugando muy bien. Esa inercia invita a continuar, a tratar de imponer una hegemonía imperante durante varios años, lo que aguantara el físico de los jugadores más determinantes, que en el caso del Madrid, en muchos casos, es de jugadores jóvenes. Pero lo cierto es que durante los primeros 45 minutos, los blancos jugaron andando. Y se puede jugar muy bien a esto andando, Messi es la mejor prueba de ello, pero para ello la que debe correr es la pelota y cómo les costó que eso ocurriera.

A Zidane le dio por darle descanso a Modric antes de que vaya a jugarse el Mundial con Croacia. Muchos de los demás también jugarán partidos con sus selecciones, pero Modric tenía que descansar, y no por eso. No jugó porque no está para jugar, está lejísimos de su mejor nivel, que de media suele ser siempre un notable alto. El entrenador eligió recuperar la dupla Asensio-Isco para que las virtudes de ambos fueran las que recuperaran la versión más exquisita del Madrid. Pero por ese bajón de brazos generalizado, no ocurrió tal cosa hasta que no oyeron la charla (o bronca) de Zidane en el vestuario durante el tiempo de descanso.

Reverencia de Isco tras marcar. (EFE)
Reverencia de Isco tras marcar. (EFE)

Las Palmas es, ahora mismo, por sensaciones, el equipo menos en forma de España. No tiene ni un detalle positivo. Son pocos los que creen en Pako Ayestaran, no ahora, sino incluso cuando lo eligieron para sustituir al dimitido Manolo Márquez. Lo que dejó Setién, que no era poco, se ha olvidado, ya no juegan bien ni crean ocasiones. Solo las reciben. Su teórico jugador franquicia, Vitolo, dedica más tiempo a protestar injusticias que sólo él ve. Y pese a ello, se marcharon al descanso perdiendo 1-0 por una jugada a balón parado que remató Casemiro, sin sufrir mucho y teniendo la oportunidad de enfrentarse a Kiko Casilla en duelo individual, no victorioso, eso sí.

Al Madrid la verdad es que se le han complicado los partidos últimamente. Ganaba en Girona y lo tiró y luego el Tottenham le vapuleó. Y por una vez, se sintió cómodo de nuevo en el campo. Con todo un segundo tiempo por delante, ganando y con un adversario que entregó la cuchara al volver de vestuarios, volvió el nervio que se había perdido hace semanas. De repente, al Madrid le apetecía volver a jugar bien. Y si eso pasa es porque lo mueve Isco Alarcón. Ante el mal momento de Modric y la baja indefinida de Bale, Isco es el único que pone arte dentro del museo blanco. Arte, claridad y virtuosismo. Todo junto completan a un jugador espectacular que no le cuesta trabajo echarse a todo el Madrid a la espalda.

Cueste ganar y ganar bien, el Bernabéu lo sabe y señala culpables y resalta héroes. No acertó Benzema a meter las que tuvo, ni siquiera un mano a mano en el que también pudo asistir a Asensio, y a partir de ese instante, cada decisión errónea o cada fallo puntual era silbada por la grada. Aún cuesta que ocurra semejante reacción con Cristiano, que le regaló el 3-0 a Isco y pareció molestarle que la jugada no fuera al revés. En cambio, los otros dos, Asensio e Isco, sí funcionan. Asensio no tanto, eso sí, no está en todas partes como a principio de curso, pero sí que al menos sigue dejando goles para los 'highlights' del final de año. Sí, marcó uno de esos tantos que se dice que o son golazos o van al tercer anfiteatro, pero hizo todo lo que se necesitaba para evitar ese final. El gesto técnico, la inclinación del cuerpo, la colocación del tobillo y el empeine. Haciendo eso era imposible mandarlo a Mordor. Iba a la escuadra, donde quería.

Ficha técnica

3 - Real Madrid: Casilla; Nacho, Vallejo, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Marcos Llorente, m.67), Kroos (Ceballos, m.83), Isco; Marco Asensio, Benzema (Lucas Vázquez, m.75) y Cristiano Ronaldo.

0 - Las Palmas: Lizoain; Macedo, Ximo, Lemos, Bigas, Dani Castellano; Javi Castellano, Vicente Gómez (Remy, m.64), Aquilani (Hernán, m.83), Vitolo; y Calleri.

Goles: 1-0, m.41: Casemiro. 2-0, m.56: Asensio. 3-0, m.74: Isco.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Amonestó a Isco y Kroos por el Real Madrid; y a Ximo Navarro por Las Palmas.

Inciencias: encuentro correspondiente a la undécima jornada de LaLiga Santander disputado en el Santiago Bernabéu ante 67.120 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exfutbolista del Real Madrid Manuel Sanchís. 

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios