tampoco se mentó en la retransmisión

¿Por qué la televisión privó de ver las banderas españolas en el Metropolitano?

La productora de La Liga, Mediapro, no mostró planos de la grada del estadio atlético como es costumbre. El dueño de la empresa, Jaume Roures, es un personaje importante en el referéndum

Foto: La grada del Wanda, llena de banderas. (Reuters)
La grada del Wanda, llena de banderas. (Reuters)

Era el partido de las banderas y así estaba previsto. En los alrededores del Wanda Metropolitano aparecían centenares de enseñas, muchos aficionados llevaban las suyas y, también, algunas peñas se dedicaron a colocar algunas de plástico antes de que abriesen las puertas del estadio. Era la primera vez que el Barcelona jugaba fuera del Camp Nou tras su claro posicionamiento el día del referéndum catalán y tras disputar un partido a puerta cerrada. Era, además, en un estadio en el que suele haber banderas españolas con frecuencia.

Lo que se esperaba sucedió, millares de banderas poblaron la grada del Metropolitano, aunque es posible que muchos en sus casas no se percatasen del todo de la magnitud de la enseña de banderas. Más que nada porque la retransmisión optó por evitarlas. Aunque es común en todos los encuentros que haya planos esporádicos de la grada del estadio esta vez brillaron por su ausencia. Solo desde algunas tomas de fútbol se podían ver las gradas, especialmente un fondo, teñido de rojo y amarillo. Tampoco los comentaristas hicieron periodismo, que no es otra cosa que contar lo que ocurre, y optaron por no mencionar lo que pasaba en el ambiente.

La señal de este partido, como todos en la liga española, la realizó Mediapro. La productora que tiene todos los derechos de La Liga es catalana y está dirigida por el empresario Jaume Roures, que en los últimos meses ha jugado a un discurso ambiguo en el que igual dice que él es votante de Podemos que reclama el derecho a decidir e, incluso, monta parte del dispositivo electora de la Generalitat, centro de medios incluido.

La retransmisión decidió que la grada no era un elemento notable en el evento que estaban ofreciendo. Aficionados de toda España pudieron seguir al milímetro todo lo ocurrido en el césped, pero se les privó de la protesta de la grada, algo que no sucedió, por ejemplo, en el partido que enfrento al Girona y al Barcelona una semanas antes y en el que se optó por la normalidad, que es enfocar de vez en cuando a la afición. Esta vez no. Los espectadores aún lo están esperando.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios