El Real Madrid ordena no responder las preguntas sobre el referéndum catalán
  1. Deportes
  2. Fútbol
el silencio como política

El Real Madrid ordena no responder las preguntas sobre el referéndum catalán

Desde las oficinas se ha elevado la consigna de que en un caso como este cualquier opinión es problemática y por eso recomienda encarecidamente el silencio

Foto: Florentino Pérez, con Bartomeu y Larrea. (EFE)
Florentino Pérez, con Bartomeu y Larrea. (EFE)

El referéndum del 1 de octubre en Cataluña es una pregunta recurrente que tienen que afrontar prácticamente todos los personajes relevantes de la actualidad española. En el Real Madrid sabe que es probable que más pronto que tarde empiecen a cuestionarles al repecto, les pidan su opinión de un tema que, en principio, ni les va ni les viene. Pero, a pesar de todo, la pregunta está ahí.

En las oficinas del club saben que eso pasará y han preferido no dejar el tema a la improvisación. Hay una consigna clara, probablemente la única lógica para un club como el Real Madrid: silencio. Los jugadores y mandos del club pueden perfectamente regatear la cuestión y tirar de una de las frases más manidas, que no hay que mezclar deporte y política y que, por lo tanto, ellos no tienen por qué opinar sobre el referéndum.

Entienden en el club que esta no es, ni mucho menos, su guerra. Es más, creen que cualquier declaración solo puede conllevar problemas para la imagen pública, tanto nacional como internacional, y que los pasos en falso en una cuestión tan sensible como una hipotética independencia catalana causarían un daño publicitario para la marca que con tanto cariño trabajan día a día.

placeholder Ramos y Piqué.
Ramos y Piqué.

El Real Madrid se esforzará también por evitar la vertiente futbolística del embrollo, encarnada en la pregunta sobre en qué liga jugaría el Barcelona si hubiese una secesión efectiva. Aunque en el club sí hay una opinión mayoritaria con respecto al conflicto, y aunque todos sus miembros puedan tener la suya, la consigna es que la eviten en la medida de lo posible.

Esto, por supuesto, es la teoría. En la práctica la pregunta saldrá a la palestra y no es descartable que algún futbolista, especialmente el lenguaraz Ramos, pueda salirse de la norma y exprese su opinión en contra de la recomendación del club al respecto. Esto, en todo caso, es exactamente lo que se busca evitar.