su fuga a argentina le deja marcado

El Santiago Bernabéu no abrirá la puerta grande a Jorge Sampaoli

La irregular segunda vuelta del Sevilla y su abrupta salida con destino a la selección de Argentina han magullado la figura de Sampaoli a ojos de la afición

Foto: En la imagen, Jorge Sampaoli dando instrucciones durante un partido del Sevilla. (EFE)
En la imagen, Jorge Sampaoli dando instrucciones durante un partido del Sevilla. (EFE)

Hace justo una vuelta, se imponía al Real Madrid en el Sánchez Pizjuán, cortando una interminable racha sin derrotas del equipo de Zidane. Eran tiempos en los que Jorge Sampaoli era venerado por todo el sevillismo, época en la que el club le ponía sobre la mesa un nuevo contrato para alargar el compromiso hasta 2019. Pero aquel idílico paisaje mutó poco a poco. Primero, porque los resultados se torcieron y el entonces candidato a ganar la Liga dejó de serlo; luego, porque el técnico no fue claro cuando le llamaron para ser seleccionador de Argentina. Aceptó enseguida el reto, perdiendo brillo su figura a ojos de dirigencia y masa social.

Por muy bien que lo haga su equipo en el Santiago Bernabéu, no dejará el Sevilla atravesando la puerta grande. Le falta un punto al equipo para amarrar, sin depender de otros, esa cuarta plaza —arrebatarle la tercera al Atlético es casi imposible—, el objetivo mínimo que se le exigía a Jorge Sampaoli. Sin embargo, dejará el club dejando un cúmulo de sombras por su comportamiento. Cuando la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) destituyó a Edgardo Bauza y llamó al técnico sevillista, éste lanzó balones fuera de manera constante cada vez que se le cuestionaba, mientras en las oficinas se propagaba un malestar que más adelante lo envolvió todo.

Llegó un momento en el que José Castro ya no sabía qué decir. El presidente del Sevilla mostraba un creciente hartazgo cada vez que se le preguntaba por el futuro de Jorge Sampaoli, sabedor de que su entrenador jugaba con cartas marcadas. Se le trasladó en su momento un nuevo contrato, con más dinero y una temporada más de contrato. Pero a principios de abril, el máximo dirigente del club hispalense se hartó y retiró esa propuesta. Tras la derrota del Sevilla en el Camp Nou (3-0), la conexión quedó cortada. El club tuvo claro que tocaba buscar nuevo entrenador. Eduardo Berizzo se asoma en el horizonte.

Eduardo Berizzo puede ser el sustituto de Sampaoli en el Sevilla. (EFE)
Eduardo Berizzo puede ser el sustituto de Sampaoli en el Sevilla. (EFE)

El Chelsea

En el Sevilla se sabía de sobra que Unai Emery no seguiría sentado en el banquillo del Sánchez Pizjuán. Un año antes estuvo cerca de emprender una aventura en otra parte, cosa que no sucedió. Pero hace un año, antes de que el equipo disputara la final de la Europa League en Basilea, ante el Liverpool, Monchi inició la búsqueda de un entrenador. Tenía claro que el aún estratega del PSG había decidido, ahora sí, dejar el club hispalense. En cuanto al nuevo y flamante director deportivo de la Roma le hablaron de Jorge Sampaoli, su respuesta fue contundente: "Me gusta, me interesa, hablamos después de la final".

Y claro que hablaron. Siendo todavía seleccionador de Chile, tras ganar una Copa América entendió que era el momento adecuado para cruzar el charco y embarcarse en uno de los grandes del fútbol europeo. El Chelsea apareció en escena muy pronto y en Miami tuvo lugar un encuentro con Roman Abramovich para negociar. No cuajó el asunto y el millonario ruso terminó apostando por Antonio Conte, que ha llevado al club de Londres a ganar la Premier League tras una espectacular temporada. Más tarde tuvo contactos Sampaoli con otros clubes, pero en cuanto apareció el Sevilla en escena, no tuvo dudas.

Jorge Sampaoli junto a José Castro, presidente del Sevilla. (EFE)
Jorge Sampaoli junto a José Castro, presidente del Sevilla. (EFE)

Las cláusulas

Le costó lo suyo a Monchi terminar de rematar la operación. Sampaoli quería tener una asequible salida de escape para cuando apareciera en su camino alguna oferta. Si se tardó un poco más de la cuenta en cerrar el acuerdo fue porque el papel oficial se llenó de diferentes cláusulas liberatorias, tanto si el club decidía prescindir de sus servicios antes de tiempo como si era el entrenador el que optaba por una resolución anticipada del pacto. Hay fijadas unas cantidades dependiendo del momento en el que se produzca la ruptura. La más barata para la AFA es la fijada para el mes de junio, que asciende a 1,5 millón de euros.

[Lea más noticias sobre fútbol]

"Sería algo soñado ganar en un lugar en el que el Real Madrid parece un equipo inexpugnable", dijo Jorge Sampaoli este sábado cuando le tocó analizar la visita de su equipo al Santiago Bernabéu. Tiene claro que su tocado ejército, desde el punto de vista físico, deberá rendir por encima "del ciento por ciento" ante un duro enemigo, reconoció, "que motiva", subrayó. Cuando firmó por el Sevilla, le motivaba entrenar un equipo de tanta categoría, más porque entendió que podía ser el perfecto trampolín para que un pez más grande se fijara en él. El guion saltó por los aires cuando su país apareció en escena. Su proceder, que no ha gustado al club hispalense, no le permitirá salir como hubiera deseado...

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios