LAS FAMOSAS VENTOSAS COLOCADAS EN LA ESPALDA

Neymar se apunta al 'cupping': ¿una técnica milagro o sólo una moda?

El delantero brasileño colgó una foto en las redes sociales en las que se le ve utilizando una práctica para regenerar la musculatura que ya popularizó Michael Phelps en Río 2016

Foto: Neymar, aplicándose el 'cupping' en la espalda.
Neymar, aplicándose el 'cupping' en la espalda.

Después de dos partidos de sanción por su menosprecio al cuarto árbitro tras ser expulsado en La Rosaleda, Neymar ha regresado a los terrenos de juego este sábado ante el Espanyol. Y, para estar al más alto nivel de cara a los últimos partidos de temporada, el brasileño ha decidido recurrir a todo tipo de tratamientos, incluida el 'cupping', una terapia milenaria que ya popularizaron muchos otros deportistas durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Para el gran público, esta técnica se dio a conocer el pasado verano cuando varios deportistas confesaron públicamente que lo utilizaban. El más destacado de todos ellos fue Michael Phelps, que ganó seis medallas -cinco de oro y una de plata-, y a quien se le podía ver compitiendo en la piscina con una serie de moretones circulares en su espalda, consecuencia directa del uso de este tipo de tratamientos. Natalie Coughlin, Alex Naddour o Sonny Bill Williams también la utilizan.

Esta terapia se remonta al año 3.300 antes de Cristo, naciendo en la antigua Mesopotamia. Pero no es la única cultura que ha utilizado esta técnica a lo largo de la historia, y se tiene conocimiento científico de que Egipto, India, China o Grecia han utilizado estas técnicas basadas en el uso de ventosas. Así, la tradición milenaria ha llegado hasta nuestros días, y muchos deportistas la siguen utilizando como parte de su sistema de recuperación muscular.

Ahora, ha sido Neymar el último en colgar en las redes una foto en la que se le podía ver usando este tratamiento. Se trata de una terapia que se hace con ventosas, que se colocan en la espalda con el objetivo de conseguir que hagan vacío y así favorecer la circulación sanguínea y linfática, entre muchos otros beneficios. Pero, ¿se trata de una técnica que realmente da resultado o, por el contrario, es más una moda? El Confidencial trata de arrojar luz sobre el tema.

"Es fundamental indicar que se trata de una técnica que siempre debe ser aplicada por un profesional, pues aprender este tipo de terapias requiere entre 60 y 80 horas de formación para aplicarse de manera correcta", afirma David Rivera Herrero, fisioterapeuta de la selección española de piragüismo y vicetesorero del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España. "Tiene fines terapéuticos y una alta aceptación", confiesa a este diario.

El gran 'pero' de esta práctica tiene que ver con "la ausencia de estudios científicos" que avalen sus ventajas, si bien es cierto que a nivel clínico las tiene: "Existe un efecto de mejora del dolor en mis pacientes, entre los que existe un testimonio de mejora. La ventosa en sí tiene un efecto mecánico pero, además, tiene un efecto psicológico complementario. La predisposición a pensar que es una técnica que viene bien hace que incrementen sus beneficios", confiesa.

El cupping, las claves de una terapia que triunfa entre los famosos (Gtres)
El cupping, las claves de una terapia que triunfa entre los famosos (Gtres)

Siempre en manos de un profesional

Para Rivera, el gran problema de este tipo de técnicas tiene que ver con su banalización, pues alguna parte de la sociedad puede entender que cualquiera puede ser capaz de aplicarlas, y nada más lejos de la realidad. "Es muy importante saber que son técnicas que siempre debe de llevar a cabo un profesional". En su caso, siempre la utiliza como "una técnica complementarias a otras", cuyo éxito es asegurado por los pacientes que son tratados con dichas ventosas.

Pero dentro de la propia fisioterapia hay profesionales que no la práctican. ¿El motivo? No saber a ciencia cierta si realmente funciona. "Se trata de una técnica que no tiene una base científica sobre sus resultados", confiesa el doctor David Rodríguez Sanz de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Europea de Madrid, especializado en Fisioterapia y Podología. "No existe un estudio metodológicamente desarrollado que demuestre que su uso es positivo para el deportista" -continúa- "pero eso sí, es posible que se trate de una moda o una práctica que les ofrezca bienestar psicológico", asegura.

La espalda de Phelps durante los Juegos de Río. (Reuters)
La espalda de Phelps durante los Juegos de Río. (Reuters)

Los moretones, la marca de la casa

Es decir, el hecho de que no existan estudios que confirmen los beneficios del 'cupping' puede ser su gran problema. "No se han hecho estudios sólidos, ni en número suficiente que determinen sus beneficios de manera científica, pero que mis pacientes tienen beneficios a nivel físico es una evidencia clínica", confiesa Héctor Chávez Castellanos, fisioterapeuta de 'Qikhronos'. Y, ese mismo pensamiento, es el que tienen muchos de los deportistas de elite.

Se utilizar una ventosa que puede ser de cristal, bambú, o plástico, que pueden contar con una válvula unidireccional que permita aplicar y regular la intensidad del vacío que se adapte a las preferencias del paciente. Sea como fuere, los moretones pasan a ser una marca necesaria de este tipo de técnicas, que los deportistas y muchos profesionales avalan. Pese a la falta de estudios científicos que los avalen, muchos aseguran que la mejora física es evidente y, por ello, muchos atletas de primer nivel recurren a este tipo de tratamientos.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios