Fue sustituido en tres partidos y en uno no jugó

El Cholo cuida a Gabi, su espejo en el campo

El capitán del Atlético nunca había sido tan sustituido por el entrenador argentino, que le ha dado descanso ya en un encuentro y lo ha quitado del campo en otros tres

Foto: Godín y Gabi, los dos capitanes (Joe Castro/Reuters).
Godín y Gabi, los dos capitanes (Joe Castro/Reuters).

El Atlético de Madrid se vio beneficiado, como el Barça, del empate del Real Madrid en el Bernabéu contra el Villarreal. De esa manera, el punto en el Camp Nou le permitió mantener la desventaja contra los merengues y no ver cómo aumentaba ya a los seis puntos. Con cuatro aún se puede trabajar, y más a estas alturas de campaña, donde los puntos son poco más que unos números que aparecen en la clasificación. Los errores ante Alavés y Leganés no resultaron, por tanto, tan graves y al Cholo no le pueden las urgencias. Puede permitirse gestionar a su plantilla de manera óptima para que el desarrollo de la temporada no suponga demsasiados minutos en las piernas de sus muchachos.

Simeone tiene claro con qué quiere jugar y lo sabe desde hace algo menos de un año. El Atlético ha cambiado de plantilla, tiene muchos jugadores, pero la base que da confianza al entrenador es la misma que había, más alguna pequeña variación. Oblak, la defensa de cuatro con Savic, y la alternancia entre el 4-4-2 y el 4-3-3, lo que implica la entrada de Augusto o Carrasco, más Griezmann y Gameiro o Torres. De ahí no lo va a sacar nadie, salvo las sanciones y lesiones.

Pasan los años y el que sigue ahí, donde siempre, es Gabi. Como Godín lo es en defensa, él es el jefe en el centro del campo y no hay situación que no se decida sin su consentimiento previo. Gabi adquirió con Simeone una importancia capital en el equipo y conforme fue adquiriendo galones, mejor fue funcionando el estilo que quería implatar el Cholo. Él fue el que mejor lo entendió de todos, no sólo aprendió el discurso, sino que lo comprendió y lo lleva aplicando desde entonces. Y por eso, el técnico bonaerense necesita que esté siempre, o casi siempre, en condiciones excelentes.

Con el paso del tiempo, la importancia de Gabi en el juego del Atlético ha ido cediendo terreno a la calidad de Griezmann, al crecimiento como jugador de Koke y al liderazgo natural de Godín, pero sigue siendo el capitán y, por ello, indispensable. La temporada 2014-15 fue muy complicada para él. El esfuerzo físico de los años anteriores, en los que apenas tuvo descanso porque no había en la plantilla un jugador que pudiera parecerse a él, le hizo disminuir su nivel en el campo, en el que parecía una sombra de sí mismo. El Atlético no pudo luchar por ninguna de las competiciones en juego hasta el final y, en parte, fue porque el capitán no estaba bien. Y si esto era así, en buena medida fue por su imputación en el caso del amaño del Levante-Real Zaragoza del 2011. Aquello le afectó enormemente, porque sabía que, de ir adelante el proceso, él iba a verse muy afectado al ser el capitán del equipo maño en ese momento.

Gabi, en Balaídos (Cordon Press).
Gabi, en Balaídos (Cordon Press).

Como suele pasar en nuestro fútbol, de ese amaño ya no se habla, del juicio poco se sabe y se da casi por un asunto perdido, del pasado remoto. Gabi, de hecho, ya está tranquilo. Lo estuvo todo el año pasado, en el que volvió a recuperar el nivel del jugador que se ganó el brazalete. En los peores momentos, se llegó a hablar incluso de la posibilidad de que Gabi y Tiago, es decir, la vieja guardia del centro del campo, podían dejar el barco rojiblanco por la llamada de la Superliga china y sus muchos millones. Pero ellos se convencieron de volver a ser ellos y Simeone los quería sí o sí a su lado.

Estar en buena forma, implicado y sin cosas externas perturbándole el coco, Gabi jugó de maravilla y Simeone se aprovechó de ello para hacerle jugar todo lo que podía jugar. Sólo se perdió tres partidos por decisión técnica, dos en Copa del Rey y otro en la jornada 34ª en Liga, un partido en San Mamés. Se fue hasta los 4.250 minutos oficiales, una barbaridad.

El Atlético cuenta esta temporada con una plantilla más larga, más compensada. En el puesto de Gabi, es decir, de pivote, hay más variedad. Además de Tiago, está Augusto y Koke y Saúl están consolidados para desempeñar también esa función y ya lo han hecho esta misma temporada en varias oportunidades. El Cholo no se está cortando en darle descanso a su capitán. De los seis partidos oficiales, Gabi se quedó en el banco en el del Sporting, sin jugar, y en los otros cinco fue sustituido en tres de ellos, siendo dos de ellos los empates ante Alavés y Leganés, en los que Simeone buscó jugadores más ofensivos y sacó del campo a Gabi. El curso pasado a estas alturas solo se había perdido nueve minutos. El Cholo quiere a su espejo en el campo con la cabeza fresca y las piernas aún más. Ante el Deportivo, el Atlético no tendrá a Saúl, pero es bastante probable que Gabi tampoco empiece de inicio y Augusto, que ha ido perdiendo el sitio, vuelva a jugar.

Alineaciones probables

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Gaitán, Augusto, Koke, Carrasco; Griezmann y Torres.

Deportivo: Lux; Laure, Albentosa, Arribas, Navarro; Borges, Álex Bergantiños; Juanfran, Çolak, Marlos Moreno; y Florin Andone.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité Extremeño).

Estadio: Vicente Calderón.

Hora y TV: 16.15 (beIN LaLiga).

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios