una etapa de constantes subidas y bajadas

La montaña rusa de Dani Parejo en el autodestructivo Valencia

"A veces voy por la calle y me dicen: 'eres un perro'. He llegado a un punto en el que me da igual". Dani Parejo ha vivido en una permanente montaña rusa como jugador del Valencia

Foto: Parejo es felicitado tras el penalti marcado ante el Alavés y que le dio el triunfo al Valencia (EFE)
Parejo es felicitado tras el penalti marcado ante el Alavés y que le dio el triunfo al Valencia (EFE)

El legendario y mítico Di Stéfano se enamoró de su juego. Desde su atalaya como presidente del honor del Real Madrid, no quitaba ojo al primer equipo, también a la cantera. Disfrutaba viendo a los jóvenes jugadores de la 'La Fábrica' y cuando observó a Dani Parejo no tuvo dudas en proclamar en diferentes estancias que era un futbolista único. "Para mí es el mejor de la cantera, un fenómeno", exclamó un día en privado Alfredo. En Valencia, donde pace desde 2011, ha vivido instalado de manera permanente en una montaña rusa, con picos de gloria y de lo todo lo contrario. Este pasado jueves, Dani estalló. "Eres un perro", llegó a reconocer en 'Cope' que le ha dicho algún aficionado.

Procedente del Getafe, donde había brillado, su primera temporada, a las órdenes de Unai Emery, no fue plenamente satisfactoria. Tanto, que cuando llegó el mercado de invierno (temporada 2011/2012) no se descartó la cesión de un jugador que apenas contaba para el ahora entrenador del PSG. Acabó la campaña y con Mauricio Pellegrino el panorama no cambia. El actual estratega del Alavés apuesta con firmeza por Banega, mientras el de Coslada no saca la cabeza. Es su segunda temporada en Valencia y la vida sigue igual. Pero tras 14 jornadas, su vida da un giro radical cuando el argentino es destituido y le sustituye Ernesto Valverde.

El técnico del Athletic Club le cambia la cara al equipo por completo, pero sobre todo a Parejo. El Valencia, según desvelaban en aquellos tiempos desde el interior, era "Parejo y diez más". Valverde le retrasa unos metros y le coloca por delante de la defensa para manejarlo todo. El movimiento de piezas es un éxito y el equipo empieza a levantar el vuelo. Todo es felicidad en el vestuario, con el colectivo encantado con el nuevo jefe; también en el corazón del club, que intenta por todos los medios retenerle durante más tiempo. Pasó que Ernesto percibió la creciente inestabilidad de la institución y no se arriesgó. Prefirió emigrar al norte para hacerse cargo del equipo de Bilbao.

Parejo vivió meses de plena felicidad a las órdenes de Ernesto Valverde (EFE)
Parejo vivió meses de plena felicidad a las órdenes de Ernesto Valverde (EFE)

El respaldo del club

Nuevamente las curvas vuelven a aparecer en la vida del Valencia. Miroslav Djukic empieza la temporada 2013/14, pero la acaba Juan Antonio Pizzi. Dani completa una buena campaña, mejor en la etapa del segundo. Ya empezó a lucir entonces la cinta de capitán, ya tenía el suficiente peso dentro del vestuario. Pero llega Peter Lim y la vida del club se vuelve a estremecer. El técnico argentino hace las maletas y llega Nuno Espírito Santo. Completa el mediocampista una notable temporada; es primordial para el portugués y esa confianza se traduce en buen rendimiento. El equipo acaba cuarto en LaLiga Santander y Dani renueva su contrato hasta 2020. "Es uno de los días más felices de mi vida", llegó a reconocer el jugador tras firmar el correspondiente documento.

Eran tiempos en los que diferentes clubes llaman a su puerta. Pero él se siente a gusto y el club le premia con un buen contrato. Sin embargo, todo se tuerce muy pronto. En los malos tiempos de la pasada temporada, cuando era capitán del equipo entonces entrenado por Nuno Espírito Santo (luego por Gary Neville y finalmente por Pako Ayestarán), era siempre el primero en dar la cara cuando la prensa pedía explicaciones después de una derrota. Mientras otros, la mayoría, apenas abrían la boca, Parejo ejercía de capitán cuando tocaba esclarecer este o aquel desastre. Además, nunca se sentía respaldado por el club, un sentimiento muy extendido entre el colectivo de futbolistas desde hace tiempo...

Dani Parejo también vivió una buena época a las órdenes de Nuno (EFE)
Dani Parejo también vivió una buena época a las órdenes de Nuno (EFE)

Cinta de ida y vuelta

La montaña rusa en la que vive, o sobrevive en Valencia, se retorció más de la cuenta en los últimos tiempos. En concreto desde que Gary Neville, el amigo de Peter Lim, aterrizó en el club. Una etapa nefasta del equipo a las órdenes del comentarista televisivo inglés, que demostró no estar capacitado para asumir un cargo de tanto calado. Se le da mucho mejor analizar partidos micrófono en mano... Fue llegar al club y quitarle el brazalete de capitán; con el apoyo de García Pitarch -director deportivo-, se le transmitió que le faltaba compromiso, que no podía seguir representando a sus compañeros.

Lo peor estaba por llegar. Quiso abandonar el Valencia para iniciar una nueva etapa en el Sevilla, pero la dirigencia le puso una ristra de palos en las ruedas. García Pitarch le trituró en una rueda de prensa diciendo, entre otras cosas, que "jamás vi un comportamiento así en un un futbolista", al mismo tiempo que le cerraba la puerta de salida. Días después, el caos en el que vive el club vive un nuevo capítulo cuando Pako Ayestarán le hace de nuevo capitán. Sorprendente cuando desde el club, en público y en privado, sólo se lanzan palabras gruesas contra el jugador. Éste se sorprende, pero lo acepta y se pregunta: ¿qué pasará si hay cambio de entrenador? Acierta con el análisis, el técnico vasco ya fue despedido. Veremos cómo le va la vida a Dani con el siguiente...

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios