los rojiblancos, a dos puntos de Madrid y barça

Manu García y la mala puntería evitan el primer triunfo del Atlético en Liga

Los colchoneros terminaron asediando la portería de Pacheco, pero no sacaron petróleo hasta el descuento. El Atlético se vio ganador en ese instante, pero Manu García se encargó de aguar la fiesta

Foto: Manu García, después de anotar en su debut en Primera. (Mariscal/EFE)
Manu García, después de anotar en su debut en Primera. (Mariscal/EFE)

El Atlético de Madrid siempre sufre contra los equipos que le ceden la iniciativa, pero en muchas ocasiones termina ganando porque cuenta con jugadores de gran calidad que resuelven partidos. Y en esta ocasión, pareció que el guion frente al Alavés tendría un desenlace similar, pero Manu García se encargó de estropear el primero de los últimos partidos de los colchoneros en el Vicente Calderón.

El Alavés se plantó en su vuelta a LaLiga Santander sin demasiados adornos: dos líneas muy juntitas delante del área para defender y el eterno Toquero en punta para aguantar la pelota y ayudar a que el equipo se lanzase al contraataque. Y la táctica de Pellegrino salió bien, ya que el Atlético sufrió para crear peligro, con el sorpresivo Juanfran Torres como arma más peligrosa en ataque durante los primeros minutos. 

Kevin Gameiro, después de fallar una clara ocasión en la primera mitad. (Mariscal/EFE)
Kevin Gameiro, después de fallar una clara ocasión en la primera mitad. (Mariscal/EFE)

Pero el Atlético de Madrid, con el paso de los minutos, empezó a demostrar galones de gran equipo en Europa. La barrera defensiva del conjunto vasco comenzó a dejar pequeños huecos que Carrasco o Saúl comenzaron a aprovechar. Pero se encontraron con un serio problema: arriba, el equipo tenía la pólvora mojada. Y en concreto, Kevin Gameiro, que no tuvo su mejor noche. Desaprovechó un gran centro desde la banda derecha en el corazón del área.

El Atlético, pese a que las ocasiones comenzaron a llegar, tenía serios problemas para crear ocasiones claras de gol. Salvo el ya mencionado fallo de Gameiro y un balón que Carrasco estrelló en el palo, pocas ocasiones claras de los colchoneros. Por ello, Simeone decidió mover ficha y meter a Fernando Torres después del descanso. Y lo cierto es que con el Niño, los espacios para romper la defensa blanquiazul aparecieron con más claridad. El sustituido fue Tiago. Sí, Tiago, el hombre que ha sido todos estos años el ancla sobre el que ha girado el Atlético campeón. Un punta por un pivote. Y lo hizo de nuevo después al quitar a Gabi para dar entrada a Gaitán. Simeone se desmelenó buscando el gol.

Así celebró el Atlético su agónico gol de penalti. (Javier Barbancho/Reuters)
Así celebró el Atlético su agónico gol de penalti. (Javier Barbancho/Reuters)

El Alavés no estaba haciendo pasar apuros a Oblak, por lo que Simeone creyó que con menos solidez en el centro del campo y más creatividad en ataque, su equipo podría resolver el encuentro. Acertó, ya que con Torres sobre el terreno de juego, el asedio que el Cholo tenía en la cabeza se hizo realidad.

El peligro fue constante, pero el gol no llegaba, por lo que el Cholo siguió sacando artillería pesada: primero Nico Gaitán y después, Correa. Y con ellos sobre el terreno de juego, el Atlético tuvo varias claras. La más importante, la doble ocasión de Gameiro, que, como en la primera parte, no consiguió acertar. El delantero galo remató con el pecho un balón que hubiese entrado de no ser por la mano salvadora de Pacheco. El rechace, aunque también detenido por el exportero madridista, fue más fallo del francés que acierto del cancerbero blanquiazul.

Cuando parecía que el resultado se quedaría virgen, comenzó la locura en el Calderón. Después de 90 minutos en los que no pasó nada, dio la sensación de que ambos equipos se empeñaron en dejarlo todo para el final. Primero golpeó el Atlético: en el minuto 89, llegó Torres para provocar un penalti bastante dudoso. En esta ocasión, a la tercera y desde los 11 metros, Gameiro no falló e inauguró el marcador.

La euforia de los jugadores del Alavés sacando un empate en el Calderón se celebró así. (Mariscal/EFE)
La euforia de los jugadores del Alavés sacando un empate en el Calderón se celebró así. (Mariscal/EFE)

Corría el minuto 93 y el Atleti se vio ganador. Pero no todo estaba dicho en el Vicente Calderón. El Alavés sacó su orgullo, con Manu García como ejecutor, y demostró que los partidos no terminan hasta que el árbitro pita el final. El capitán del conjunto vasco, ante la sorpresa de la mayoría, se sacó un latigazo desde fuera del área para empatar el encuentro.

La euforia local dio paso a la felicidad en la grada visitante, y ahí se quedó hasta que Iglesias Villanueva señaló el final. Con un empate ante el actual subcampeón de Europa en su casa, muchos aficionados del Alavés dormirán felices esta noche. Por su parte, el Atlético ya está a dos puntos de sus dos máximos rivales, ya que el Real Madrid ganó a la Real Sociedad en Anoeta y el Barcelona goleó al Betis en el Camp Nou.

Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe; Tiago (Fernando Torres, m. 46), Gabi (Gaitán, m. 57); Koke, Saúl, Carrasco (Correa, m. 69); y Gameiro.

1 - Alavés: Pacheco; Kiko Femenía, Alexis, Feddal (Laguardia, m. 11), Raúl García; Manu García, Dani Torres, Krsticic (Camarasa, m. 63), Edgar, Ibai; y Toquero (Santos, m. 78).

Goles: 1-0, m. 92: Gameiro, de penalti. 1-1, m. 93: Manu García, de disparo desde fuera del área.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó a los visitantes Santos (m. 86) e Ibai (m. 87).

Incidencias: partido correspondiente a la primera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 48.000 espectadores.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios