Krychowiak: el anti-Messi de Unai Emery que sostuvo el sueño sevillista de la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
el polaco es comparado en su país con zmuda

Krychowiak: el anti-Messi de Unai Emery que sostuvo el sueño sevillista de la Champions

El Sevilla salvó con el empate ante el Barça su espectacular racha en el Sánchez Pizjuán, 24 partidos consecutivos de Liga ya sin perder en casa, y en buena medida lo hizo gracias a la actuación del polaco

placeholder Foto: Krychowiak le quita el balón a Messi en la segunda parte del Sevilla-Barcelona (Reuters
Krychowiak le quita el balón a Messi en la segunda parte del Sevilla-Barcelona (Reuters

El Sevilla alargó su espectacular racha sin perder en Liga (24 partidos) en el Sánchez Pizjuán frente al Barça en buena medida gracias al impagable trabajo defensivo de Gregorz Krychowiak. El titán de Gryfice ejecutó a la perfección la difícil misión que le encomendó antes del encuentro Unai Emery: controlar las peligrosísimas diagonales en velocidad de Messi y Neymar, los dos hombres que podían decantar el choque del lado azulgrana.

Sabedor de la enorme facilidad de ambos delanteros para sembrar el pánico en los aledaños de la media luna rival con sus acciones combinativas, el técnico de Hondarribia convirtió a Krycho en una especie de líbero por delante de los dos centrales (Carriço y Parejo), siempre atento a las repentinas apariciones en escena del argentino o el brasileño para tratar de neutralizarlas e impedir cualquier apoyo en corto con Luis Suárez, el hombre más adelantado del líder de la Liga BBVA.

El estajanovista despliegue del internacional polaco sostuvo en los peores momentos al once sevillista e hizo posible una épica remontada que permite a los de Emery seguir soñando con una plaza en la Champions League.

El espectacular corte que protagonizó el exjugador del Stade de Reims a los 54 minutos sobre un Messi que había metido ya la sexta velocidad rumbo a la ‘cocina’ de Sergio Rico fue, probablemente, la acción decisiva del choque. Con 1-2 en el luminoso, ese ‘rebañado’ viniendo desde atrás del polaco desbarató in extremis un contragolpe en superioridad numérica de la temida 'MSN' con aroma a letal de necesidad. Así lo entiende también el jugador con más minutos del plantel sevillista (2.221), que en declaraciones a la Gazeta Wyborcza de su país, en su edición de este lunes, reconoce haber ido a por todas en ese lance del choque.

“Vi a Messi que se iba solo con la pelota y tenía a los lados a Neymar y Suárez, así que no pensé en mi amarilla (la vio a los 29’) y me fui tras él convencido de que si no le quitaba ese balón, nos harían el tercero. En estos casos se actúa por instinto. Pese a las dudas que han surgido, he de decir que mi entrada fue limpia porque la pelota quedó en mis pies, como muestran las imágenes”. Palabra del principal recuperador de balones del campeonato (163).

La enésima exhibición defensiva de Krycho, amén de su destreza táctica para neutralizar al tridente azulgrana y dar rápida salida al balón, le ha cubierto de elogios en Polonia, donde no han dudado en comparar al '4' hispalense con Wladyslaw Zmuda, acaso el mejor zaguero de su historia y único futbolista de ese país que ha disputado cuatro Copas del Mundo (1974, 1978, 1982 y 1986), cifra sólo superada por Carbajal (México), Matthaüs (Alemania) y Buffon (Italia).

Empero, el volante tapón nervionense sólo piensa en seguir creciendo día a día a las órdenes de Emery y su cuerpo técnico. “Me vine a España de una liga muy buena como es la francesa porque sabía que el nivel era todavía más alto aquí. No vine sólo a jugar contra Messi o CR7, sino para mejorar mi nivel, para ser mejor jugador. Y, en ese sentido, estoy satisfecho”.

Krychowiak no quiso dejar pasar la ocasión de ensalzar a quienes considera los auténticos responsables de la gesta del pasado sábado. “Los aficionados del Sevilla son exigentes, sí, pero justos, porque conocen muy bien este juego. Te pueden perdonar una derrota, pero no que bajes los brazos. Con el 0-2 nos seguían animando porque veían cómo estábamos jugando y a quién teníamos delante. Estábamos a punto de tocar fondo, pero su fuerza y empuje nos contagió y nos llevó hacia adelante. No es casualidad que el equipo no pierda en el Sánchez Pizjuán en los últimos 24 partidos de liga. La culpa es de ellos”, concluyó el nuevo ídolo hispalense.

Sevilla FC Barcelona Unai Emery Grzegorz Krychowiak
El redactor recomienda