doblete de griezmann y otro de mandzukic

Sin experimentos y con el sistema de siempre, el Atlético fue el de siempre

De repente, como el que no quiere la cosa, el Atleti está otra vez ahí. Tras perder en Vigo, está de nuevo a tres de los culés. Ganó 3-0 sin brillantez con goles de Griezmann (2) y Mandzukic

Foto: Sin experimentos y con el sistema de siempre, el Atlético fue el de siempre

De repente, como el que no quiere la cosa, el Atleti está otra vez ahí. No había que dramatizar por perder un partido, ni por quedarse a siete del líder y a seis del Barça… Una semanita después, ya está por ahora a tres de los culés, esperando lo que haga el Madrid en Elche. Ganó 3-0 al Almería con una buena primera parte en la que fue mucho más contundente que brillante. Tres goles oportunistas, sin brillantez ni elaboración, pero tres goles que valen tres puntos para que la Liga todavía no parezca esa competición en la que ser tercero ya es ser campeón.

Si hay algo que caracterice a Mateu Lahoz es su peculiar gusto de la continuidad del juego. Pararlo por minucias, acciones punibles pero en cierto modo pasables, le resulta inútil, parece que le aburre. Le gusta que se juegue y punto, y para que se sancione una falta tiene que haber algo fuerte, sin tonterías. Por eso resulta extraño precisamente que Mateu le regale un penalti al Atlético de Madrid por algo que jamás pitaría fuera del área. Que hubo algo en el área como Godín como víctima, sí, claro. Pero si eso es penalti, habría unos veinticinco en cada partido. No pasaría nada, sería precioso, pero no se suele hacer, simplemente. Y a partir del gol de Mandzukic, ya no hubo partido, por lo que el Almería tiene motivos para estar, digamos, sensible.

Fernando Torres entró en la segunda mitad para dar descanso a Mandzukic (EFE).
Fernando Torres entró en la segunda mitad para dar descanso a Mandzukic (EFE).

Pero también podemos decir que la vuelta al sistema que siempre ha querido el Cholo tiene cierta importancia. No hubo inventos contra el Almería, como sí los hubo contra el Celta de Vigo. Allí, en tierras gallegas, Simeone se inventó un tridente ofensivo muy a la moda europea (Cristiano-Bale-Benzema; Messi-Neymar-Suárez; Hazard, Willian, Costa…) y el resultado del partido habla por sí solo y bastante clarito de cómo funcionó. Sin el turco quiso experimentar y en vez de una pócima mágica creó veneno.

Vuelve el turco y la pieza que más dubitativa futbolísticamente hablando que se tenía que caer era Fernando Torres. No nos engañemos, hasta el momento, Torres ha aportado detalles en Copa del Rey y no mucho más. En contraposición está la pareja que forman Griezmann y Mandzukic, que a cualquiera que los vea podría engañarle: no llevan años jugando juntos, sino que como aquel que dice acaban de empezar a conocerse, a saber si sin más de dulce o de salado y si les va el cine comercial o las películas de serie b iraníes. Y sin embargo, se entienden como una pareja que se enamora en la primera cita.

El ‘asuntillo’ de la pareja ideal

Y como buena pareja que se gusta y se quiere, tiene sus roces. Es inevitable. Seguro que hasta Paul Newman discutió alguna vez con Joanne Woodward. Luego lo pensarían y se reirían de la tontería que había provocado el disgusto. Igual le pasó a Griezmann y Mandzukic, que tuvieron un ‘asuntillo’. En el famoso penalti, mientras los jugadores del Almería protestaban, Mandzukic se fue a por el balón para asegurarse el lanzamiento. Al poco apareció a su lado Antoine para pedirle el tiro. El croata se lo dejó… pero se arrepintió. Griezmann se fue cabizbajo, triste, como ofendido. Hasta Arda se dio cuenta y fue a darle una colleja amistosa para animarlo. Mario marcó y el francés no dudó en acercarse a abrazarle.

Gran partido de la pareja de delanteros del Atlético (EFE).
Gran partido de la pareja de delanteros del Atlético (EFE).

Ya no había mal rollo, aunque Mario se encargó de compensarlo más tarde. Porque una tontería así en una pareja no se olvida del todo hasta que el que la provoca no tiene un detallito, aunque sea diminuto, con el otro miembro. Y así, Mandzukic le quitó un gol a Griezmann, pero le dio otro cuando robó un balón a Fran Vélez. El simple toque de Mario dejó solísimo a Antoine, que tiene la maestría y la belleza en el definir delante del portero que un día tuvo el mismísimo Ronaldo Nazario. Si algún día ven a Griezmann ponerse nervioso antes de rematar, preocúpense. Aunque bueno, no creo que lo vean jamás.

4-4-2 y adiós dudas

Vale que el Almería fue un amigo a partir de que se vio por detrás en el marcador (antes tampoco es que hubiese sido Rambo, para ser sincero), pero es que este Atleti con el 4-4-2 de siempre es… pues eso, el Atleti de siempre. Es sólido atrás porque la seriedad de Gabi y Tiago se une a la contundencia de Godín y Miranda (especialmente fino el brasileño, imponente como un titán al corte) y los apoyos a los laterales están claros si Arda y Saúl (o Koke, en situación natural) están cada uno en una banda. Y contra el Sevilla volverá Ansaldi, porque no estará Siqueira por su expulsión.

Arda volvía a la titularidad tras no jugar en Vigo por sanción (EFE).
Arda volvía a la titularidad tras no jugar en Vigo por sanción (EFE).

Bien, una vez apuntalada la defensa como si se tratase de los muros de Mordor, el Atleti se estira. Si no se siente cómodo atrás, el Atleti jamás va a ser ofensivo, más bien todo lo contrario. Y aun así, los tres goles colchoneros llegaron en acciones puntuales, sin una jugada elaborada precedente que aplaudir. Uno de penalti, otro tras un robo y el último de Griezmann, tras una jugada enredada en área rival. El triunfo fue contundente, pero no tanto ya por mérito del Atleti sino por la inocencia del Almería. Como dijo el Cholo, Soriano es mucho Soriano, y sin él, el Almería es menos Almería. Salió el maño en el segundo tiempo y al menos los andaluces vieron de cerca de Moyá. Sin más, pero algo mejoraron su imagen. 

Ficha técnica:

3 - Atlético de Madrid: Moyá; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Arda, Gabi, Tiago (Mario Suárez, m. 71), Saúl; Griezmann (Raúl García, m. 64) y Mandzukic (Fernando Torres, m. 59).

0 - Almería: Julián Cuesta; Michel Macedo, Trujillo, Mauro Dos Santos, Dubarbier (Casado, m. 76); Fran Vélez (Soriano, m. 46), Verza; Edgar Méndez, Corona, Thievy (Wellington, m. 72); y Hemed.

Goles: 1-0, m. 13: Mandzukic, de penalti. 2-0, m. 20: Griezmann bate por raso a Julián Cuesta tras un pase de Mandzukic. 3-0, m. 29: Griezmann, a la media vuelta a pase de Mandzukic.

Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Expulsó a Siqueira, del Atlético de Madrid, por doble amarilla (m. 58 y 90). Amonestó al local Raúl García (m. 77) y al visitante Dubarbier (m. 11).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 52.000 espectadores.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios