Es noticia
Menú
Simeone tiene que aprender a vivir sin Koke
  1. Deportes
  2. Fútbol
sólo se ha perdido 20 partidos en 3 años y medio

Simeone tiene que aprender a vivir sin Koke

Si hay un jugador insustituible en el Atlético es Koke. El canterano lo juega prácticamente todo desde que está el Cholo, y ahora podría estar fuera más de un mes

Foto:

Todo eran risas en el Atlético de Madrid hasta que se confirmó que Koke Resurrección no va a jugar más en febrero. La euforia del derbi seguirá presente hasta que el tiempo o un mal resultado la borre, o si éste no se da, seguirá presente indefinidamente, claro está. Pero ahora, el aficionado atlético tiene una duda, algo de lo que preocuparse. ¿Y sin Koke esto va a seguir funcionando como hasta ahora? Hombre, si tenemos en cuenta que el Atleti le metió cuatro al Madrid sin él, la incertidumbre se reduce considerablemente. Pero ese resultado no deja de ser puntual, porque, como dijo José Eulogio Gárate en este periódico, el Madrid volverá. Habrá un día en el que al Atleti no le salga todo y sin Koke las probabilidades de que eso ocurra se acrecientan.

Quizá después de lo visto contra el Real Madrid, la grada esté más tranquila, porque saben que hay plantilla suficiente para que una baja como la de Koke no se note demasiado, pero el que no lo tiene tan claro, en absoluto, es Diego Pablo Simeone. No hay jugador más importante para el Cholo que el jugador madrileño. Es el eje sobre el que gira todo el ecosistema rojiblanco desde hace tres años y un mes, tiempo que lleva Simeone sentado en el banquillo del Calderón. Algunos se acordarán más de Godín, el comandante de la defensa, como hombre más fijo de Simeone, pero no, se equivocarán. Ese es sin duda Koke.

Desde que a finales de diciembre de 2011 el Cholo volviese a casa, el Atlético de Madrid ha disputado 184 partidos oficiales entre todas las competiciones (Liga, Copa del Rey, Supercopa de España, Europa League, Champions League y Supercopa de Europa), y de esos 184, Koke sólo ha dejado de disputar 20. 164 partidos en tres años y un mes que salen a una media de casi 55 encuentros por temporada. Es decir, un ritmo que apenas se puede mantener incluso al nivel profesional de máxima exigencia en el que está el propio Koke.

Y eso hablando de los partidos con el Atlético de Madrid, porque si extrapolamos su caso a la selección, Koke lleva tres veranos sin tener una pretemporada tranquila, completa y, lo más importante, un descanso prolongado. En el 2012, Koke formó parte de la Selección que jugó los Juegos Olímpicos de Londres (y que cayó eliminada en primera ronda), mientras que al año siguiente ganó la Eurocopa sub-21 en Israel y ya en 2014 dio el salto a los mayores al participar en el Mundial de Brasil. Vamos, que además de acumular partidos con el Atleti, no puede parar durante tres o cuatro semanas en verano porque su buen nivel le ha hecho indispensable con las diferentes categorías de España.

Que un día Koke se lesionara era inevitable. Tampoco era normal que hubiese aguantado durante tanto tiempo la tralla a la que le ha sometido Simeone. Le ha pasado lo mínimo que le podía pasar, o sea, que alguno de sus músculos dijera ‘basta ya, déjame descansar’. En este caso fueron dos, de la parte posterior de su muslo izquierdo, el bíceps y el semitendinoso tercio proximal. Ya se lo avisó Koke al Cholo durante la temporada pasada. Estaba cansado y por momentos le molestaba que no tuviera al menos un partido en el que sentarse en el banquillo o en la grada a ser mero espectador. Diego Pablo contaba con él siempre y en todo lugar. Y Koke aguantó.

Pues bien, ahora Koke no está. Y no va a estar de aquí a marzo, por lo menos. Los más pesimistas apuntan a que podría estar fuera entre cinco y seis semanas. Si fuese así, se perdería toda la eliminatoria de octavos de la Champions League ante el Bayer Leverkusen, para empezar. Y luego entre medias partidos tan importantes como la visita al Sánchez Pizjuán y el Atlético-Valencia del Calderón. Soluciones no le faltan, pero otra cosa es de la fiabilidad que tenga en ellas el propio Simeone. En Saúl ha confiado esporádicamente, si bien su rendimiento ha sido soberbio, coronado con su golazo de chilena en el derbi. Mario Suárez es una opción menos ofensiva y creativa que Saúl y por eso está considerado mejor opción para suplir a Tiago. Y además, tampoco se fía mucho de él el Cholo.

Otro problema es que, ahora sin Koke, el fondo de armario del Atleti va a estar puesto a prueba. Las alternativas se reducen. Simeone tendrá que desarrollar todo su potencial para que las piezas que utilice no se sobrecarguen como Koke.

Todo eran risas en el Atlético de Madrid hasta que se confirmó que Koke Resurrección no va a jugar más en febrero. La euforia del derbi seguirá presente hasta que el tiempo o un mal resultado la borre, o si éste no se da, seguirá presente indefinidamente, claro está. Pero ahora, el aficionado atlético tiene una duda, algo de lo que preocuparse. ¿Y sin Koke esto va a seguir funcionando como hasta ahora? Hombre, si tenemos en cuenta que el Atleti le metió cuatro al Madrid sin él, la incertidumbre se reduce considerablemente. Pero ese resultado no deja de ser puntual, porque, como dijo José Eulogio Gárate en este periódico, el Madrid volverá. Habrá un día en el que al Atleti no le salga todo y sin Koke las probabilidades de que eso ocurra se acrecientan.

Diego Simeone
El redactor recomienda