Es noticia
Menú
El Real Madrid da un paso hacia un lado, Gareth Bale también
  1. Deportes
  2. Fútbol
SEGUNDO PARTIDO QUE PIERDEN EN INTENSIDAD

El Real Madrid da un paso hacia un lado, Gareth Bale también

El 12 de diciembre ante el Almería fue un aviso. "Han presionado mucho. Hemos tenido dificultades". En Mestalla fue el segundo y el que ha propiciado la derrota

Foto: Gareth Bale incorporándose del césped de Mestalla.
Gareth Bale incorporándose del césped de Mestalla.

El 12 de diciembre ante el Almería fue un aviso. “Han presionado mucho. Hemos tenido dificultades. Hemos fallado algunos pases y no hemos tenido la tranquilidad necesaria. Este partido ha sido el más complicado (en Liga). El Almería ha luchado mucho”. Carlo Ancelotti hizo autocrítica y advirtió a la conclusión del encuentro que la intensidad del conjunto andaluz arrugó el tapete sobre el que sus figuras desfilaban. No hubo tropezón porque la pegada del martillo madridista disfrazó con un 1-4 la complejidad del último partido liguero para el Madrid de 2014. El Valencia, este fin de semana, con una intensidad superior y jugadores de mayor calidad que los del Almería, sí lograron llevarse el gato al agua frente al actual campeón del mundo.

Es la primera derrota en 23 partidos. Una racha que firmaría cualquier equipo en la historia del fútbol –salvo el Curitiba de 2011-. “Antes o después debía llegar. Antes de ella lo hicimos bien y después también lo vamos a hacer bien”, aseguró este domingo Ancelotti. Para el italiano no es un paso atrás, simplemente uno hacia un lado (sobre todo con la derrota del FC Barcelona) y habrá apuntado en su cabeza qué puede exigir a sus futbolistas para que esta semana, por ejemplo, no ocurra algo similar frente al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón, choque similar en cuanto a intensidad que el de Mestalla.

Además de los jugadores rivales (“el Valencia es un equipo sólido y con más calidad que otros años” para Ancelotti), la diferencia para el Madrid entre el partido del Juegos del Mediterráneo del de Mestalla fue una cuestión de puntería. Los números así lo dicen ya que sólo llegó un gol -de penalti- pese a que hubo 19 tiros, 8 de ellos a portería. “Ha habido un momento clave en el que hemos podido hacer el segundo gol, pero no hemos concretado. No siempre se puede tener eficacia”. Y no la tuvo en los dos remates (complicados) del final de Isco, otro de Marcelo, un más de Ramos… y, la que se lleva la palma, en las botas de Gareth Bale.

40 metros de carrera para ‘morir’ en la orilla

Es complicado trabajar en la eficacia del equipo que es el máximo goleador liguero. Mejor no tocar nada porque con seguir haciendo lo habitual, lo normal es que los tantos regresen (desde este punto de vista Ancelotti y sus jugadores restan importancia a la derrota). Sin embargo, ¿hay algo que se pueda mejorar con respecto a Bale? El galés, después de un fenomenal sprint de 40 metros en Mestalla, se presentó en el área de Alves con la posibilidad de tirar a puerta o de dar un pase a su izquierda, donde le esperaban Benzema y Cristiano Ronaldo. Eligió dar otra zancada y le robaron el balón. No es la primera vez que Benzema o Cristiano (sobre todo el portugués) se lamentan por no haber recibido un pase del británico. Este gesto no se entrena y Ancelotti poco puede hacer más que decir que pudieron hacer “el segundo gol”. Y que cada uno se dé por aludido.

Lamentablemente para el francés y el portugués, la reacción tendría que venir del propio Bale… Pero al igual que ocurre con el gran promedio goleador liguero del Madrid (56 goles en 16 partidos), a Bale su manera de actuar también le va muy bien, con 7 tantos en 13 encuentros. ¿Por qué cambiar a estas alturas? ‘Si algo funciona, no lo toques’.

El Madrid, incluido Bale, hará como si nada en el Vicente Calderón. “Vamos a seguir trabajando igual”, indicó el domingo Sergio Ramos. “Esta derrota no va a afectar”, afirmó Ancelotti. El italiano y su vestuario han actuado como si lo de Valencia no haya supuesto un tropezón que frene su camino. Ha sido un receso, un paso a un lado para coger aire y recordar lo dura que es la travesía de quien se exige ganarlo todo, como así lo indican sus dos escudos de la camiseta: el del Real Madrid, y el de campeón del mundo.

El 12 de diciembre ante el Almería fue un aviso. “Han presionado mucho. Hemos tenido dificultades. Hemos fallado algunos pases y no hemos tenido la tranquilidad necesaria. Este partido ha sido el más complicado (en Liga). El Almería ha luchado mucho”. Carlo Ancelotti hizo autocrítica y advirtió a la conclusión del encuentro que la intensidad del conjunto andaluz arrugó el tapete sobre el que sus figuras desfilaban. No hubo tropezón porque la pegada del martillo madridista disfrazó con un 1-4 la complejidad del último partido liguero para el Madrid de 2014. El Valencia, este fin de semana, con una intensidad superior y jugadores de mayor calidad que los del Almería, sí lograron llevarse el gato al agua frente al actual campeón del mundo.

Gareth Bale Valencia CF Vicente Calderón
El redactor recomienda