El Valencia recibe al campeón del mundo con un ruidoso pasillo que abrió Mijatovic
  1. Deportes
  2. Fútbol
todo cambió con la 'traición' del montenegrino

El Valencia recibe al campeón del mundo con un ruidoso pasillo que abrió Mijatovic

El Valencia hará pasillo al Real Madrid por su triunfo en el Mundial de Clubes. La pitada está más que asegurada. La afición valenciana no perdona la traición de Mijatovic

Foto: El pasillo del Valencia al Real Madrid (EFE).
El pasillo del Valencia al Real Madrid (EFE).

Ya apuntaba caliente el partido, pero la temperatura subirá de grados en Mestalla incluso antes de que comience. El Valencia hizo el protocolario pasillo al Real Madrid por el Mundial de Clubes ganadorecientemente por el equipo de Carlo Ancelotti. Y lapitada estabagarantizada, porque desde hace muchos años, la animadversión de esta hinchada hacia la institución blanca se ha convertido en eterna. Desde marzo de 1993 ha sido así. Fue entonces cuando se desveló que Mijatovic,entonces buque insignia de la institución que presidía Paco Roig, se había comprometido con el equipo de la capital. Desde entonces, el Madrid pasó a ser considerado enemigo más que rival.

El 9 de marzo de 1996, el Valencia aplastaba al Barcelona en Mestalla (4-1) con dos golesde Mijatovic. Dirigido por Luis Aragonés, el equipo ya era candidato a ganar una Liga que acabó en las vitrinas del Vicente Calderón. Al día siguiente, en un céntrico restaurante de la capital del Turia, el montenegrino se reunía en la intimidad con Ignacio Silva, entonces vicepresidente del Real Madrid. En aquella reunión quedó cerrado el negocio. El club blanco abonaría la cantidad estipulada en la cláusula de rescisión -1.350 millones de pesetas-del futbolista. El problema es que el secreto encuentro salió a la luz horas después. Y Paco Roig montó en cólera, agitando a la masa social valenciana para convertir al Madrid en el enemigo que es hoy. Otro encuentro, esta vez en el domicilio de Silva en Madrid semanas después, quedó al descubierto al momento, para calentar más aún el ambiente.

Desde aquella lejana temporada, ya no es visto con los mismos ojos que antaño. El populista Paco Roig aprovechó cualquier oportunidad para lanzar dardos al Real Madrid, dejando un poso que hasta la fecha sigue intacto. Durante los siguientes años, varios episodios marcaron las relaciones entre las dos instituciones. Muy tensas en determinados momentos… Han hecho negocios en alguna oportunidaden forma de traspasos, pero muchas veces fue imposible. Como cuando el Real Madrid se lanzó de lleno a por el fichaje de Mendieta, encontrando la puerta cerrada a cal y canto por parte de la dirigencia valenciana. Pedro Cortés, que ocupó el sillón presidencial que dejó Roig, no permitió que se concretara la operación y el mediocampista puso rumbo a la Lazio. Con cláusula anti-Real Madrid, por supuesto...

Tras aquel episodio llegaron otros, casos de Ayala o David Villa. Por mucho que ofreció el Real Madrid, ambos futbolistas nunca cumplieron el sueño de vestir de blanco. El primero acabó con el tiempo en el Villarreal y el asturiano vestido de azulgrana. El Guaje estuvo muy cerca del Santiago Bernabéu porque ese era su deseo, pero en el último momento el Valencia se negó en redondo a cerrar la operación. La directiva de Mestalla no se atrevió a dar el paso de vender a su gran estrella al club blanco por miedo a la respuesta de una afición encendida ante la posibilidad de ver a su ídolo vestido con el blanco merengue.

El término ‘galácticos’, que no es que hiciera mucho bien al Real Madrid visto con perspectiva, fue acuñado por Jaime Ortí. El entonces presidente del Valencia, en un tono más moderado pero con el mismo fondo, recuperó la batalla iniciada en su día por Paco Roig. En la temporada 2001/2002, el club presidido por Florentino Pérez celebraba su Centenario. El presidente valenciano, tras caer en el Santiago Bernabéu su equipo no sin polémica, aseguró que “el Madrid tiene que ganar la Liga por decreto”. Y el título, sin embargo, acabó en Mestalla.

Ahora las relaciones institucionales están más relajadas, aunque en 2011 un pasillo al Real Madrid en Mestalla tuvo como respuesta sonora música de viento por parte de las gradas. El equipo entrenado entonces por José Mourinho había ganado en Valencia la Copa del Rey al imponerse al Barcelona en la gran final. Tocaba deportivo homenaje por parte de los futbolistas valencianistas, pero la afición mostró con contundencia su sentimiento, abroncando y silbando al campeón. Un Madrid, que para echar más sal a la herida, humilló a los de Emery con un 3-6 que sonrojó a Mestalla y en especial al entrenador vasco, que lanzó dardo tras dardo -“el pasillo duró hasta el minuto 60”- a sus jugadores tras el partido.

Valencia CF Paco Roig Mijatovic
El redactor recomienda