Entre comunicados, homenajes y silencio... la paz regresa a los estadios de fútbol
  1. Deportes
  2. Fútbol
comunicado de riazor blues y homenaje a 'Jimmy'

Entre comunicados, homenajes y silencio... la paz regresa a los estadios de fútbol

En Madrid Río, concentración en recuerdo de Jimmy. En A Coruña los Riazor Blues emiten un comunicado en el que condenaron el asesinato pero no la violencia

Foto:

Al margen de las numerosas sombras que oscurecen lo sucedido, el asesinato el pasado domingo del hincha del Deportivo de la Coruña Francisco Javier Romero Taboada ‘Jimmy’, apaleado y arrojado a las aguas del Manzanares durante la reyerta en la que participaron más de 200 ultras de Riazor Blues y del Frente Atlético, ha conmocionado al fútbol español. Un incidente que ha puesto en marcha una movilización por parte de clubes e instituciones a fin de erradicar la violencia, en concreto la que emana, directa o indirectamente, del deporte.

El jueves, la Comisión Antiviolencia consensuaba las medidas de seguridad para la presente jornada liguera. En Primera, sólo tres encuentros fueron declarados de alto riesgo: Rayo Vallecano-Sevilla, Real Madrid-Celta y Barcelona-Espanyol. Y eso que era un fin de semana catalogado de extraordinario por los tristes acontecimientos ocurridos en la ribera del Manzanares. En el Martínez Valero y en Riazor se limitaron a ejecutar ‘medidas excepcionales’ que, en la práctica, se tradujeron en el reforzamiento de la seguridad con más efectivos policiales de los habituales. Sin embargo, la concienciación es máxima y, por fortuna, no hubo que lamentar altercado alguno en ninguno de lospartidos previstos para la tarde-noche del sábado (Athletic-Córdoba y Real Madrid-Celta). Fútbol en paz aunque la tarde no estuvo exenta de homenajes, comunicados y silencios.

En A Coruña, uno de los escenarios clave del día, los Riazor Blues quisieron expresar su versión de lo sucedido el día de marras. Sobre las 20.00 horas, miembros del grupo se congregaron en la plaza de Portugal y procedieron a la lectura de un comunicado que calificaron como “un ejercicio de transparencia contra una injusticia”. “Fuimos objeto de una salvaje y criminal emboscada de características neo-nazis en la que estaban presentes ultra-derechas de varios países buscando repercusión global”, exponía el encargado de leeral tiempo que negabala existencia de una quedada escoltado por otros integrantes del colectivo, muchos de ellos ataviados con bufandas de otros grupos radicales como Bukaneros (Rayo Vallecano) o Biris Norte (Sevilla).

“250 miembros del Frente Atlético nos atacaron armados hasta los dientes al poco de bajarnos del autobús con unas intenciones muy claras: matar”, prosigue el texto. Asimismo, criticaron la falta de apoyo del club y desmintieron algunas informaciones vertidas en la prensa a lo largo de la semana. Un denso escrito en el que, al margen de condenar el asesinato de su camarada y agradecer a otros grupos de radicales su apoyo, se echó en falta la condena rotunda de esa violencia. Eso sí, quisieron dejar claro que ellos no son un grupo violento y que no deben pedir perdón por nada.

Ya en el estadio, el Deportivo, que vendió cerca de 5000 localidades al precio simbólico de un euro a fin de confraternizar, cubrió la grada en la que habitualmente se ubican los Riazor Blues con una lona contra la violencia. "Real Club Deportivo contra la violencia. Riazor 100% fútbol", se podía leer en el fondo donde regularmente se sitúan los ultras del Deportivo y otros socios del club. El pasado miércoles, también ante el Málaga, aunque ésta vez en Copa del Rey, esa parte del coso coruñés ya lució desangelada y estuvo custodiada por personal de seguridad privada. Del mismo modo quedaba prohibido exhibir cualquier emblema del grupo. Con su sector vacío, la duda residía en si los miembros del sector ultra de la afición deportivista retiraba las localidades que el club había reservado a los aficionados de su grada en otras zonas del campo.

Peñas de @Elchecfoficial y Atlético han intercambiado bufandas hoy. Todos queremos un #FútbolSinViolencia pic.twitter.com/2k5FzgrRye

En Elche, la cordialidad fue la nota predominante. Durante la mañana previa al choque, en los aledaños del Martínez Valero reinó el buen ambiente. Como ocurriera el año pasado, las dos aficiones se hermanaron y disfrutaron de una paella gigante de la que verdiblancos y colchoneros dieron buena cuenta en armonía. Risas, cambio de bufandas y la innegociable denuncia contra todo tipo de violencia. Tras las desproporcionadas medidas de seguridad desplegadas en el partido de Copa ante el L’Hospitalet, lo que se hizo fue reforzar el dispositivo habitual para estos encuentros. Unos 150 miembros de la Unidad de Intervención Policial y de la Unidad de Prevención y Reacción se desplazaron desde Valencia y Alicante.

Entre el escaso medio millar (el club madrileño llegó a pedir 1.350 entradas) de seguidores que viajaron hasta la ciudad alicantina no se detectó a ningún miembro, al menos ‘fichado’, del Frente Atlético. Como en lo futbolístico, durante el transcurso del partido no hubo ningún sobresalto. Al revés, las loas al Cholo y los gritos de ‘Atléti, Atleti’ fueron el broche de oro a una fiesta donde, esta vez sí, el balón fue el único y verdadero protagonista.

'Afición+Respeto= Vive el Fútbol'. Ese fue el eslogan elegido por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para calmar los ánimos y recuperar la normalidad lo antes posible. Un lema que luciría sobre una lona, con los dos onces entremezclados en señal de hermanamiento, en todos los estadios de Primera (jornadas 14 y 15) y Segunda (jornadas 16 y 17) los dos próximos fines de semana. A continuación, tal y como había previsto la propia LFP, se procedía a leer un comunicado a través de la megafonía de los estadios.

"La Liga de Fútbol Profesional, (club local y club visitante), condenan cualquier acto de violencia, racismo, xenofobia e intolerancia que se produzca en el entorno del fútbol profesional. Desde la Liga de Fútbol y los clubes se trabaja junto a Aficiones Unidas y los Cuerpos de Seguridad del Estado para acabar con cualquier tipo de violencia en el deporte". Por último, se había establecido que los futbolistas titulares de los equipos locales y visitantes saltaran al terreno de juego vestidos con camisetas con el mensaje ‘#futbolsinviolencia’ como forma de sumarse a la campaña. Poco a poco las aguas vuelven a su cauce.

El lunes, el lugar desde donde el ultra fue arrojado al río amaneció con un mensaje premonitorio: ‘Aquí fue asesinado Francisco J. Romero. ¡Ni olvido, ni perdón!’. Casi una semana después, y a la misma distancia del estadio colchonero que aludía Cerezo tras la deleznable batalla campal a orillas del Manzanares, la Coordinadora Antifascistas había convocado una manifestación en memoria de ‘Jimmy’ a las 18.00 horas. A la cita acudieron unos 200 miembros del movimientoprovenientes de diferentes grupos (Bukaneros y Biris Norte entre ellos) que, al grito de ‘Jimmy, hermano, nosotros no olvidamos' y 'Asesinos', homenajearon al miembro de Los Suaves, la facción más radical de los Riazor Blues.

Media docena de furgonetas de la Unidad de Intervención Policial y varios vehículos de la Policía Municipal custodiaron en todo momento el acto que ha transcurrido sin incidentes. En el lugar del suceso se colocaron velas, ramos de flores y una foto del fallecido. En vista de la posibilidad de que se produjera algún altercado en la concentración, la Delegación del Gobierno instaba al conjunto colchonero a cerrar desde las 15.00 horas la tienda, el museo y el restaurante del Estadio Vicente Calderón. Después de lo sucedido en la mañana del pasado domingo, toda cautela es poca para evitar una nueva desgracia que siga ensuciando el nombre del deporte rey.

Celta de Vigo
El redactor recomienda