en su undécima temporada suma 253 goles

Messi, el mito que no quiso esperar a viejo para superar a Telmo Zarra

Después de tres jornadas de sequía, se resarció en el triunfo ante el Sevilla. Con 253 goles en su cuenta deja atrás al mítico delantero del Athletic (1940-1955)

Foto: Fe de erratas: en el gráfico no se encuentran incluidos los últimos dos goles logrados ante el Sevilla.
Fe de erratas: en el gráfico no se encuentran incluidos los últimos dos goles logrados ante el Sevilla.

“Lo importante es ganar al Madrid, no el récord de Zarra”. El 25 de octubre, el Santiago Bernabéu cruzó los dedos más fuerte que nunca para no tener que ser testigo de excepción de un hito del ídolo de su rival más acérrimo. Salió cara: victoria y Messi capado. La sequía después extrañó un poco más. ‘La Pulga’ no nos tiene acostumbrado a hacerse rogar, menos cuando se trata de meter goles. Desde el partido frente al Eibar (18 de octubre) Leo no mojaba. Ni Real Madrid, ni Celta de Vigo ni Almería pudieron verle celebrar un tanto con el que Leo igualara el récord de Telmo Zarra como máximo goleador de la historia en Primera División (251). 307 minutos de intensa agonía que tocaron a su fin a lo grande, tras un colosal 'hat-trick' en la holgada victoria ante el Sevilla (5-1) y delante de una parroquia entregada a su causa. Van 253 tantos. Y subiendo. 

El argentino logra así lo que otros grandes goleadores de nuestro fútbol no pudieron hacer. Hablamos de hombres como Hugo Sánchez (234), Raúl González (228) o Alfredo Di Stéfano (227). Por detrás, la alargada figura de su némesis: Cristiano Ronaldo (197 goles en 177 partidos). Eso sí, Messi ha necesitado un total de 289 partidos para conseguirlo (0’87 goles por partido). A Zarra, que estuvo 15 años (1940-1955) en el primer equipo del Athletic, le bastaron 278 (0,90). Rafa Iriondo, el único superviviente de la mítica delantera del Athletic (Iriondo, Venancio, Zarra, Panizo y Gainza), recordaba recientemente cómo era la estrecha relación con su amigo y compañero, fallecido en 2006 a los 85 años: "Tenía mucha facilidad para rematar de cabeza. Yo me entendía de maravilla con él. Después de los entrenamientos nos quedábamos los dos en San Mamés. Yo, a centrar, y él, a rematar. Así una y otra vez. Al final era mecánico. No hacía falta ni verle. Ponía el balón y sabía que allí iba a estar para rematar”.

Dos depredadores en idilio constante con el gol. Pero hay algo que diferencia a ambos. La que fuera conocida como la mejor cabeza después de Churchill puso fin a su carrera en 1955, cuando tenía 34 años. Messi tiene 27 y su proyección asusta. Si tomamos en cuenta sus últimas seis temporadas, es decir, desde que llegó Guardiola en la 2008/2009 Messi ha sumado 213 goles en 200 partidos. Una media de 35 goles por temporada. Es decir que con 34 años, en la temporada 2020/2021, y siempre que las lesiones y su avidez en el área lo permitan, amasaría la friolera de 487 tantos. Puestos a imaginar que sea capaz de estirar el chicle hasta los 36, lo que supondría dejarlo después del curso 2022/2023, lo haría con 574 partidos ligueros con el Barça en sus piernas, segundo en la historia de la Liga después de su actual director deportivo, Andoni Zubizarreta, que estuvo bajo palos 622 durante su longeva andadura en la competición (1981-1998). Un dato que, sin embargo, le serviría para ser el jugador que más veces haya vestido la camisola culé en Liga por delante de Xavi (acumula 483 partidos ligueros actualmente).

Ha marcado a todos los equipos de primera salvo al Córdoba, equipo al que no se ha enfrentado nunca. Y no crean que siempre se conforma con meter uno. Basándonos en los datos facilitados por OPTA, Messi ha conseguido un total de 53 dobletes, repartidos de la siguiente manera: 5 al Sevilla; 4 al Zaragoza, Racing de Santander, Rayo y Betis; 3 al Atlético, Levante y Villarreal; 2 al Almería, Mallorca, Real Madrid y Osasuna. Sólo ante Recreativo de Huelva, Málaga, Celta y Valencia, Messi no pudo decir aquello de ‘a mí me daban dos’. Pero su voracidad no queda ahí. Hay noches para el recuerdo donde la bestia se desata para llevarse el balón a casa. Hasta la fecha, Leo suma un total de 27 ‘hat-tricks’, 20 de ellos en Liga (16 con tres goles y 3 póker). En este apartado, sus presas favoritas son: Osasuna (3), Valencia (3), Atlético de Madrid (2) y Málaga (2). Un dato que le coloca a tres de Cristiano Ronaldo, Di Stéfano y el propio Zarra. Si sumamos todas las competiciones, Di Stéfano aparece en cabeza con 31 ‘hat-tricks’, seguido por Zarra (28).

Evolución de los goles en Liga Messi por temporada:

2004/2005: 1 gol en 7 partidos (7 sustituciones).

2005/2006: 6 goles en 17 partidos (6 sustituciones).

2006/2007: 14 goles en 26 partidos (3 sustituciones).

2007/2008: 10 goles en 28 partidos (5 sustituciones).

2008/2009: 23 goles en 31 partidos (4 sustituciones).

2009/2010: 34 goles en 35 partidos (5 sustituciones).

2010/2011: 31 goles en 33 partidos (2 sustituciones).

2011/2012: 50 goles en 37 partidos  (1 sustitución)

2012/2013: 46 goles en 32 partidos  (4 sustituciones).

2013/2014: 28 goles en 31 partidos (2 sustituciones).

2014/2015: 10  goles en 12 partidos (0 sustituciones). 

El primero de muchos

No se habían cumplido ni siete meses de su estreno oficial con el primer equipo cuando Messi anotó su primer gol. Tuvo lugar el 1 de mayo de 2005. Jornada 34 de Liga. Partido ante el Albacete en el Camp Nou. En el minuto 88 de aquel encuentro, con 1-0 en el marcador y los manchegos encerrados en la cueva, Frank Rijkaard decidía dar entrada a la joya de la cantera. Era el séptimo partido liguero en el que participaba y dos minutos le bastaron para sacar una sonrisa a la aburrida grada del Camp Nou. Aunque le anularon la primera delicatesen, tras un centro preciso de Ronaldinho, no desistió. En la siguiente que tuvo, calcaron la acción con arrojo. Tras asociarse con el penúltimo gran ‘10’ de la historia barcelonista, remató dentro el balón combado de su compañero. Leo tenía 17 años, 10 meses y 7 días. Este sábado, con 27 años, 4 meses y 29 días, el rey del fútbol mundial, con permiso de Cristiano Ronaldo, sumó un nuevo hito a su brillante trayectoria.

Un registro cargado de polémica

Aunque para el resto del planeta Leo ha igualado al mítico delantero, para los aficionados del Athletic, que en septiembre vieron colmadas sus deseos de poner su nombre a una calle aledaña al nuevo San Mamés, todavía deberá marcar dos goles más. El club bilbaíno donde el delantero jugó 15 años en la máxima categoría de nuestro fútbol le atribuye en su página web dos cifras. En un apartado lucen 252 dianas. En otro, 253. Datos que contradicen la versión del diario Marca, organizador del trofeo Pichichi, quien deja la cifra en 251. La cabecera deportiva otorga su galardón desde la temporada 1952/1953, dos años antes de que Zarra se retirara de la Primera División (jugó hasta 1957 en Segunda en dos equipos: Indautxu y Baracaldo), sitúa el germen de esta disparidad en un partido disputado el 13 de enero de 1947. Los ‘leones’ perdieron 3-6 ante el Real Madrid en estadio Metropolitano.

Por entonces, en las actas no se recogían los goleadores de cada duelo. Huérfanos de los avances tecnológicos que facilitan la labor estadística en nuestros días, todo se fiaba a la labor de los cronistas. Según su versión, el segundo tanto del Athletic, que en el club atribuyen a Zarra, lo marcó Corona en propia puerta tras un disparo que ni siquiera fue de Zarra, sino de Bilbao. Ahí no queda la cosa. Algunos historiadores y documentalistas llegan a otorgar a Zarra hasta 260 goles. Números difusos que evidencian una falta de consenso inaceptable en los tiempos que corren.

Una vida llena de récords

Al margen de la controversia que envuelva al dato, lo que está claro es que el jugador argentino disfrutara de muchas oportunidades para seguir marcando goles y llenar de alegría los corazones de los aficionados culés. Es lo que ha hecho siempre el máximo goleador en la historia del Barcelona (363 goles en partidos oficiales, 391 contando amistosos)  y, salvo cataclismo, tiene todo para continuar devorando registros. En la temporada 2011/2012, acabó con 73 goles, 50 de ellos en Liga, lo que le valió el el Pichichi y la Bota de Oro. Un año para enmarcar donde alcanzó dos nuevos hitos: estar más jornadas consecutivas acudiendo fielmente a su cita con el gol (21) y marcarle a todos los rivales de la competición doméstica en una misma campaña.

Además, en 2012, entró en el Guiness después de pulverizar con 90 goles en un año natural el récord de Gerd ‘Torpedo’ Müller. Ahora tiene en su mano seguir agrandando su influjo. En el apartado de retos tiene la opción de ser el máximo goleador de la Champions. De momento ya ha igualado los 71 goles que consiguiera Raúl. Claro que detrás asoma la alargada sombra de Cristiano Ronaldo (70). También tiene en su mano la posibilidad de pulverizar los  de la selección argentina. Tiene 45, a 9 de los 56 de Gabriel Batistuta. Pese a terminar un poco hastiado del crack argentino y de su poder totémico en la entidad culé, antes de iniciar su etapa en el Bayern, durante su gloriosa etapa en Can Barça, Pep Guardiola no dudó en pronunciar una  frase para la posteridad: “Algún día diré a mis nietos que yo entrené a Leo Messi”, comentó el de Sampedor. Afortunados todos de poder ver a uno de los más grandes de la historia.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios