Es noticia
Menú
Alguien debería recordarle a Carlo Ancelotti cómo salió Del Bosque del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
cada vez hay más similitudes entre ambos

Alguien debería recordarle a Carlo Ancelotti cómo salió Del Bosque del Real Madrid

El italiano ha pasado de ser 'pacificador' a 'conciliador' y ahora, que parece que toca renovar, ya es el 'idóneo'. Un camino parecido al de Del Bosque con Florentino Pérez

Foto:

Prácticamente desde antes de que llegara al Real Madrid -normal, teniendo en cuenta lo mucho que tardó en abandonarel PSG-, a Carlo Ancelotti se le han buscado y encontrado similitudes con Vicente del Bosque. Se empezó con lo del 'pacificador' por aquello de sustituir a un beligerante nato como José Mourinho.Se pasó a lo de 'conciliador' por su buena relación con la Prensay estamos llegando al estadio de considerarle el técnico 'idóneo' por lomanejable que le resulta a Florentino Pérez y la imagen que de ellotransmite.

Quizás, y como también ocurre en el caso de Del Bosque, en el defecto está la virtud. Siendo justos, a Ancelottino le ha ido nada mal con dirigentes como Silvio Berlusconi (Milan), Umberto Agnelli (Juventus), Roman Abramovich (Chelsea) yNasser al-Khelaïfi (PSG), todos ellos con perfiles parecidos al de Florentino, auténticos caudillos, aunquecon la diferencia de queel Real Madrid no es de Pérez sino"de sus socios", como le gusta decir a su presidente."Nunca me ha preguntado sobre la alineación, nunca, ni sobre quién debo poner", asegura el entrenador blanco.Y es verdad. El presidente nunca le dice lo que tiene hacer, pero tampoco le hace falta. Para eso dispone de una red oficial de filtradores oinsinuadores, según se tercie.

Ancelotti ha superado sin rechistarpruebas como las de perder a Özil, Di María oXabi Alonso, de tener que marear la perdiz con Casillas, primero suplente de Diego López y ahora titular por delante deKeylor Navas, o alinear por sistema a Gareth Bale, aunque haya quedado demostrado que sin el galés -y con cuatro centrocampistas-el Madrid juega mejor.Aunque su madridismo no sea de cuna, sino de adopción,el italiano es lo que en el fútbol se conoce como 'un hombre de club'.Que los jugadores le quierenes una evidencia y basta con ver los espontáneos y sentidosabrazos que le dieron al término del Clásico del sábado. La cuestión es si también convence a quien tiene que convencer.

"¿Ser un hombre de club es un elogio o una crítica?", le preguntóDe la Morena hace unos días. "Un elogio", respondió Ancelotti."Yo entreno a muchos jugadores, pero trabajo para el Real Madrid", explicó, para luego anunciar que"voy a escribir un libro al final de mi carrera hablando de lo que me ha pasado con todos los presidentes que he tenido. Va a ser divertido. Me gusta comparar a Florentino con Berlusconi... Son distintos a otros presidentes que compran un equipo,como Abramovich". Y entonces añadió:"Firmaría un contrato indefinido con Florentino. Tengo muy buena relación con él. Siempre me ha mostrado mucho cariño. Quería que fuese el entrenador del Real Madrid y yo también. Nunca hemos tenido problemas".

Si no los ha tenido (?)es por la sencilla razón de que la temporada pasada Sergio Ramos empató en el minuto 93 al Atlético en la final de Lisboa. Basta con ver cómo celebro ese gol Florentino Pérez en el palco. Ganar la ansiada 'Décima' le dio crédito ilimitado a un técnico que de lo contrario ya no estaría en el banquillo del Bernabéu."¿Le gustaría ser el Ferguson del Real Madrid?", le preguntaron en la Ser. "Me gustaría terminar mi carrera en el Real Madrid", afirmó Ancelotti, quientampoco dudó en asegurarque "no entrenaría al Barcelona por respeto.Tengo que respetar mi historia y la historia de los clubes que he entrenado". Pocas cosas agradan más a su presidente que una declaraciónde intenciones como ésta.

“Yo quiero, pero esto es cosa de dos”, dijo sobre su renovación Ancelotti en los micrófonos de la Cope. Florentino también ha empezado a mover ficha, de ahí la campaña que se ha puestoen marcha y ala que la victoria del Clásico ha contribuido generosamente. Sin embargo, alguien debería explicarle a Carlo cómo acabó Del Bosque en el Real Madrid. El éxito de Ancelotti será el éxito de Florentino, pero el fracaso de Ancelotti sólo será el fracaso de Ancelotti. La ventaja es que el italiano lo sabe... y tampocole importa.

Prácticamente desde antes de que llegara al Real Madrid -normal, teniendo en cuenta lo mucho que tardó en abandonarel PSG-, a Carlo Ancelotti se le han buscado y encontrado similitudes con Vicente del Bosque. Se empezó con lo del 'pacificador' por aquello de sustituir a un beligerante nato como José Mourinho.Se pasó a lo de 'conciliador' por su buena relación con la Prensay estamos llegando al estadio de considerarle el técnico 'idóneo' por lomanejable que le resulta a Florentino Pérez y la imagen que de ellotransmite.

Florentino Pérez Vicente del Bosque
El redactor recomienda