El plan de Luis Enrique funciona: Munir desgasta, Messi organiza y Neymar mata
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL ATHLETIC NO CREÓ PELIGRO

El plan de Luis Enrique funciona: Munir desgasta, Messi organiza y Neymar mata

Tercer partido, tercer triunfo, tercer choque imbatidos y cada vez, mejores sensaciones de un Barcelona que sigue creciendo a ritmo de sus tres delanteros

placeholder Foto:

El plan de Luis Enrique con Munir y su Barça le está saliendo de forma sensacional. El chaval está rodándose rodeado de estrellas que hasta hace unos meses eran sus ídolos y, mientras, cansa a las defensas rivales para que entonces entre Neymar para terminar con los enemigos, ya hechos polvo. Así fue contra el Athletic. Munir tuvo todas las ocasiones posibles sin suerte, amargó a los bilbaínos y entonces el brasileño ganó el partido (2-0). Los culés celebraron su Diada vestidos con la ‘senyera’ y confirmando una jornada más su liderato inmaculado.

Ese momento en el que un canterano empieza a participar en un primer equipo es una situación tremendamente complicada de manejar, tanto por el chaval, que está empezando y se siente en una alfombra mágica, como por el entrenador, que tiene la presión de arriesgar con un chico inexperto teniendo en nómina jugadores contrastados. Pero no hay canterano que haya triunfado sin oportunidades, sin riesgos corridos por un técnico valiente. Por muy habitual que sea la entrada de un canterano en el Barça, no deja de ser sensacional que un nuevo chico aparezca. Munir lo está haciendo. Está teniendo espacio y pide más y más.

No lo hace hablando con palabras, sino con jugadas, con ocasiones creadas, con el descaro mostrado y la valentía inalterable. Por supuesto no todo le sale, es imposible. Su técnica no está aún depurada y los nervios le pueden hacer precipitarse, pero en ningún instante desentona, no parece un jugador menor que el resto, de peor calidad que los demás compañeros. Juega a lo mismo que lleva haciendo desde niño, pero con otros amigos que son realmente buenos y que hacen el trabajo de uno mucho más sencillo, automático, como un acto reflejo. Esa actividad colectiva le generó numerosas ocasiones que, otros días, habrían sido un puñado de goles. Entró uno, y Borbalán lo anuló.

La participación masiva de Munir en el juego del Barça habla de maravilla del hispano-marroquí, pero no demasiado bien del resto. La disposición táctica de Luis Enrique era, en principio, un tradicional 4-3-3, con un pivote y dos interiores por detrás de los extremos y el falso nueve, Messi. Pero se produjo una variante determinante para que, por un lado, hubiera menos profundidad y a la vez, mayor amplitud y calidad. En el ataque posicional, el interior diestro inicial, Rakitic, caía y mucho a su banda, y era Messi el que bajaba a recibir y organizar como interior creativo, casi como un 10 más clásico. Así, después de muchos años, el Barça jugó con un 9 puro, Munir.

El Athletic comenzó el partido muy metido en el mismo. No sufría demasiado los ataques posicionales del Barcelona, y salía a la contra con cierta asiduidad y facilidad. Ander Iturraspe era un pulpo en el centro del campo, cortando casi todo dando la sensación de tener más de dos piernas; arriba, Aduriz aguantaba la pelota de maravilla hasta que le ayudaban o bien Munain, o bien Susaeta. Pero algo sucedió que cambió la cara del Barça. Fue precisamente una cara, la de Mascherano, la que recibió una patada involuntaria de Aduriz, lo que detuvo durante varios minutos el partido. Al descanso, el Jefecito no pudo seguir, pero cuando se levantó, el Barça se envalentonó y empezó a jugar como sabe.

En el Madrigal, el Barcelona activó una presión tras pérdida espléndida por momentos, maniatando al Villarreal sin dejarlos respirar, haciéndoles perder la pelota con facilidad. Siempre había tres hombres, al menos, alrededor del balón perdido y la recuperación era casi inmediata. Fue a partir de la media hora de juego contra el Athletic cuando se jugó de esta manera. Los vascos dejaron de ver al exportero de la Real Sociedad de cerca y los metros hacia la portería azulgrana crecían y crecían, haciéndose una distancia cada vez más insalvable.

Sin embargo, no llegaba el gol y la presión sobre los de la ‘senyera’ seguía creciendo. Luis Enrique quitó al que estaba siendo su mejor jugador, Munir, para meter a Neymar. Podía ser un cambio polémico, pero las jerarquías están establecidas para algo. Y la solución del brasileño sería fundamental para la victoria rojo y gualda (azulgrana, en otras ocasiones). La influencia en el juego de Neymar fue tan grande o mayor incluso que la del canterano madrileño, pero la experiencia da algo que no tiene todavía Munir: la frialdad de cara a puerta en cualquier situación. Neymar recibió de Messi tras el único fallo de la defensa rojiblanca en todo el partido, por parte de un buen Laporte. Ney amagó y amagó hasta dar la impresión de perder ángulo, pero suavemente la cruzó con la zurda.

El Athletic no despertó en ningún momento. Ni antes del mazazo del 1-0 a once minutos del final, ni después. Bueno, después se rompió definitivamente. Cualquier movimiento del Barça en ataque estaba destinado a acabar en una ocasión clara, cuando no en gol. Entró Borja Viguera para dar más gol, que no más juego ni ocasiones. Y justo cuando entró el ex del Alavés, la sociedad ilimiatada Messi-Neymar gestionó la sentencia.

Esta vez la Pulga ganó línea de fondo, la puso atrás, como es natural y lo que no es natural sino que parece sobrehumano es la paciencia de Neymar para esperar el momento preciso, con la pelota controlada dentro del área, para encontrar ese resquicio entre las piernas rivales para que la pelota llegue a la red. Tuvo otra el ex del Santos, pero no llegó al hat-trick. Tercer partido, tercer triunfo, tercer choque imbatidos y cada vez, mejores sensaciones.

Ficha del partido:

2. Barcelona: Bravo; Montoya, Mascherano (Piqué, min.46), Mathieu, Alba; Rakitic, Busquets, Iniesta; Pedro (Sandro, min.77), Messi y Munir (Neymar, min.61).

0. Athletic Club: Iraizoz; De Marcos, Gurpegui, Laporte, Balenziaga; Iturraspe, Mikel Rico (Viguera, min.82), Beñat (Unai López, min.61); Susaeta (Ibai, min.61), Aduriz y Muniain.

Goles: 1-0, min.78: Neymar. 2-0, min.83: Neymar.

Árbitro: Fernández Borbalán (comité andaluz). Mostró cartulina amarilla a Aduriz (min.30) y Busquets (min.61).

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga, jugado en el Camp Nou ante 80.181 aficionados, según datos facilitados por el club azulgrana.Antes del encuentro, el Barcelona desplegó una pancarta para conmemorar los 300 años de la caída de la ciudad en la Guerra de Sucesión. El Barcelona vistió con la camiseta de la 'senyera' catalana y el Athletic Club lo hizo también con la suplente, la de los colores de la 'ikurriña'.

FC Barcelona Neymar Rakitic Ander Iturraspe Munir El Haddadi Leo Messi LaLiga Santander Athletic Club Luis Enrique
El redactor recomienda