El Real Madrid e Iker Casillas, resignados a seguir unidos, al menos, una temporada más
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL CONJUNTO BLANCO HACE TERAPIA CON EL META

El Real Madrid e Iker Casillas, resignados a seguir unidos, al menos, una temporada más

Iker Casillas se encuentra en una encrucijada. Al meta internacional le ha cambiado su vida deportiva en sólo un par de años y no encuentra una solución

Foto: Las dudas de Casillas comenzaron en la final de la pasada Liga de Campeones.
Las dudas de Casillas comenzaron en la final de la pasada Liga de Campeones.

"Iker jugará la Supercopa de Europa, y luego ya veremos". Así hablaba Carlo Ancelotti, no dejando claro el futuro de Iker Casillas. Y es que al internacional le ha cambiado su vida deportiva en sólo un par de años. Indiscutible en el Real Madrid, el meta ahora vive una situación harto complicada. Tras ser carne de banquillo durante la última temporada de José Mourinho en el Bernabéu -lesión en la mano de por medio-, la llegada del italiano no le devolvió su aura de portero intocable, lo que le ha sumido en una tristeza palpable en el día a día. Casillas y el Madrid se encuentran en una encrucijada.

Considerado durante mucho tiempo como el mejor portero del mundo, ser relegado a la suplencia en la dos últimas campañas -Ancelotti dio la vitola de titular a Diego López, con Iker como portero de Champions y Copa- le ha afectado anímicamente. Pese a la difícil situación que ha vivido en los últimos años en la portería blanca, su decisión no era otra más que continuar en el equipo de su vida, pero ha ocurrido lo inesperado: sus fallos, que comenzaron en el final de la Champions, le han puesto en el ojo del huracán, dando la vuelta a una situación que parecía solucionada con la marcha de Diego López.

La llegada de Keylor Navas al club blanco obligó al Real Madrid a tomar una decisión. Ante la imposibilidad de mantener a tres porteros de primer nivel en el equipo, por una cuestión económica se decidió prescindir de Diego López. Pero antes de esta decisión, Casillas ya tenía sus dudas. El internacional, consciente de la dificultad de recuperar el puesto en el once, empezó a valorar la posibilidad de dejar el equipo, para lo que su intención era marcharse con la carta de libertad bajo el brazo, pero Florentino Pérez le dejó claro que sólo saldría si había por él una oferta por 20 millones.

Un Casillas sin confianza en los primeros partidos

Con su continuidad, a priori, asegurada, llegó el momento de trabajar para demostrar que se debía ganar un puesto en el once, pero lo cierto es que las primeras pruebas no han sido positivas. Esa mala racha que comenzara en la final de Lisboa ante el Atlético y que se prolongara en el tiempo en el Mundial de Brasil, parece que sigue siendo real en estos primeros compases de temporada. Su falta de acierto en el partido ante el Manchester United fue una evidencia y existe miedo a que la tónica del curso sea así. Casillas parece no ser el mismo: sin confianza y falto de ánimos en el día a día.

Según ha podido saber El Confidencial, el Real Madrid entiende que dado su caché, su precio y sus emolumentos, Casillas será jugador blanco a todas los efectos durante la presente temporada, pues no cree que otro club se lance a ficharle a estas alturas. En estos primeros compases de curso, se ha podido ver a un jugador más solitario que en anteriores ocasiones, aislado absolutamente de todo. Cabizbajo, poco sonriente y dándole demasiadas vueltas a la cabeza, tanto Casillas como el conjunto blanco parecen resignados a continuar juntos su camino una temporada más.

Pero no hay que olvidar que el mercado no finaliza hasta el 31 de agosto, por lo que los movimientos se pueden dar hasta esa fecha. Sin ir más lejos, Sport asegura que el Real Madrid ha contactado con Kiko Casilla. En caso de seguir con las negociaciones, el meta madrileño tampoco tendría hueco en el equipo. De momento, ambas partes parecen resignadas a tener que continuar su vinculación durante, al menos, una temporada más, pero cualquier movimiento antes de que acabe el mercado estival podría tener como consecuencia una variación sustancial de esta idea principal.

El club intenta solucionar el 'problema Casillas'

En el propio equipo consideran que la situación es delicada. Casillas no quiere marcharse sin percibir los casi 25 millones de euros que cobraría en las tres temporadas de contrato que le restan, pero tampoco quiere resignarse a la suplencia. El club sabe lo complicado que podría ser tener a un jugador desmotivado de la talla del internacional español en el banquillo, pero la situación no es fácil de desbloquear. En lo deportivo, la pelota está en el tejado de Ancelotti, que será el encargado, junto a Villiam Vecchi, de comprobar quién debe ser el titular este curso.

Desde el club incluso están intentando buscar soluciones para ayudar al meta, pero el portero tampoco está facilitando la situación. De momento, lo que es seguro es que Casillas será el guardameta titular en la Supercopa de Europa, algo que Ancelotti ya confirmó hace algunos días. Posiblemente su prueba de fuego sea la final ante el Sevilla, donde tendrá que demostrar que no se le ha olvidado parar. La situación no es nada sencilla, y Keylor Navas aprieta por ganarse un hueco en la portería. Casillas vive una momento complicado y Cardiff puede marcar su futuro.