La juez Alaya, Oliver, Gordillo, Lopera y los movimientos para controlar el Betis
  1. Deportes
  2. Fútbol
el posible descenso lo complica aún más

La juez Alaya, Oliver, Gordillo, Lopera y los movimientos para controlar el Betis

Jueces, políticos y empresarios han efectuado varias maniobras para poder dominar el equipo verdiblanco sin que todavía se vislumbre el final de la cuestión

placeholder Foto: Manuel Domínguez, nuevo presidente del Real Betis (EFE).
Manuel Domínguez, nuevo presidente del Real Betis (EFE).

La historia empieza cuando LuisOlivercompra presuntamente el 51 por ciento de las acciones del RealBetis, todas ellas de titularidad deLopera, enaproximadamente16 millones de euros. De esta cantidad, abona más de la mitad al contado y el resto mediante pagarés y otros efectoscambiariosque aún están pendientes. En ese momento es cuando interviene lamediáticajuezAlaya, prohibiendo la inscripción de la venta en el Consejo Superior de Deportes. Reconocida bética, como su marido Jorge Castro, su primera decisión es situar a Rafael Gordillo en la presidencia del club.

Pero para ello hacía falta una acción previa que la justificara. Esta acción es diseñadapor la familiaCuéllar, fundadora de lo que se denomina Liga de Juristas Béticos. LosCuéllar sonuna conocida familia descendiente de una estirpe jurídica, cuyo padreAdolfoCuéllarfuera concejal del AyuntamientodeSevillaen la etapa del alcalde socialista Manuel del Valle. De hecho,AdolfoCuéllarfue elegido cabeza de lista enSevillapor el Partido Comunista de España. Manuel del Valle tenía entonces mayoría relativa yCuéllarpactó mantener a Del Valle (después sustituido porYáñez) en la alcaldía. Aquella aventura acabó con la expulsión deCuéllardelPCEy su adscripción al Grupo Mixto. De hecho, Del Valle no volvió a ser candidato por elPSOE, a pesar de haber pertenecido al histórico despacholaboralistadeFelipeGonzález.

Junto a éstos, también promovieron acciones judiciales las denominadas‘Plataforma Por nuestroBetisy Béticos por elVillamarín’. Esta última está encabezada porCayetano Garcíade la Borbolla, cercano al eterno aspirante alBetisy a la Alcaldía deSevillaJosé 'Pepote'Rodríguezde la Borbolla.A ellos hay que sumar a los integrantes de la ‘Fundación Real Betis Balompié’que han intentado, como sea, llegar a un acuerdo conLoperapara conseguir ser titulares finales de las embargadas acciones.Los grandes personajes de la Fundación son los citados Rafael Gordillo yPepote, que fuera presidente de la Junta deAndalucía, y radicalmente enfrentadocon la actual presidenta SusanaDíaz, a la que acusa -en privado- de no tenerpedigrí.

Pues bien, el Plan estaba bien urdido. Forzar aLoperaa entregar sus acciones a un precio irrisorio y que recayeran en la citada Fundación desde la que se gobernaría elBetis. Esta Fundación había sido creada 'adhoc' por el administrador nombrado por lajuezaAlaya,José AntonioBosch.

Cuatro años después elBetis-que se las prometía muy felices- está a punto de bajar a Segunda.Pero, ¿qué es lo que ha fallado?

1. El administrador judicial. José AntonioBosch, aunque natural de Madrid, se afincó enSevillay protagonizó uno de esos pleitos que dan juego en la capital hispalense. El Colegio de Abogados deSevillaestá consagrado a la Inmaculada Concepción. ABoschno se leocurrió otra cosa que demandar que el Colegio cesara en la admonición mariana. Perdió el pleito y sus aspiraciones en el Colegio de Abogados hispalense.Boschya como administrador judicial decidió demandar a la Junta saliente delBetis, entre ellos, al también abogadoRodríguezSacristán, que fuera presidente de la entidaden tiempos deOliver.

El resultado fue el mismo. El Juzgado de lo Mercantil desestimó la demanda por defectos formales.Para entonces Sacristán ya había tomado nota y pidió en la penúltima Junta de Accionistas delBetisdeterminada información por escrito alusiva a algunas‘autocontrataciones’por parte del citadoBosch.

LaJunta Directiva delBetis,presidida entonces porGuillén, no se atrevió a silenciar dichainformación y contestó, entre otros, sobredeterminados emolumentos percibidos por el bufete deBoschde lanueva empresa médica delBetisdirigida porPepeMillán.Boschhubo de dimitir. Pero la dimisión llegó demasiado tarde.Melpara entonces había sido destituido porBoschcomo entrenador delBetis.

2. Las medidas cautelares acordadas por la juezAlayaya se dilatan más de cuatro años. A pesar delnombramientode un nuevo administrador, el cordobés Estepa, la Audiencia podría levantar dichas medidas en breve.

3. ElBetisse encuentraprácticamenteen Segunda. Pese a ello, el recientemente elegido presidente, ManuelDomínguez,pretende nombrar nuevo director deportivo y nuevo director financiero, ambos de larga duración.

Para intentar perpetuar esta situación, la Fundación tiene un Plan B para cuando las medidas cautelares se levanten. El plan oculto de la Fundación consiste en activar esa demanda mercantil por la que pretendenla nulidad de una gran parte las acciones suscritas porLopera, que sostienen que no fueron desembolsadas en metálico y las financió el propio Betis.Estos títulos (más de 55.000) fueron resultado de la "autocartera" delBetis, lo que es un ilícito mercantil. Esos títulos serían devueltos alBetisy controlados desde la Fundación que preside Rafael Gordillo, que las administraría, evitando la llegada de un nuevo presidente para la entidad.

En este supuesto, elBetisno saldría de su situación interina y resultaría baladí el cese de las medidas cautelares adoptadas porAlaya. ElBetisquedaría en manos de otro juez, en este caso, de lo Mercantil.

Todo atado y bien atado. Salvo un pequeño detalle. ElBetisestará en Segunda. Frente a este plan B hay quienes tienen dibujadas acciones de responsabilidad patrimonial frente a todos los que han dirigido en estos cuatro años el club. El descenso, según ellos, tiene contenido y responsabilidad patrimonial que ha devaluado lo que era elBetisantes de la intervención judicial. El club verdiblanco es de los pocos clubes en Primera que arrastran 35.000 espectadores por partido, dando color y sabor al BenitoVillamarín.

Pero lo que todos parecen olvidar, en una situación inesperada (se sabe cuándo se baja, pero no cuando se sube), es que la mesa tiene cuatro patas y solo hemos hablado de tres. Veremos si la juez lee bien los datos y "revoluciona" elBetisen junio, antes de que el transcurrir de la Segunda División pueda fracturar el patrimonio más importante del club que es el inmaterial de sus socios y la paz y estabilidad de la histórica entidadverdiblanca.

Mercedes Alaya Real Betis Manuel Ruiz de Lopera Sevilla
El redactor recomienda