Es noticia
Menú
Una 'bomba' con gas lacrimógeno provoca un tremendo caos en El Madrigal
  1. Deportes
  2. Fútbol
se evacuó el estadio al completo

Una 'bomba' con gas lacrimógeno provoca un tremendo caos en El Madrigal

Poco antes del final del Villarreal-Celta, un artefacto con gas lacrimógeno explotó, obligando a suspender durante 15 minutos. El estadio debió ser evacuado

Foto: Momento en el que un bote de gas lacrimógeno explotó sobre el césped de El Madrigal. (Efe)
Momento en el que un bote de gas lacrimógeno explotó sobre el césped de El Madrigal. (Efe)

La victoria del Celta ante el Villarreal por 0-2 se vio salpicada por un hecho insólito. A menos de tres minutos para el final del choque, un artefacto de fabricación casera con gas lacrimógeno en su interior hacía explosión sobre el césped de El Madrigal y obligaba a suspender el encuentro durante aproximandamente un cuarto de hora. Tras una llegada local a la meta del Celta, se apreció cómo una botella empezaba a soltar humo a borbotones. Sobre el terreno de juego, los protagonistas no daban crédito a lo que acontecía. Yoel, portero del Celta, se dirigió raudo hasta su banquillo con los ojos irritados y con gesto angustiado que dejaba entrever las dificultades para respirar.

Más allá del impacto visual provocado y a fin de evitar males mayores para la salud de los presentes, por la megafonía del estadio se instaba a los aficionados que se encontraban en las gradas a abandonar el estadio. Los aficionados castellonenses, en un ejemplo de saber estar, fueron abandonando el estadio de manera escrupulosa. En una situación de caos, todos dejaron sus localidades con calma, sin provocar aglomeraciones o avalanchas de ningún tipo. Cuando el encuentro fue suspendido de forma momentánea, incluso los medios de comunicación fueron retenidos por trabajadores del club para evitar que accedieran a zonas en las que el gas todavía se mantenía en el aire y continuaba afectando a cualquier persona que estuviera cerca.

placeholder

Por fortuna, y para minimizar el desastre, pasada la medianoche el Villarreal informó a los seguidores que habían dejado vacío el estadio, que podían ingresar de nuevo para presenciar los últimos minutos del encuentro. El ambiente ya se había despejado y se podía respirar con normalidad. Pese a ello, y con el gol en forma de jarro de agua fría de Orellana, la mayor parte de los aficionados optó por marcharse. Todos los que no volvieron se perdieron el elegante disparo desde el vértice del área de Nolito. Un tanto para sentenciar un partido convulso que, por desgracia, nos dejó una imagen para la posteridad. Un triste epílogo que reabre el debate sobre la efectividad de las medidas de seguridad llevadas a cabo en los estadios.

Incluso al acabar el partido, el capitán del Villarreal, Bruno Soriano, no entendía lo sucedido: "No me cabe en la cabeza que alguien pueda hacer algo como eso y hacerlo en un campo lleno de gente. Esto es algo que estoy seguro que no lo ha hecho alguien de El Madrigal, no creo que haya sido algún aficionado del Villarreal, esta afición es muy tranquila", aseguró. Ahora habrá que ver qué decide el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol a la vista de las imágenes y la redacción del acta arbitral. Lógicamente, la sanción puede ser importante y no se puede descartar nada, aunque el club estima que no debería ser clausurado el estadio pese a la gravedad de lo sucedido.

Fernando Roig, presidente del Villarreal, compareció en rueda de prensa tras el partido para manifestar que “ha sido una animalada. Se están haciendo todas las averiguaciones. La persona que ha lanzado el objeto ha salido corriendo. La Policía está tratando de averiguar de quién se trata. Espero que caiga sobre él todo el peso de la ley”.

placeholder

El mandatario destacó que “la evacuación fue controlada y ordenada. No ha habido nada que lamentar. Condenamos este tipo de actos por parte de una persona que no representa a nuestra afición, que es muy tranquila. Tengo claro que esa persona ha venido a hacer daño al Villarreal”.

Roig insistió en que “lo ha lanzado desde una zona muy tranquila del estadio. Y muy cercana a un vomitorio para poder escapar rápidamente. Insisto, ha querido hacer mal por hacer mal, en este caso a nuestro club. Lamento mucho lo sucedido y pido disculpas por ello”.

El presidente del Villarreal subrayó que “las cámaras de seguridad pueden ser clave para localizar al individuo en cuestión. Hay testigos que le han visto. ¿Cierre del estadio? No lo valoro… El Villarreal ha demostrado que es un club tranquilo. Repito que esa persona lo ha hecho a conciencia, sabiendo lo que hacía para perjudicar al club”.

placeholder

Fernando Roig apuntó que “no ha habido ningún incidente. Doy las gracias a la seguridad privada del estadio, a la Policía Nacional y a todas las fuerzas de seguridad por el desalojo. Se ha hecho con mucho orden y me ha parecido ejemplar…”

“Estas cosas no pueden pasar en nuestra casa. No sé quién habrá sido. Después de lo que ha pasado sabíamos que era muy complicado ganar el partido”, dijo un hundido Bruno, capitán del Villarreal. Mientras, Yoel, guardameta del Celta, afirmó que “estas personas no tienen cabida en un campo de fútbol. Esa gente no viene a disfrutar del mundo del fútbol”, dijo. Mientras, Marcelino fue muy escueto, pero también muy claro: “Ha sido una mierda. ¿Por qué dar publicidad a este tema, a un loco que quiso llamar la atención? Es mejor hablar del partido”.

La victoria del Celta ante el Villarreal por 0-2 se vio salpicada por un hecho insólito. A menos de tres minutos para el final del choque, un artefacto de fabricación casera con gas lacrimógeno en su interior hacía explosión sobre el césped de El Madrigal y obligaba a suspender el encuentro durante aproximandamente un cuarto de hora. Tras una llegada local a la meta del Celta, se apreció cómo una botella empezaba a soltar humo a borbotones. Sobre el terreno de juego, los protagonistas no daban crédito a lo que acontecía. Yoel, portero del Celta, se dirigió raudo hasta su banquillo con los ojos irritados y con gesto angustiado que dejaba entrever las dificultades para respirar.

Celta de Vigo Villarreal CF
El redactor recomienda