FILTRAN UNA BRONCA QUE MARTINO DESMIENTE

Nervios, confusión y descontrol en un Barcelona desconocido

Confusión y eso que solo ha perdido un partido en toda la temporada. Los nervios y el ambiente nada tienen que ver con la derrota de Amsterdam

Foto: Martino durante un entrenamiento (Efe).
Martino durante un entrenamiento (Efe).

Confusión y eso que el actual Barcelona solo ha perdido un partido en toda la temporada. Los nervios y el ambiente nada tienen que ver con la derrota de Amsterdam. Quizás llegara como consecuencia de esa extraña convivencia, pero los nervios no han aparecido como consecuencia de doblar la rodilla en el templo de la Séptima. Es un mal que ha ido calando según ha ido avanzando la temporada. Y es que el Tata Martino no ha caído de pie ni en el vestuario ni en el club. Complicado futuro. 

Cada partido se ha convertido en un nuevo examen, iniciando la cuenta hoy en el inexpugnable San Mamés. Curiosamente con Valverde en el banquillo, el hombre que quería Zubizarreta como sustituto primero de Guardiola y después de Vilanova, pero al que el destino no le ha dejado por el momento sentarse en el banquillo del Camp Nou como entrenador azulgrana.

Sandro Rosell sabe que tiene un problema y no hablamos de su comunicación. Ese lo soluciona cambiando de director como si tal cosa. Lo que se le viene encima es un contencioso que puede terminar en institucional. Hablamos de lo deportivo, de lo que está siendo una campaña atípica pese a ese primer puesto en la Liga y al estar clasificado para los octavos de final. 

El presidente sabe que la plantilla ha dado un paso atrás, ya sea por el paso de los años o por la falta de actitud que igual llega por ese paso del tiempo. El encargado de hacer que todo funcione llegó como sustituto de emergencia y no está logrando el objetivo. Rosell lo sabe y esta semana se ha visto contra las cuerdas. Y todo por la primera derrota en veintiún partidos.

El técnico del Barcelona durante un encuentro (Efe).
El técnico del Barcelona durante un encuentro (Efe).

Una bronca desmentida

El club corrió a filtrar la reunión del vestuario tras la debacle de Amsterdam. Como ven, los topos caminan en todas las direcciones. La charla fue elevada a la categoría de bronca por los periódicos deportivos catalanes, que relataban de idéntica manera lo sucedido dentro del vestuario. Se buscaba un golpe en la mesa. Horas después el Tata hablaba de diálogo, búsqueda de soluciones. ¿Quién tiene razón? El entrenador o el club. 

Esa urgencia en hablar de bronca llega por la necesidad de dar un golpe de autoridad, algo que va en contra del carácter del entrenador. Los dirigentes azulgranas ven que plantilla y técnico están cada día más distanciados. Todo se inició con la renuncia a un estilo, a una manera de entender el fútbol. Piqué habló de cierto sometimiento hacia ese toque tan de Pep Guardiola. Lo que parecía ser cuestión de un día, se convirtió en un principio del fútbol de Martino. Algo que no ha gustado a jugadores con mucho peso dentro del vestuario y que consideran como algo más dentro de la escena que ha querido pintar el técnico para cerrar la puerta a los recuerdos.

Las rotaciones y la falta de intensidad

Los jugadores culés en un entrenamiento (Efe).
Los jugadores culés en un entrenamiento (Efe).

El distanciamiento se agudiza ante lo que los jugadores consideran faltan de trabajo, de intensidad. Acostumbrados a las formas de Guardiola y a las de Vilanova mientras las fuerzas le acompañaron, los azulgranas se han encontrado un entrenador que permanece ausente en los entrenamientos. "Se apoya en una valla e incluso algunos días se va del campo", afirma un jugador azulgrana a El Confidencial.  "Antes los entrenamientos marcaban lo que sucedía en los partidos. Ahora da igual lo que pase en el trabajo diario", sentencia.

Las rotaciones salvajes, puestas en práctica desde la primera semana, tampoco han sido entendidas por jugadores acostumbrados a apenas faltar en el once titular. Messi, Iniesta, Pedro, Piqué, Xavi, Cesc... todos han pasado por el banquillo, sin más explicación que el de la decisión técnica. Pero el detalle que más ha molestado a algunos de los futbolistas ha sido cuando un miércoles Martino se acercaba a uno de ellos y le decía: "El sábado juega". Y ese día pisaba banquillo de nuevo.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios