fue el gran objetivo para esta temporada

El Real Madrid llamó a la puerta de Leo Messi, pero el 'no' fue inmediato

Sucedió nada más acabar la pasada temporada. El Real Madrid llamó a la puerta de Leo Messi, pero el futbolista argentino respondió con un 'no' categórico

Foto: Messi y Cristiano Ronaldo, durante el último Clásico disputado en el Camp Nou
Messi y Cristiano Ronaldo, durante el último Clásico disputado en el Camp Nou

El viernes 17 de mayo el Real Madrid se quedó a oscuras. El Atlético de Madrid había ‘profanado’ el Santiago Bernabéu en una final de Copa del Rey que resolvió Miranda en la prórroga. Una mala temporada tocaba a su fin para el equipo blanco. En la sala de máquinas se empezó a pensar en el siguiente ejercicio, valorándose los diferentes objetivos que ofrecía el mercado. Como casi todos los años desde que Florentino Pérez es presidente, se imponía el fichaje de una estrella, de un futbolista que sólo con nombrarle tapara de un plumazo una nefasta temporada huérfana de títulos. Y el primero que se puso sobre la mesa fue el de Leo Messi.

El Real Madrid llamó a la puerta del argentino pocos días después de perder en casa la final de Copa. Hubo llamada al entorno más cercano de Messi para conocer la disponibilidad del jugador y, llegado el caso, poner en marcha una operación de una dimensión imponente. La cláusula de rescisión del argentino es de 250 millones y el club blanco sabía, y sabe, que negociar con el Barcelona en este asunto es imposible. Adidas, la marca que viste a Real Madrid y al ‘crack’, era una de las llaves para hacer realidad un ‘sueño prohibido’, pero la negativa del futbolista fue inmediata.

El jugador del Barcelona rechazó a las primeras de cambio iniciar cualquier tipo de negociación con el Real Madrid. Ni siquiera dio pie a que se estableciera un diálogo que ofreciera esperanzas a Florentino Pérez. La negativa fue categórica y en los despachos del Santiago Bernabéu se comenzaron a valorar otras alternativas.

Durante algunas semanas se estudió un mercado muy reducido. La contratación de una estrella estaba cantada. El Real Madrid contactó con algunos jugadores. Unos fueron imposibles de fichar y otros, como Messi, ni se plantearon cambiar de equipo. Al final, Gareth Bale se quedó como única alternativa de ‘fichaje estelar’, concretándose la operación el 1 de septiembre, cuando el mercado de fichajes estaba a punto de quedar cerrado.

La enésima renovación

No es la primera vez que el Real Madrid ‘toca’ a Messi. Hace años se produjo esta misma historia. El club blanco tanteó al círculo más íntimo del ‘10’ azulgrana. Entonces, como ahora, Leo rechazó de manera frontal y radical negociar a espaldas del Barcelona. Aunque argentino de nacimiento, considera su casa al club blaugrana y nunca se le pasó por la cabeza traicionarlo. Y mucho menos para vestirse de blanco.

No conviene olvidar lo que sucedió en septiembre del año pasado, cuando la ‘tristeza’ de Cristiano Ronaldo zarandeó las estructuras del Real Madrid como un huracán. El 2 de aquel mes, tras marcar dos goles -no celebrados- al Granada en el Bernabéu, hizo público su estado de ánimo al afirmar que “estoy triste y en el club saben las razones de ello”. Un día antes se lo dijo a la cara a Florentino Pérez, al sentirse poco respaldado por el club en la entrega de los Premios UEFA. A aquella cita, el Real Madrid estuvo representado por Emilio Butragueño y el directivo Pedro López. Ronaldo lanzó un órdago, siendo respondido por el presidente, según trascendió, con un “si quieres irte, antes trae el dinero para fichar a Messi...”.

En esta oportunidad, a finales del pasado mes de mayo, la renovación de Cristiano Ronaldo ya estaba prácticamente cerrada, olvidada la ‘tristeza’ que puso en peligro la relación del portugués con el Real Madrid. El plan era juntar a los dos mejores futbolistas del planeta esta misma temporada. Pero la puerta de Messi estaba cerrada con llave. No hubo nada que hacer.

El Barcelona, por enésima vez, se verá obligado a ‘retocar’ el contrato de Messi. El aterrizaje de Neymar en el Barcelona y el nuevo contrato del que disfruta Ronaldo en el Real Madrid obligan a ello. Sin embargo, esta mejora no acaba de llegar y el futbolista empieza a impacientarse, como informaba El Confidencial el pasado viernes. La nueva ficha de Messi podría dispararse a los 20 millones de euros limpios por temporada, pero las negociaciones con el club no avanzan con la celeridad que desearían el interesado y su padre, que ejerce las veces de representante.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios