A LA UNA Y MEDIA CONOCÍA EL ONCE AZULGRANA

Carlo Ancelotti tiró de 'topo' y espías para conocer la alineación del Barcelona

Horas antes de que diera comienzo el Clásico, Carlo Ancelotti ya tenía el once inicial del Barcelona. Esta vez topos y espías hicieron su trabajo a la perfección

Foto: Carlo Ancelotti durante el Clásico (Imago).
Carlo Ancelotti durante el Clásico (Imago).

Una de espías y de topos. Al ver a Messi en la banda y alejado de su hábitat, el entorno presidencial del Real Madrid, curiosamente periodistas algunos de ellos, iniciaron la búsqueda a la explicación del posible motivo que llevó a Martino a prescindir del lugar en donde el argentino hace más daño. Ya está, pensaron los más avispados. "El famoso topo ha vuelto", afirmaban algunos. Lo que no se ha dicho es que el técnico madridista sabía desde la una y media de la tarde, el equipo que su compañero Martino iba a colocar sobre el verde del Camp Nou.

Ancelotti presionó en el vestuario para que tiraran de amigos para conocer al detalle los elegidos por el técnico argentino. Quería tener información y al final uno de sus jugadores logró tener la alineación del Barcelona en tiempo y hora. Sus espías funcionaron, como también los periodistas que supieron el once del Real Madrid para darlo a conocer, pero se demostró que el italiano no tuvo suficiente cintura para reaccionar y cambiar su plan inicial, que tal y como se demostró fue un fracaso deportivo.

Presupuestos de más de 500 millones de euros, sesudos estudios de los rivales, de lo que hacen, de lo que entrenan para que al final todo dependa de un topo, de una información nacida en el vestuario del eterno enemigo. Lo más curioso de todo es que en muchos casos sean los propios periodistas los que busquen o señalen al famoso topo en lugar de encontrar información. En la zona noble del Bernabéu no gustó que se diera a conocer las sorpresas preparadas por Ancelotti, pero en lo que no repararon es que el italiano trabajó en el mismo sentido en las horas previas al Clásico.

Los enfrentamientos entre Real Madrid y Barcelona han rebajado la tensión de la 'era Mourinho', pero han quedado secuelas de esa guerra que empezó siendo fría y terminó siendo ardiente al máximo. El portugués no podía con las llamadas filtraciones, con los topos, con aquello de que el rival conociera las alineaciones. Tras comprobar cómo funcionaba el vestuario, Mou decidió no dar la alineación hasta hora y cuarto antes del partido. La filtración de la presencia de Pepe como mediocentro en un partido fue la gota que colmó el vaso y a partir de la cual Mourinho decidió blindar la concentración del Real Madrid, dando la alineación diez minutos antes de que los jugadores se subieran al autobús.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios