LAS DECISIONES DEL PRESIDENTE NO CUAJAN

Alarmas encendidas por la pérdida del 'seny' en el actual Barcelona de Rosell

La opinión pública de la Ciudad Condal está empezando a alzar la voz ante decisiones que creen están llevando al Barcelona a perder su identidad

Foto: Aficionados en la grada de animación del Camp Nou (Efe).
Aficionados en la grada de animación del Camp Nou (Efe).

Hay cosas que están cambiando en el Camp Nou. Una serie de variaciones que no tienen nada que ver con las modificaciones que el Tata Martino ha introducido en el estilo del equipo desde que cogió las riendas. Las medidas que está tomando Sandro Rosell no han pasado desapercibidas y la opinión pública de la Ciudad Condal está empezando a alzar la voz ante una serie de decisiones que creen está llevando al club a perder su identidad, ese ‘seny’ y esos 'valors' de los que tanto ha presumido históricamente el Barcelona. Los primeros síntomas llegaron con los extraños ‘despidos’ de Abidal y Pete Mickeal o la grada de animación, una forma encubierta de dar paso a los Boixos Nois, grupo radical que el anterior presidente, Joan Laporta, logró neutralizar prácticamente. El último ejemplo llega con el cambio respecto a los niños menores de siete años: deberán pagar el importe íntegro de la entrada si quieren ver el Clásico cuando, hasta ahora, accedían gratuitamente.

Esta polémica medida de Sandro Rosell ha levantado ampollas. El presidente del Barcelona asegura que prefiere “ver un titular en un periódico que diga que no dejo entrar a los niños a otro que diga que he matado a uno”. La directiva azulgrana asegura que quieren seguridad máxima en un partido del calibre del Clásico atendiendo a una ley de 2007 que dice que nadie puede acceder a un espectáculo sin entrada. Una norma no respetada en el Camp Nou donde, hasta ahora, los menores de siete años entraban gratis. Algo que, por ejemplo, no sucede en el Santiago Bernabéu. Tras la polémica suscitada, se ha creado una comisión que buscará una alternativa dentro de la legalidad aunque Jordi Cardoner, vicepresidente, aseguraba en Barça TV que el objetivo es “lograr que los menores de siete años puedan asistir como siempre”. Hasta que la solución llegue, parece que la medida se extenderá al resto de partidos de Liga y podría ser adoptada por el resto de disciplinas del club.

Sea como sea, varias voces influyentes no terminan de ver con buenos ojos esta decisión, como se desprende echando un vistazo a la prensa catalana de las últimas horas. Han levantado la voz porque de un tiempo a esta parte creen que la identidad del Barcelona presenta síntomas de haber enfermado. Apuntan a que el ‘seny’ y los ‘valors’, que con tanto orgullo defienden y difunden, se están perdiendo. Y es que parecen haber perdido de vista lo que reza el epígrafe ‘Identidad’ que aparece en la página web: “Para ser més que un club (‘más que un club’) también en el mundo, hay que globalizar a este Barça que se preocupa por su gente. Hay que globalizar al Barça solidario y humanitario. Es una decisión estratégica coherente con la historia del club”. Y esto antes de ensalzar la colaboración con Unicef, el respaldo de los Objetivos del Milenio y la aportación del 0’7% de su presupuesto a estas labores filantrópicas.

El fichaje de Neymar y los ‘despidos’ de Pete Mickeal y Abidal

Sentados los principios, el paso del tiempo y algunas decisiones parecen haber dado razones para que haya cierto malestar por haberse desviado del camino marcado. A la nueva medida respecto a los menores de siete años, hay que añadir las malas relaciones de la actual directiva con Johan Cruyff, una figura externa al club que representa a la perfección de estos valores, o el visto bueno que se dio a la grada de animación. Este espacio ha servido para volver a abrir las puertas del estadio a los seguidores más radicales de forma encubierta. Una parte de la afición contra la que Joan Laporta luchó en su mandato para terminar expulsándolos del Camp Nou. Algo muy aplaudido en su momento.

El plano deportivo también tiene alguna china en el zapato. La más reciente hace referencia al fichaje de Neymar. El brasileño ha llenado de ilusión a unos aficionados que no terminan de ver claramente las cifras del traspaso y es que el club no dudó a la hora de ocultar algunos de los datos acerca de lo pagado por el delantero, quizá para que no se concreten las escandalosas cifras de un traspaso así en los tiempos que corren. A esto hay que sumar la actuación del club con Abidal y Pete Mickeal: apoyó a ambos jugadores cuando éstos hicieron públicas sus enfermedades, les hicieron saber que contarían con ellos y llegado el momento definitivo prescindieron de sus servicios de forma precipitada y poco delicada. Actuaciones que no gustaron y que recibieron numerosas críticas. Y es que el vaso empieza a llenarse y si se sigue esta línea, parece que la gota que lo colme no tardará en llegar a un Barcelona dirigido por Sandro Rosell donde a muchos culés cada vez les cuesta más percibir los ‘valors’ y el ‘seny’ de los que tanto presumen.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios