Es noticia
Menú
Sánchez Arminio: "No consiento que algunos árbitros apliquen un reglamento diferente"
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL JEFE ARBITRAL CREE QUE A MATEU LAHOZ LE PERJUDICARON LOS ELOGIOS DE MOURINHO

Sánchez Arminio: "No consiento que algunos árbitros apliquen un reglamento diferente"

Vuelven a estar señalados, la verdad es que nunca dejan de estarlo. Muchos se escudan en ellos para tapar su mediocridad o la ausencia de buenos

Foto: Sánchez Arminio: "No consiento que algunos árbitros apliquen un reglamento diferente"
Sánchez Arminio: "No consiento que algunos árbitros apliquen un reglamento diferente"

Vuelven a estar señalados, la verdad es que nunca dejan de estarlo. Muchos se escudan en ellos para tapar su mediocridad o la ausencia de buenos resultados. Son atacados por presidentes, jugadores, afición y ahora también por los técnicos, que ven cómo en cada jornada alguno de ellos tiene que terminar de ver el partido desde el palco. Claro está, hablamos de los árbitros, el escudo perfecto para justificar los goles fallados a puerta vacía o las incongruencias tácticas de unos y otros. El Confidencial ha tenido ocasión de hablar con Victoriano Sánchez Arminio, el presidente del colectivo. "¿Huelga de los entrenadores? No me haga reír. Lo que deben hacer es respetar más al árbitro y calmar a toda la gente que hay en los banquillos. Deben dar ejemplo y no ser los primeros en protestar todo. No vamos a cambiar y seguiremos aplicando el reglamento", afirma respecto a la polémica que no cesa y que ya ha costado ocho expulsiones a entrenador de Primera División. 

Pregunta: ¿Se utiliza al árbitro como justificación para todo lo que pasa en el fútbol español?

Respuesta: Siempre van buscando la disculpa con nosotros. Se amparan en el más débil, en el árbitro, cuando lo único que queremos o intentamos por todos los medios es hacerlo lo mejor posible por el bien del fútbol. El árbitro tiene ante sí unas leyes que tiene que hacer respetar. Algunas pueden no llegar a gustarnos, pero llegan desde FIFA y hay que aplicarlas. Lo que está ocurriendo tiene solución. Si ellos quieren, claro está.

P: ¿Por dónde pasa esa solución?

R: Muy sencilla, comportarse como debe hacerlo un deportista. Esto no significa que en un momento puntual uno pueda salir del banquillo y hacer un gesto. El problema es que se ha convertido en rutina y tras ellos salen todos: utileros, médicos, suplentes... No es bueno para el fútbol y nosotros tenemos que poner freno y hacer hincapié para que se respeten las normas.

P: Los entrenadores están en pie de guerra...

R: Los técnicos saben que se la juegan si no entra la pelota, pero tienen que darse cuenta que ellos no son los únicos que trabajan, que hay más gente. Se tienen que dar cuenta de que hay que respetar a todos los estamentos. Estoy seguro de que usted nunca habrá visto a un árbitro criticando o faltado al respeto a un entrenador o a un jugador. Sólo pedimos que ellos atiendan a las reglas del juego. En ocasiones dan la sensación de que las desconocen o que no les hacen llegar las circulares o las nuevas normativas.

P: ¿Sorprendido con la actitud de los entrenadores?

R: Hasta cierto punto no, porque ellos quieren que sus equipos estén arriba cueste lo que cueste. Ellos tienen un área técnica para dirigir a sus equipos, pero lo que no pueden pretender es dirigirnos a nosotros. Además, en el banquillo hay multitud de gente. Se genera confusión porque al deportista tampoco le puedes tener atado, pero es que hasta entran en el terreno de juego cuando está prohibido. O lo reconducimos o se nos va de las manos.

R: Sí. Claro que ha habido fallos, pero estoy satisfecho. La temporada está siendo buena, pero dentro de poco nos reuniremos para analizar todo.

P: ¿Son buenos los árbitros españoles?

R: Muy buenos, por lo menos mucho mejores de lo que se piensa de ellos en España. No paran de pedirnos árbitros para que vayan a pitar a muchos países. Hay diez internacionales, el cupo máximo. Nos respetan mucho fuera de España. Cualquiera de los veinte pueden pitar cualquier partido. Están preparados para todo. Además, hay directores de banca, médicos, abogados, psicólogos... y físicamente ni se imagina. Ya no hay imágenes de árbitros tirados en el suelo cuando pasan las pruebas. 

P: ¿En qué ha mejorado el árbitro español?

R: Cada vez están más centrados, más dentro de la competición. Ten en cuenta que ahora cada dos semanas están pitando. Por temporada arbitran en 20 o 21 partidos en primera y otros dos o tres de Copa. Están preparados y cumpliendo las expectativas marcadas. Fue un acierto reducir a veinte el número de árbitros de Primera.

P: ¿Cumplen con todas las normas que les marcan desde el Comité Técnico?

R: Los criterios los tenemos unificados, pero en ocasiones las jugadas no son iguales en el terreno de juego. Veinte árbitros no pueden pensar igual. 

P: ¿Ha habido errores?

R: Claro que existen fallos. El Comité Técnico está preocupado y por eso ha habido árbitros en el banquillo.

P: ¿Entienden los árbitros el castigo?

R: Sí que lo entienden porque saben que es la única manera de mantenerles en vilo. No pueden hacer lo que crean conveniente, si no lo que está estipulado porque hay alguien que les está controlando. No les vamos a consentir que cada uno se saque un reglamento distinto. El reglamento sólo es uno y todos los árbitros tienen que ponerlo en práctica. Cada uno tiene su estilo de arbitrar, de señalar, de correr, pero para todos el reglamento es el mismo. Hay que analizar las jugadas tanto técnicamente como disciplinariamente. Las reglas están ahí y están escritas. Hay normas que no me gustan, pero tengo que cumplirlas. Nosotros no legislamos, aplicamos el reglamento. 

P: ¿Se lo ha tenido que recordar a algún árbitro esta temporada?

R: Si, claro que sí. 

P: ¿A Mateu Lahoz, por ejemplo?

R: Me gusta su  manera de arbitrar, pero se tiene que ajustar al reglamento. No puede pitar lo que le dé la gana. No puede enseñar la tarjeta cuando quiera. Hay amonestaciones que están estipuladas y hay que cumplirlas y sacarlas. Si no las sacas, estás perjudicando a un club y beneficiando a otro, que no es tu labor.

P: ¿Le perjudicó lo bien que habló Mourinho de él y su manera de arbitrar?

R: Pienso que sí, quizás ha visto cosas fuera de lo normal y le han llevado a creerse cosas que no deben ser.

P: Mourinho está más tranquilo, ¿no?

R: No ha habido queja alguna sobre él. Comportamiento perfecto hasta el momento. 

R: Simplemente está aplicando el código sancionador. Nada más. El nuevo presidente está invitado a compartir la próxima reunión, para que todos nos conozcamos.

P: ¿Está satisfecho Villar con  la actuación de los árbitros?

R: Se siente orgulloso de ellos.

P: El fútbol inglés empieza a cuestionar a los árbitros...

R: Es que antes a los árbitros en la Premier se les respetaba. Ahora, todo ha cambiado porque han llegado jugadores sudamericanos y de otros lugares que les protestan, que les intentan engañar y sufren, no están preparados para ello. Han querido que los árbitros españoles vayan a las islas para aprender de ellos. Les aprietan y sufren. 

P: ¿Tiene un número uno del arbitraje a nivel mundial?

R: Para mí, el mejor es Mark Clattenburg, el que tuvo el problema en el pasado Chelsea-Manchester United. Apunta muy alto.

P: ¿Y en España?

R: Hay un grupo muy bueno. FIFA nos pide a nuestros colegiados para hacer cursos y demás.

Vuelven a estar señalados, la verdad es que nunca dejan de estarlo. Muchos se escudan en ellos para tapar su mediocridad o la ausencia de buenos resultados. Son atacados por presidentes, jugadores, afición y ahora también por los técnicos, que ven cómo en cada jornada alguno de ellos tiene que terminar de ver el partido desde el palco. Claro está, hablamos de los árbitros, el escudo perfecto para justificar los goles fallados a puerta vacía o las incongruencias tácticas de unos y otros. El Confidencial ha tenido ocasión de hablar con Victoriano Sánchez Arminio, el presidente del colectivo. "¿Huelga de los entrenadores? No me haga reír. Lo que deben hacer es respetar más al árbitro y calmar a toda la gente que hay en los banquillos. Deben dar ejemplo y no ser los primeros en protestar todo. No vamos a cambiar y seguiremos aplicando el reglamento", afirma respecto a la polémica que no cesa y que ya ha costado ocho expulsiones a entrenador de Primera División. 

Victoriano Sánchez Arminio