CELTA, BETIS Y RAYO, EN ASCENSO Y CON PROBLEMAS ECONÓMICOS

La ley concursal 'lidera' la Segunda división

El ascenso a Primera es el final del túnel para los equipos históricos que pueblan la división de plata del fútbol español. A estas alturas de

Foto: La ley concursal 'lidera' la Segunda división
La ley concursal 'lidera' la Segunda división

El ascenso a Primera es el final del túnel para los equipos históricos que pueblan la división de plata del fútbol español. A estas alturas de temporada, tres de ellos van por muy buen camino, al menos, en la clasificación. Celta de Vigo, Rayo Vallecano y Real Betis están haciendo los deberes en el plano deportivo y ocupan las primeras plazas de la tabla con relativa ventaja respecto al cuarto. Pero su realidad económica es totalmente opuesta y está dominada por dos palabras muy explícitas: ley concursal.

Aunque la situación de cada uno de ellos en relación con la ley que regula la antigua suspensión de pagos es muy diferente. Mientras el Rayo (en plena recuperación futbolística tras su paso por 2ªB) acaba de solicitar el concurso de acreedores y está a la espera de que el juez dé el ok, los problemas de Celta y Betis vienen de largo. Ambas entidades se vieron sorprendidas por la crisis financiera mundial precisamente cuando la mala marcha deportiva ya había propiciado una debacle económica tras años de derroche. Ahora se pasean cada fin de semana por los campos de Segunda, pero no hace ni diez años que en sus respectivos estadios sonaba el himno de la Liga de Campeones.

Los gallegos fueron de los primeros clubes en acogerse a la concursal, proceso judicial que permite demorar los pagos a los acreedores y refinanciar la deuda, evitando la desaparición de la sociedad. Fue en el verano de 2008, cuando la deuda del Celta superaba los 80 millones de euros. Dos años y medio después y gracias a su política austera (firma contratos de como mucho 300.000 euros por temporada), los vigueses han conseguido reducir lo que adeuda a poco más de 20 millones. De hecho, el ascenso a Primera prácticamente le garantiza al Celta la vuelta a la normalidad financiera.

El Betis es caso aparte. La polémica gestión que durante años ejerció Manuel Ruiz de Lopera ha ocasionado una severa intervención judicial. La sesuda investigación ha destapado varios delitos societarios y la juez que llevaba el caso determinó una nueva cúpula donde Rafael Gordillo era la cabeza visible. Después de este largo proceso, el pasado 17 de enero entró oficialmente en la ley concursal. Entonces, los verdiblancos marchaban líderes destacados de Segunda, pero justo después de decretarse el concurso de acreedores, la situación económica ha afectado al plano deportivo: los sevillanos perdieron cinco partidos seguidos desde ese día, racha que rompieron este mismo domingo ganando en casa al Albacete. Ahora, están en la tercera plaza, que a partir de este año no da acceso directo a Primera, sino sólo si se gana una promoción contra cuarto, quinto y sexto.

La plantilla del Rayo se moviliza

Y para el entrenador rayista, José Ramón Sandoval, la principal preocupación desde la semana pasada es conseguir que sus jugadores no se descentren y no repitan la mala racha del Betis. De momento van por un camino parecido (un punto de nueve posibles), y este domingo además de ser goleados en Huesca, los jugadores protagonizaron un espectáculo esperpéntico para protestar por su situación.

Tras destaparse la quiebra del emporio Nueva Rumasa el pasado día 17, la familia Ruiz-Mateos solicitó el concurso de acreedores también para otra de sus empresas, el Rayo Vallecano. Y aunque en un principio se le aseguró a la plantilla que cobrarían sus salarios a medio plazo, el pasado viernes el propio José María Ruiz-Mateos recibió en su casa a los futbolistas para anunciarles que, para empezar, este mes no iban a recibir sus nóminas. Aunque la presidenta Teresa Rivero asegure que cobrarán todo antes de final de temporada, El Confidencial ha averiguado que el club vallecano se encuentra en una situación límite. No cuanta con apenas liquidez, por lo que no tiene ni para pagar las tasas arbitrales del fútbol base y adeuda varias nóminas a los empleados menos remunerados

Para los tres, subir a la Liga BBVA solucionaría muchos de sus problemas. Los ingresos por derechos televisivos se multiplican prácticamente por diez al conseguir el ascenso. En la larga lucha de 42 jornadas que acostumbra a vivirse en la división de plata, este año parece tener ventaja el Celta. Pero Rayo y Betis aún mantienen un importante margen en la clasificación, aunque es complicado que en un equipo de fútbol la situación económica no afecte a la deportiva.

Descubre más e interactúa en nuestra página de Facebook: EC Deportes

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios