EL ANDALUZ ANUNCIA QUE NO ASISTIRÁ ESTA NOCHE A UN ACTO PROGRAMADO

Ramos y Piqué abren una brecha en la defensa de la Selección

El clásico del lunes dejó mensajes de todo tipo. Por un lado, el futbolístico. No hay color. Cuando la pelota recibió el trato que se merece

Foto: Ramos y Piqué abren una brecha en la defensa de la Selección
Ramos y Piqué abren una brecha en la defensa de la Selección

El clásico del lunes dejó mensajes de todo tipo. Por un lado, el futbolístico. No hay color. Cuando la pelota recibió el trato que se merece se hizo amiga del Barcelona, que la adormeció entre las botas de artistas como Xavi, Iniesta y Messi. El Real Madrid apenas tuvo roce con ella y, por tanto, no pudo poner sobre el césped ese demostrado vigor que le había llevado a pensar que podría estar a la altura de la máquina azulgrana.

El partido dejó más mensajes. El más llamativo tuvo lugar en el último minuto del partido y tuvo a Sergio Ramos como gran protagonista. Una fea patada a Messi dejó ver la impotencia que sentía él y todo el madridismo. Reacción antideportiva, pero hasta comprensible. Lo que algunos quizás no entendieron bien fue su reacción cuando se acercaron a él algunos compañeros de la selección que ayer, lunes, vestían de azulgrana. El manotazo a Puyol y los empujones a Piqué y Xavi demuestran que hay algo más, que la relación no es tan fluida como parece en la convivencia en la Ciudad del Fútbol.

Hasta ahora, salvo algún incidente aislado durante las concentraciones, la relación la han llevado más o menos bien, pero en los últimos meses la distancia se ha hecho mayor, tal y como quedó demostrado en el Camp Nou. Es cierto que al término del partido algunos de los implicados hablaron, pero lo cierto es que no se llevan bien, que cada día hay más diferencia en la manera de pensar y de actuar entre jugadores como Ramos y Piqué. 

Ramos anuncia su ausencia en un acto público programado para hoy

Este martes a las 20:30 horas, Sergio Ramos era el protagonista de la presentación de un catálogo benéfico que la firma Chocrón presenta en el Casino de Madrid y en donde participa de forma desinteresada junto a la modelo Nieves Álvarez, la escritora Espido Freire, el cantaor José Mercé o el ex jugador de waterpolo y actual relaciones públicas del Barça Manel Estiarte, entre otros. Pero después del mal trago del clásico y su actitud final, el andaluz ha anunciado que no asistirça a tal acto.
 
Ramos y Piqué en plena disputa.Además, iban a acompañarle Arbeloa y Xabi Alonso, único jugador del Real Madrid que ha hablado desde que terminó el partido ante el Barcelona, pero como es lógico tampoco estarán presentes en la presentación. Y es que el club blanco quiere manejar al ciento por ciento todos los mensajes y por eso ha decidido poner punto en boca a sus jugadores hasta que no haya definido antes la estrategia a seguir tras el correctivo del Camp Nou.

La cara opuesta a la de Sergio Ramos, que todo sea dicho, está bastante afectado por su actuación final en el partido, es la de Carles Puyol. El capitán azulgrana sí que entiende a la perfección lo que representa llevar el brazalete en su brazo izquierdo. Este lunes era el primero en celebrar el triunfo con la afición, pero su reacción al ver como Piqué (a quien le sobran algunos gestos) y Busquets paseaban al cielo de la Ciudad Condal su mano abierta, fue digna de resaltar. Les gritó y les mandó que pararan, que cambiaran su actitud. El simple gesto de silencio bastó para que los dos cerraran la mano. Piqué le preguntó a la distancia y Puyol le volvió a decir que silencio. Bastó un gesto del capitán para frenar la euforia mal llevada de los dos jugadores salidos de la cantera azulgrana.
 
Cristiano, al límite de la ansiedad

En el partido hubo mucha tensión, demasiada. A Guardiola le volvió a sobrar algún gesto como el que tuvo ante Cristiano Ronaldo de vacilarle con la pelota, pero el portugués demostró que en estos choques acelera aún más su ya de por sí rápido organismo. Demostró que se pasea en el límite de la ansiedad, que no sabe manejar el escenario. A partir del número del entrenador azulgrana, perfectamente secundado por Valdés, desapareció del partido. ¿Táctica? No sería extraño.

En lo que también debe tener cuidado el ex del Manchester es en sus declaraciones de antes del partido. Y es que los jugadores azulgrana reconocieron al término del partido que sus declaraciones en las que hablaba de que el Barça no les iba a meter ocho les sirvieron de estímulo. Poco faltó.
 
Descubre más e interactúa en nuestra página de Facebook: EC Deportes
Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
68 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios