"PAPÁ, YO NO TENGO LA CULPA DE QUE SEAS ÁRBITRO"

El último duelo de Medina, 'amigo' de Zidane y el del "cochinillo"

Esta noche, en el viejo Mestalla, una mitad de España se romperá las manos y desgañitará para animar al Athletic de  Bilbao, la otra mitad será

Foto: El último duelo de Medina,  'amigo' de Zidane y el del cochinillo
El último duelo de Medina, 'amigo' de Zidane y el del "cochinillo"

Esta noche, en el viejo Mestalla, una mitad de España se romperá las manos y desgañitará para animar al Athletic de  Bilbao, la otra mitad será azulgrana. En medio de la locura copera, un hombre enjuto y vestido de negro tendrá los ojos más abiertos que nunca, aunque no podrá impedir que su corazón bombee a reventar. Se trata de Luis Medina Cantalejo, que dirigirá el último partido de su carrera. Es el árbitro.

Luis nació en Sevilla, es hijo y nieto de árbitros. Aunque él no va a decir ni mú, su abuelo, su padre y él mismo tienen la sangre roja, roja sevillista. Este hombre, de hablar pausado y mirada clara, que luce moreno en las orillas de Costa Ballena (Cádiz), siempre ha tenido vista de lince y piernas de fondista. Humilde, jamás bajó los ojos ante los iracundos. Y cada vez que pudo cargó pólvora de justicia y disparó. Que le pregunten, si no, a Zidane. El francés embistió al pecho del italiano Materazzi en la finalísima de Alemania-06, Medina, que andaba de cuarto árbitro, avisó al pinganillo del argentino Elizondo, el árbitro principal, que no vio la trifulca, y no dudó un segundo al mostrar la roja a Zidane. “¿Qué le pasó”, preguntó el árbitro. “Nada, que cometí un error”, respondió Zi-zou, sin mirar atrás y yendo al vestuario. "Bárbaro, Luis" felicitó  Elizondo a su compañero de banda.

Medina Cantalejo, no obstante, se queja del intento de criminalización en España de su decisión, “y nadie repara que Zidane ha sido expulsado más veces que Pablo Alfaro”,  comentó el colegiado en una jornadas que para estudiantes organizó la Federación Andaluza de Fútbol.De Luis se acuerdan sus amigos y aficionados, entre los que se cuenta Guus Hiddink, entrenador de Australia en el Mundial Australiano: “Nos echó Medina, cuando pitó un penalti inexistente de mi defensa sobre Grosso. Era el minuto 95, maldita sea”.

Aguantó el tipo aquel año de 2002, en un Barça-Real Madrid, cuando algún cachondo arrojó a Figo una cabeza de cochinillo. ¿Quién se comió el resto? Preguntaron a Villar, que no se atrevió a cerrar el campo azulgrana y, sin embargo, acribilló a cerrojazos a Sevilla y Betis.La última gesta que árbitro Luis fue un Arsenal-Chelsea, duelo en la cumbre europea, que se saldó con una borrachera de goles (4-4) y fútbol, llegando a ser calificado por algunos rotativos londinenses como el mejor duelo europeo de la historia.

Luis Medina, un tipo íntegro, asegura que su juez es el corazón y su mano el sentido común. En aquella reunión de estudiantes dijo: "Yo sé perfectamente qué lunes tengo que comprar prensa y cuáles no. A veces le digo a mi familia que no pongan las noticias de las 15:00, porque sé perfectamente lo que va a venir. Yo tengo tres hijas, y la mayor, que tiene 15 años, me llegó a decir una vez: papá, yo no tengo la culpa de que seas árbitro”.

Pero un árbitro y persona de pies a cabeza, un colegiado que hoy no cambiaría la final de esta noche  “por nada del mundo”, y que se sentirá orgulloso por haber llegado a meta, con la conciencia limpia, el pecho lleno de medallas y mejor que nunca. “Lo que mejor me puede pasar esta noche es que pase desapercibido”. Seguro que no, míster. Para eso están los francotiradores.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios