El 'Ferrari' que se convirtió en leyenda al igualar a 'La Saeta'
  1. Deportes
  2. Fútbol
RAÚL GONZÁLEZ, UN EJEMPLO A SEGUIR

El 'Ferrari' que se convirtió en leyenda al igualar a 'La Saeta'

Raúl González, bautizado por su amigo Fernando Hierro como el 'Ferrari' que batiría todos los récords, hace crecer su leyenda en el Real Madrid, al igualar

placeholder Foto: El 'Ferrari' que se convirtió en leyenda al igualar a 'La Saeta'
El 'Ferrari' que se convirtió en leyenda al igualar a 'La Saeta'

Raúl González, bautizado por su amigo Fernando Hierro como el 'Ferrari' que batiría todos los récords, hace crecer su leyenda en el Real Madrid, al igualar como máximo goleador de la historia del club con 307 tantos a 'La Saeta', un mito del madridismo como Alfredo Di Stéfano. El 5 de noviembre de 1994 comenzó la cuenta goleadora de Raúl, un futbolista que ya es leyenda blanca. En un estadio Santiago Bernabéu abarrotado. A pase del danés Michael Laudrup, colocó en la escuadra un zurdazo con efecto al equipo en el que se formó, el Atlético de Madrid. Jorge Valdano le había hecho debutar siete días antes en La Romareda ante el Real Zaragoza. Desde ese instante, hasta el gol que este sábado abrió el camino de la victoria en Los Pajaritos, catorce años después, Raúl ha marcado el veinte por ciento de los tantos oficiales del Real Madrid hasta alcanzar al venerado Alfredo Di Stéfano.

El 7 blanco siempre impone sus números en su carrera. Los que le señalan como máximo goleador de Liga de Campeones (64 tantos), de la selección española (44 tantos), de la Liga entre jugadores en activo (214 tantos). Va agotando retos, aunque a sus 31 años su hambre de éxito no disminuye. Raúl, ejemplo de sacrificio, levanta a la afición del Bernabéu a base de esfuerzo. Siempre eleva el bien del equipo a sus récords personales. Siempre fue la extensión en el campo de cada entrenador del Real Madrid. Han pasado muchos técnicos, también presidentes. Lo único que el tiempo no modifica son los goles del capitán, que ahora apela a su oportunismo, siempre dentro del área donde muestra su instinto matador. La leyenda del 7 se ha forjado a ritmo de gol. La mayoría con su pierna zurda en jugadas para la historia en las que ha patentado dos formas de definir ante el portero.

Una, el 'aguanís' que trasladó de las calles de Villaverde en las que se crió a la final de la Copa Intercontinental de 1998, con el que dio el triunfo al Real Madrid ante el Vasco de Gama. Y su famosa 'cuchara', con la que aguanta el mano a mano ante el portero, que termina cayendo al césped mientras ve como la pelota, picada suave, le supera por arriba. De una larga lista, Raúl siempre recuerda la que le hizo a Hesp en un clásico ante el Barcelona, que dejó una de las imágenes más recordadas del capitán, mandando callar al Camp Nou llevándose su dedo índice a la boca.

Son otros tiempos. Un estilo de fútbol diferente. No impide que Raúl ya iguale a Di Stéfano como máximo goleador del Real Madrid y que esté a sólo dos goles de hacerlo en Liga. Subir hasta el primer puesto, ocupado por Zarra es uno de sus últimos objetivos individuales. Está a 37 goles de lograrlo y tiene tiempo por delante. De momento, hasta el 30 de junio de 2011, aunque su contrato vitalicio permitirá que sea él mismo quien decida el momento de su adiós. Para igualar a un mito, como es Di Stéfano, le faltan dos Ligas y dos Copas de Europa. La reverencia que le dedicó Fabio Cannavaro, Balón de Oro y campeón del mundo con Italia, es extensible al fútbol español. Representa el triunfo de la perseverancia. La picardía de un goleador. El éxito de un luchador incansable asociado con el gol.

Raúl Jiménez Alfredo di Stéfano