Es noticia
Menú
Quién es Lovro Majer, el heredero de Modric que hizo olvidar a Camavinga
  1. Deportes
  2. Fútbol
El deportista a seguir

Quién es Lovro Majer, el heredero de Modric que hizo olvidar a Camavinga

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Lovro Majer, la estrella del Stade Rennais. (Reuters/Stephane Mahe)
Lovro Majer, la estrella del Stade Rennais. (Reuters/Stephane Mahe)

Fue en septiembre de 2011 cuando empecé a fijarme en un tal Luka Modric. Ya llevaba varias temporadas jugando al más alto nivel, entre el HSK Zrinjski Mostar, el Inter Zapresic, el Dinamo de Zagreb y el Tottenham pero, como suele pasar en la vida, las cosas buenas se encuentran por casualidad. Aquel día, los Spurs se enfrentaban al Liverpool y la intención inicial de ver el encuentro era descubrir a Gareth Bale, el talento galés del que se empezaba a hablar. Pero no habían pasado ni seis minutos de partido cuando sucedió algo espectacular: un golazo de Modric desde la frontal del área que se coló por la escuadra izquierda de Pepe Reina.

El Tottenham pasó por encima del Liverpool en aquel partido (4-0) y Modric dio un recital de fútbol. El croata, jugando como mediapunta, dio una verdadera lección de juego, no solo por su gol, sino porque lo hizo todo bien aquel día: desde la distribución a la presión, daba la sensación de que el menudo jugador era capaz de estar en todos los lugares del campo y de hacerlo todo bien. La manera de conducir la pelota, la inteligencia para mover a su equipo y lo difícil que era quitarle el balón me impresionaron. Por esa razón no me extrañó que, menos de un año después, José Mourinho pidiera insistentemente su contratación para el Real Madrid.

Foto: Victor Wembanyama, un gigante de 2,20 metros. (Francia)

Curiosamente -como ha pasado con muchas estrellas- fue muy discutido en sus inicios, pero tenía una explicación: llevaba toda la vida jugando 20 metros por delante de donde lo quería Mou, convencido de que en esa nueva ubicación podría desarrollar mucho mejor su fútbol. Posiblemente, fue en aquel partido de Old Trafford, con su golazo, en el que el madridismo empezó a ver en el croata a un jugador de futuro. Una década después, no hay discusión sobre él: es uno de los mejores del mundo, Balón de Oro incluido, y uno de los responsables directos de la época más dorada del Real Madrid. Y, ahora, ya empiezan a aparecer sus sucesores.

Posiblemente, por estilo y por forma de jugar, el centrocampista que más se parece a Modric es el galo Maxence Caqueret... pero hay un jugador que sigue los mismos pasos del '10' madridista, es de su misma nacionalidad y está dispuesto a asumir los galones que dejé Luka el día que cuelgue las botas. Y, por si fuera poco, desde siempre ha sido su ídolo. Hablamos de Lovro Majer, un joven de 23 años que se ha convertido en la gran sensación de su país y que puede presumir de que uno de sus mejores recuerdos sea saliendo al campo de la mano de Modric. Y, además, ha sido el encargado de hacer olvidar a Eduardo Camavinga. Casi nada.

Majer nació en Zagreb en 1998. Cuando solo era un crío, viendo fútbol, descubrió que él quería ser como Modric, el que era gran ídolo del Dinamo por aquel entonces. De hecho, empezó a tomarse más en serio el fútbol gracias a él y, solo un par de años después, entraba en las categorías inferiores del equipo. Lo que nadie podia imaginar es que pronto despuntara como uno de los jóvenes talentos del club y, como tal, fuera el elegido para salir al césped de la mano de Modric en la final de Copa entre Dinamo y Hajduk Split de 2008. Pero era solo el comienzo de sus sueños: había conocido a su ídolo pero quería más.

Año tras año, Majer fue mejorando sus prestaciones y demostrando que lo tenía todo para ser profesional. Tras quemar etapas a toda velocidad, seria en el NK Lokomotiva en el que debutaría en la primera división croata con solo 16 años. Tras dos grandes temporadas, el Dinamo de Zagreb volvería a llevárselo a sus filas, donde se convertiría en el gran líder de un equipo que levantaría cinco títulos en solo tres cursos... para rematar un 2021 para la historia con otro gran momento: Majer y Modric jugaron juntos en la Eurocopa 2021, cumpliendo otro de sus grandes sueños. No siempre un joven puede compartir césped con el ídolo de toda su vida.

El gran 2021 de Lovro Majer.

Su gran desempeño en el curso y en la Euro hizo que buena parte de los 'grandes' se fijaran en él... pero sería una carambola la que la haría cambiar de aires. El Madrid se había lanzado a por el fichaje de Mbappé, pero la negativa final del PSG le hizo ir a por su plan B, un jugador que gustaba en la casa blanca desde hacía meses y que se puso a tiro el último día del mercado: Eduardo Camavinga. El fichaje del francés era un refuerzo de lujo para el equipo de Carlo Ancelotti, pero dejó huérfano el medio del campo del Stade Rennais, que se lanzó a por el fichaje de Majer. Y no se han equivocado lo más mínimo, ofreciendo un rendimiento espectacular.

Majer recuerda mucho a Modric, desde sus movimientos a su estilo de juego. Es uno de esos futbolistas que disfrutan más dando el último pase que marcando, dominando a la perfección los tempos en el medio del campo y mostrando una calidad desmedida en cada una de las acciones que realiza. En solo un par de meses, se ha convertido en el nuevo líder del equipo francés y ha hecho olvidar a Camavinga gracias a su forma de entender el fútbol. El heredero de Modric ya empieza a llamar a las puertas de los grandes: ¿jugarán Majer y Modric juntos en un club? Cerraría el círculo de los sueños, esos que le han llevado a brillar en el fútbol mundial.

Fue en septiembre de 2011 cuando empecé a fijarme en un tal Luka Modric. Ya llevaba varias temporadas jugando al más alto nivel, entre el HSK Zrinjski Mostar, el Inter Zapresic, el Dinamo de Zagreb y el Tottenham pero, como suele pasar en la vida, las cosas buenas se encuentran por casualidad. Aquel día, los Spurs se enfrentaban al Liverpool y la intención inicial de ver el encuentro era descubrir a Gareth Bale, el talento galés del que se empezaba a hablar. Pero no habían pasado ni seis minutos de partido cuando sucedió algo espectacular: un golazo de Modric desde la frontal del área que se coló por la escuadra izquierda de Pepe Reina.

Real Madrid Luka Modric José Mourinho
El redactor recomienda