Es noticia
Damas de hierro 2.0: Granovskaia y Staveley rompen el techo de cristal de la Premier
  1. Deportes
  2. Fútbol
Mujeres al poder

Damas de hierro 2.0: Granovskaia y Staveley rompen el techo de cristal de la Premier

La directora general del Chelsea y la empresaria británica que ha ayudado a la compra del Newcastle por parte de un fondo saudí ocupan roles de poder en la mejor liga del mundo

Foto: Staveley, pieza clave en la venta del Newcastle. (REUTERS/Lee Smith)
Staveley, pieza clave en la venta del Newcastle. (REUTERS/Lee Smith)

La Premier League se ha convertido en la NBA del fútbol. Su exitoso plan de expansión mundial ha provocado que la liga inglesa de fútbol sea, a día de hoy, la competición doméstica más seguida del planeta, la que mayores ingresos genera y la que más estrellas acumula. Y en medio de esta explosión financiero-futbolística aparecen dos poderosas mujeres con una importante cuota de protagonismo: la británica Amanda Louise Staveley y la rusa Marina Granovskaia.

placeholder Amanda Louise Staveley presenta al nuevo entrenador del Newcastle, Eddie Howe. (Reuters/Lee Smith)
Amanda Louise Staveley presenta al nuevo entrenador del Newcastle, Eddie Howe. (Reuters/Lee Smith)

Marina Granovskaia nació en Rusia hace 46 años. Cuenta con doble nacionalidad, rusa y canadiense, y es licenciada en lenguas extranjeras. Sin embargo, cuando salió de la Universidad, en el año 1997, ingresó en la petrolera de Roman Abramovich, Sibneft. Granovskaia demostró gran habilidad para manejarse con las finanzas, lo que la hizo escalar rápidamente en la estructura de la empresa, avalada por el mismísimo Abramovich. El multimillonario, tras vender Sibneft a Grazprom en 2003, la integró en su empresa Millhouse Capital y en el Chelsea, club que compró ese mismo año.

Ha cambiado la mentalidad financiera del club

Marina se mantuvo en un rol secundario, alejada de los focos, hasta que en 2010 Roman decidió entregarle más poder y comenzó a participar en las decisiones de la junta directiva de los 'blues'. En 2013 ingresó en la junta y en 2014 Abramovich la nombró directora general del Chelsea. En estos años, Granovskaia se ha labrado un prestigio de negociadora dura y financiera implacable, lo que ha equilibrado las cuentas de un Chelsea que era gobernado a golpe de los caprichos de su jefe, quien ha invertido más de 1.000 millones de euros en fichajes en estos años.

Sin embargo, desde que llegó Granovskaia al cargo, el Chelsea es un club más sostenible en el que se producen compras estudiadas y ventas suculentas como la que realizó el conjunto londinense al Real Madrid con el traspaso de Eden Hazard. Inicialmente, se habló de un precio de 100 millones de euros, pero los diarios belgas 'Het Leatste Nieuws' y 'La Dernière Heure' publicaron meses después que el precio real ascendía a 160, que se pagarían en tres cuotas de 40, 56 y 64 millones de euros hasta 2022. En ambos casos, sean 100 o 160, un negocio redondo para el club de Granovskaia, quien se mostró inexpugnable en la negociación con Florentino Pérez y su director general, José Ángel Sánchez. Hasta el punto de convertir la venta de Hazard en el fichaje más caro de la historia del Real Madrid.

placeholder Granovskaia atiende la presentación oficial de Frank Lampard como técnico del Chelsea. (EFE/Frank Goods)
Granovskaia atiende la presentación oficial de Frank Lampard como técnico del Chelsea. (EFE/Frank Goods)

Su mano de hierro, en guante de terciopelo, ha terminado llevando al Chelsea a reconquistar la ansiada Liga de Campeones la pasada temporada ante el Manchester City, uno de los clubes-Estado regados por los petrodólares del Golfo Pérsico. El Manchester City es propiedad del jeque Mansour bin Zayed Al Nahayan, político de Emiratos Árabes Unidos y miembro de la familia gobernante de Abu Dabi. Precisamente en la operación de la venta del club al City Football Group tuvo un papel fundamental la otra protagonista de este artículo: Amanda Louise Staveley.

Clave en la compra del Newcastle

Staveley es miembro de una familia de la nobleza de Yorkshire. Licenciada en Cambridge, donde entabló una sólida amistad con el Príncipe Andrés, inició una carrera empresarial que la llevó a crear finalmente PCP Capital Partners, empresa de asesoramiento y capital privado. Una compañía que cuenta con oficinas en Dubai y Londres. Desde muy temprano, Amanda mostró interés por introducirse en las finanzas del mundo árabe. De hecho, está casada con el empresario y banquero iraní Mehrdad Ghodoussi desde 2011. Su marido sufre la enfermedad Huntington, un trastorno cerebral incurable que hace que resida en Londres, junto al hijo de ambos.

placeholder Staveley habla con el presidente del Newcastle, Yasir Al-Rumayyan. (Reuters/Craig Brough)
Staveley habla con el presidente del Newcastle, Yasir Al-Rumayyan. (Reuters/Craig Brough)

La empresaria de Yorkshire fue crucial en la venta del City al jeque de Abu Dhabi, ya que fue ella la elegida por la realeza del país árabe para negociar y convencer a Thaksin Shinawatra, el antiguo propietario del City, que finalmente aceptó la oferta de 247 millones de euros y vendió el club en 2009. Hace unas semanas, Staveley volvió a ser clave en otra negociación, en este caso la que ha terminado con la venta del Newcastle al gobierno de Arabia Saudí por 350 millones de euros.

La Premier League tenía serias reticencias para autorizar la venta del club al gobierno saudí, pero la presencia de Staveley ha salvado todas las trabas que había. Amanda ha conseguido desbloquear flecos insalvables como el bloqueo a la emisora beIN Sports en tierras sauditas, algo que se ha resuelto tras la compra del Newcastle, ya que ahora se puede volver a ver la cadena catarí en los dominios de Bin Salman. Pero esta vez, Staveley se ha implicado tanto que se ha quedado con un trozo del pastel. Amanda formará parte del consejo de administración que ya dirige el club.

El Newcastle será gobernado en la sombra por Mohamed bin Salman, su propietario, que ha colocado al mando a Yasir Al-Rumayyan, gobernador del Fondo de Inversión Público de Arabia Saudí, el cual tendrá una participación del 80% en el club. En el consejo también estarán Jamie Reuben, responsable de RB Sports & Media, poseedor del 10%, que ocupará la función de director del club; y Amanda Staveley, en calidad de directora de PCP Capital Partners, propietaria del otro 10% de club.

Foto: Mohammad Bin Salman, en una imagen de archivo. (Reuters)

La ejecutiva será la cara visible del Newcastle, el tercer club-estado del fútbol europeo, tras la venta del Manchester City a los Emiratos Árabes Unidos y del PSG a Qatar. La intención de la empresaria, y la ambición de Bin Salman, es romper el dominio del Big Six en la Premier, reforzando su plantilla y la estructura del club para competir con City, United, Liverpool, Arsenal, Tottenham y el Chelsea de Granovskaia.

Granovskaia y Staveley parecen haber roto el techo de cristal de uno de los nichos más conservadores y tradicionalistas de la litúrgica Inglaterra, su fútbol. Hoy son dos de las ejecutivas más prestigiosas, si no las más, y lideran la expansión y el gobierno de dos clubes respaldados por las fortunas multimillonarias de sus propietarios. Marina y Amanda han cambiado el escenario del fútbol inglés.

En otros como el español, no se acaba de concretar esa irrupción de la mujer. En Primera División solo ha habido seis casos en la historia de clubes presididos por mujeres. Recientemente, aparecían los casos de Amaia Gorostiza, presidenta del Éibar, y María Victoria Pavón, dirigente del Leganés. Pero ambos clubes han descendido a Segunda. Patricia Rodríguez Barros, CEO del Granada es el único rostro femenino en la fotografía del fútbol español.

Emiratos Árabes Unidos Reino Unido Mohamed bin Salman José Ángel Sánchez Arabia Saudí Premier League