El sueño fallido de Saúl Ñíguez: de la falta de confianza de Tuchel a no jugar la Champions
  1. Deportes
  2. Fútbol
Solo jugó 25 minutos en Champions

El sueño fallido de Saúl Ñíguez: de la falta de confianza de Tuchel a no jugar la Champions

El español ha pasado de quejarse por no jugar como centrocampista en el Atlético de Madrid a no disputar minutos con el Chelsea. Es la última opción de Tuchel en la sala de máquinas

Foto: Saúl Ñíguez saluda a Thomas Tuchle. (Reuters/Matthew Childs)
Saúl Ñíguez saluda a Thomas Tuchle. (Reuters/Matthew Childs)

No está siendo fácil la vida de Saúl Ñíguez desde que llegó al Chelsea de Thomas Tuchel. El centrocampista español, claramente estancado en el Atlético de Madrid y crispado con Diego Pablo Simeone al considerar que no jugaba en su posición fetiche, la medular del equipo, hizo las maletas sobre la bocina en una operación a tres bandas para abandonar el club que le vio crecer y poner rumbo al sueño de la Premier League. Sin embargo, su periplo inglés se está viendo marcado por las reiteradas suplencias. De los 13 partidos que ha disputado el conjunto ‘blue’ entre todas las competiciones con Saúl en la plantilla, el español solo ha jugado 238 minutos repartidos entre cinco encuentros.

placeholder Saúl, en el único partido de Champions que ha disputado. (Reuters/David Klein)
Saúl, en el único partido de Champions que ha disputado. (Reuters/David Klein)

La competencia feroz en el centro del campo del campeón de Europa con futbolistas de la talla de N'Golo Kanté, Jorginho, Mateo Kovacic, Ruben Loftus-Cheek e incluso un denostado Ross Barkley, que le ha adelantado en la rotación, ha dejado a Saúl Ñíguez en una posición complicada. Todo saltó por los aires el día de su debut en Stamford Bridge contra el Aston Villa. Tuchel apostó por la titularidad del español junto a Mateo Kovacic en la sala de máquinas, pero el ritmo, la intensidad y la agresividad de la Premier League le pasó por encima.

El centrocampista solo ganó uno de los nueve duelos que disputó, tuvo 10 pérdidas de pelota, falló todos sus envíos en largo (cero de cuatro) y cometió tres faltas. Superado por la situación, el técnico local lo sacó al descanso. "Fue una decisión difícil, pero Saúl estaba sufriendo y yo asumo la responsabilidad por ello. Era un partido difícil y a él le costó adaptarse físicamente a la intensidad y la presión del adversario así como a nuestro sistema. Lo sustituí para que no perdiese más confianza. En el entrenamiento parecía que no tenía problemas para adaptarse, sin embargo claro, era un entrenamiento", confesó el preparador alemán. Atrás quedaban los halagos que el alemán le había lanzado a Saúl en la previa, donde reconoció que "llevaba muchos años en mi radar y traté de ficharlo para otros clubes".

Mal desde el primer día

Las alarmas se dispararon entre la afición y la prensa londinense hasta el punto de catalogar su debut como "vergonzoso" y "una basura", tal y como recogió el 'Daily Mail'. A partir de la desafortunada presentación ante los suyos, Saúl solo ha jugado dos minutos más en la Premier League (entró cuando el Chelsea ya ganaba 0-3 al Newcastle). En el resto de las competiciones, el resultado no es más boyante. En la Champions únicamente ha gozado de 25 minutos de 360 posibles, con un 4-0 a favor ante el Malmö, y de 166 en la tercera y cuarta ronda de la Copa de la Liga.

placeholder Saúl tuvo un aterrizaje forzoso en la Premier League. (EFE/EPA, Andy Rain)
Saúl tuvo un aterrizaje forzoso en la Premier League. (EFE/EPA, Andy Rain)

Hasta el momento, la aventura en el campeón de Europa se le está quedando grande a un Saúl Ñíguez que ha vivido un 2021 muy difícil en lo mental y lo deportivo. Ya en enero, con problemas para asentarse en el once titular colchonero, el centrocampista avisó de su estado: "El equipo está en buen momento, pero yo no lo estoy. El equipo necesitaba otra cosa que no era Saúl Ñíguez. No estoy bien mentalmente ni a la hora de competir". El español, con una cláusula de 150 millones de euros y un estatus de figura reflejado en su sueldo, había perdido el cartel de titularísimo en el Atlético de Madrid y se había devaluado.

Así lo reconocería más tarde el propio Simeone una entrevista en 'Marca', donde confesó que "Saúl no habría sido titular en los últimos partidos de LaLiga si Thomas Lemar hubiese estado disponible". La polivalencia de Saúl, principal virtud por la que había seguido siendo importante para el técnico argentino desde el lateral a pesar de su evidente pérdida de nivel, se volvió en su contra. Cabe apuntar que el perfil de Twitter @atletico_stats, cuenta de análisis estadístico por excelencia del conjunto colchonero, explicó que Saúl únicamente había disputado un 17% de los minutos de lateral izquierdo que había jugado en los últimos cuatro años.

"Llevo tres años así. No viene de ahora. Me sentía estancado por no jugar en mi posición. Le pedí a Simeone entrenar en mi sitio para encontrarme feliz. Al contar eso, ellos pensaron que lo mejor era salir. El Chelsea me ha prometido entrenar en mi posición y yo quiero retomar ciertas costumbres que ahora no realizo en el Atlético, esa es la causa más importante de mi decisión", revelaba Saúl Ñíguez en una charla con Ibai Llanos tras darse a conocer la operación.

Por entonces, el centrocampista español creía que "aunque los tres mediocentros del Chelsea están a un gran nivel, creo que si me lo propongo y lo peleo, puedo conseguirlo". Dos meses después, Saúl no ha encontrado una rampa que le permita reimpulsar su carrera y vive los partidos del conjunto 'blue' en el ostracismo. Es la última opción para el centro del campo y parece difícil que su situación pueda cambiar a corto plazo en un equipo que busca ganar todas las competiciones que disputa.

Foto: Saúl Ñíguez, en una imagen de archivo. (Reuters)

"Estuvo muy, muy cerca de ser titular contra Southampton -en el partido de Premier-, pero al final me decidí en su contra. Pensé que sería injusto ponerlo contra un oponente que presiona tan alto en el centro del campo y decir 'okey, ahora demuestra que tu adaptación ha ido más lejos'. Así que dudé un poco, pero él no tiene que preocuparse porque tiene todo lo que queremos. Simplemente tiene que trabajar duro para adaptarse y las oportunidades llegarán. La realidad es que hubo ocho jugadores en los que no confié para que jugaran de titulares. Es una realidad y no puedo esconderla", afirmó el alemán.

placeholder Saúl disputa un balón dividido. (Reuters/Paul Childs)
Saúl disputa un balón dividido. (Reuters/Paul Childs)

Sería precisamente ante el Southampton, esta vez en la cuarta ronda de la Copa de la Liga, donde Saúl volvería a ser titular. Al lado de Mateo Kovacic en el centro del campo, el español cargó el área con acierto y estuvo a punto de marcar en tres ocasiones. Además, se mostró más concentrado y comprometido en la recuperación del balón, pero eso no le sirvió para jugar ni un minuto contra el Malmö en la Champions League.

Ahora, Saúl se enfrenta a una situación aún más complicada que la que vivió en el Atlético. Suplente de manera regular, en un equipo y sistema nuevo para él y sin un entrenador que le proteja como Diego Pablo Simeone ni una afición que le apoye incondicionalmente. Saúl está sufriendo para encontrar su sitio en el campeón de Europa sin que pueda convertirse en clave para Tuchel en el centro del campo ni en cualquier otro sector del equipo londinense. El verano que viene, el Chelsea deberá decidir si abona la cláusula de 40 millones de euros que tiene Saúl Ñíguez.

El redactor recomienda