el bernabéu será el punto intermedio

Media Castellana para cada afición: así será el dispositivo de seguridad del River - Boca

Ambas aficiones se concentrarán a dos kilómetros de distancia y entre ambos puntos se desplegarán agentes que conducirán a los seguidores hasta el estadio para controlar la entrada

Foto: Un grupo de policías vigila el exterior del Santiago Bernabéu. (EFE)
Un grupo de policías vigila el exterior del Santiago Bernabéu. (EFE)

El Santiago Bernabéu acogerá el próximo domingo el enfrentamiento de vuelta entre los dos grandes equipos del fútbol argentino, River Plate y Boca Juniors, que decidirá el ganador del trofeo más importante de Latinoamérica. La 'final más larga de la historia' llega a Madrid acompañada de polémica después de los incidentes protagonizados por los aficionados locales que obligaron a suspender el partido previsto originalmente en el Estadio Monumental de Buenos Aires.

[Siga en directo el River Plate - Boca Juniors de la Copa Libertadores]

Pese a la negativa inicial de River, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) optó por la capital española dada la gran capacidad del estadio, la cantidad de argentinos que viven en la ciudad y, finalmente, el apoyo gubernamental. No en vano, Moncloa se ha volcado con la propuesta, comprometiéndose a garantizar la máxima seguridad posible. "Las FCSE y los servicios implicados, con amplia experiencia en dispositivos de este tipo, trabajan ya en el despliegue necesario para garantizar la seguridad del evento", tuiteó Pedro Sánchez nada más recibir la propuesta.

Si bien el operativo policial aún no está cerrado, ya hay algunas decisiones importante tomadas al respecto, como por ejemplo la ubicación de las aficiones. El Paseo de la Castellana se dividirá a primeras horas del domingo en dos zonas, con el estadio Santiago Bernabéu como punto intermedio, para concentrar en la plaza de Cuzco a la hinchada de River Plate y en el cruce de la calle Raimundo Fernández Villaverde a la de Boca Juniors.

Ambas aficiones se concentrarán a dos kilómetros de distancia y entre ambos puntos se desplegarán agentes que conducirán a los seguidores hasta el estadio para controlar la entrada. Este será otro de los puntos 'calientes' de la noche, por lo que para evitar altercados se seguirá un modelo de anillos de protección y controles a distintas distancias del estadio similar al que tuvo lugar en 2015, cuando Real Madrid y FC Barcelona se enfrentaron una semana después de los atentados de París, que se saldaron con 130 víctimas.

La 'operación CABA', denominada así por el acrónimo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, será aún mayor. Mientras que en 2015 trabajaron más de 1.100 policías que prepararon tres filtros para evitar la entrada de bengalas u objetos peligrosos, en esta ocasión se movilizarán aproximadamente 1.400 efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y los antidisturbios repartidos en una treintena de grupos compuestos por 50 profesionales.

A falta de más detalles que se concretarán en los próximos días, el dispositivo preparado por el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, en colaboración con los máximos responsables de la Policía Nacional, el Ayuntamiento, Metro, EMT y Emergencias también prevé la celebración posterior al partido. En caso de gane Boca, la hinchada celebrará el título en la fuente de Neptuno, mientras que si lo hace River, sus aficionados se trasladarán a Cibeles.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios