Insultos, puñetazos y botellazos: las dos versiones de la pelea entre el United y el City
  1. Deportes
  2. Fútbol
ENTRE JUGADORES Y STAFF TÉCNICO DE AMBOS CLUBES

Insultos, puñetazos y botellazos: las dos versiones de la pelea entre el United y el City

El derbi de Manchester acabó a golpes entre ambos equipos: cada club tendrá que defenderse ante la Federación Inglesa este miércoles para evitar una posible sanción

placeholder Foto: Los noventa minutos ya fueron muy tensos sobre el césped. (Reuters)
Los noventa minutos ya fueron muy tensos sobre el césped. (Reuters)

El derbi de Manchester dejó muchas cuentas pendientes, posiblemente muchas más de las que ya existían antes de la disputa del partido. La tensión que se vivió durante los noventa minutos, que acabaron con victoria del City sobre el United (1-2) no fue nada comparado con lo que pasó al término en la zona de vestuarios: una brutal pelea entre miembros de ambos equipos en las entrañas de Old Trafford que la Federación Inglesa no piensa dejar sin castigo.

Ambos clubes tienen hasta las 18:00 horas de este miércoles para explicar las versiones de un altercado que no fue, ni mucho menos, un leve cruce de declaraciones, una información que será añadida a las imágenes del circuito cerrado de televisión del estadio 'devil' para que la FA tome las decisiones oportunas. Según informa la prensa inglesa, todo sucedió por la celebración que tuvo lugar tras el partido, en la que alguna palabra fuera de lugar encendió los ánimos.

Foto: Mourinho y Guardiola, durante el Manchester United-Manchester City. (Reuters)

La victoria del City ponía a los 'skyblues' a 11 puntos de diferencia del United, precisamente su perseguidor en la Premier y, por tanto, el triunfo no significaba sólo derrotar al 'eterno enemigo' a domicilio, sino que suponía un puñetazo sobre la mesa del campeonato. Al término del encuentro, los 'citizens' celebraban el triunfo en el vestuario cuando José Mourinho se encaminaba hacia el suyo propio: fue entonces cuando comenzó una trifulca entre más de veinte personas.

El técnico portugués acudió al vestuario rival y, a partir de ahí, jugadores, staff técnico y miembros de ambos clubes se enzarzaron en una discusión, que terminaría llegando a las manos: lanzamiento de botellas, insultos e incluso algún manotazo se intercambiaron en los subterráneos de Old Trafford, que dejaron algún herido con lesiones leves. Ese fue el caso de Mikel Arteta, exjugador y ahora asistente de Pep Guardiola, que terminó con un corte en una de sus cejas.

Según la versión del United, la música y los gritos rivales eran tan altos que "las paredes temblaban", en lo que miembros del United consideran un comportamiento "irrespetuoso". Por ello, Mourinho acudió al vestuario rival, a pedir tranquilidad. Según el City, el técnico habría criticado la actitud 'citizen' en portugués, algo que habría entendio el portero Ederson, que se lo habría recriminado, recibiendo otra respuesta del luso: "Deberías mostrar respeto. ¿Quién eres tú?".

placeholder

Además, el City acusa a Romelu Lukaku de haber participado activamente en la gresca -incluso se especula con que lanzara una botella-, mientras que el United señala a Vincent Kompany como uno de los más agresivos, teniendo que ser retenido por sus compañeros. Por si fuera poco, 'Marca' afirma que la pelea se desató por una frase lanzada contra Zlatan Ibrahimovic: "Tú hablas mucho, pero te mueves poco". Sea como fuere, las consecuencias fueron claras.

Ahora, ambos equipos tienen un día por delante para preparar su defensa y acudir a la FA a dar las explicaciones que se les han pedido, con la posibilidad más que probable de que acaben sancionados. Los dos conjuntos de Manchester perdieron los papeles tras el partido en Old Trafford: ahora, será la Federación Inglesa la que analice lo sucedido y saque sus pertinentes conclusiones: un lunar más en la pelea antagónica que mantienen Mourinho y Guardiola.

Premier League Manchester United Manchester City José Mourinho Pep Guardiola Old Trafford Insultos Mikel Arteta Manchester Lukaku
El redactor recomienda