el city visita old trafford

El derbi de Manchester, el partido que más desquicia a Pep Guardiola

El imparable Manchester City visita al vecino en Old Trafford. Pep Guardiola se ve las caras con Mourinho, un entrenador que le desquició cuando ambos coincidieron en España

Foto: Pep Guardiola y José Mourinho, en una imagen de archivo. (Reuters)
Pep Guardiola y José Mourinho, en una imagen de archivo. (Reuters)

Los que manejan a diario la vida del Manchester City, tropa procedente del Barcelona, siempre pensaron que para apuntalar el ambicioso proyecto diseñado desde los Emiratos Árabes era necesaria una pieza fundamental. Sin embargo, Pep Guardiola se marchó a Alemania para trabajar en un club que le seducía mucho. Finalizada su etapa en el Bayern, ya no pudo rechazar el ofrecimiento de Txiki Begiristain y Ferrán Soriano. Sólo un aspecto le aturdió, encontrarse en la misma ciudad con José Mourinho. Este domingo se ven las caras en un derbi en Old Trafford que puede decidir muchas cosas o todo lo contrario, poner picante a la Premier League que domina el City.

No es que Pep Guardiola dudara a la hora de aceptar la oferta de los árabes que manejan el Manchester City, pero sí es cierto que nunca le agradó eso de ser vecino de Mourinho. Oteaba el horizonte y se veía a diario protagonizando espacio en los medios de comunicación británicos, algunos ácidos al máximo, a vueltas con su rivalidad con el polémico portugués. "Él me ha hecho mejor entrenador", dijo el ex del Barcelona el día que su actual club le presentó en sociedad, dejando claro que "no se trata de él o yo". Llegó en son de paz para no dar carnaza al rival.

Desgaste brutal

Se tomó un año sabático en el que vivió en Nueva York porque el desgaste que sufrió siendo entrenador del Barcelona fue brutal. El club blaugrana firmó a sus órdenes una etapa gloriosa y exitosa, pero acabó agotado. Sobre todo porque en la etapa de Mourinho en el Real Madrid, la batalla se trasladó del terreno de juego a los medios. Guardiola terminó casi desquiciado por esos otros ásperos partidos que le tocó lidiar delante de un micrófono. Jamás le gustó ser protagonista en esos escenario y ante un oponente que se maneja como nadie delante de la prensa y que tanto juego da.

El pasado mes de abril, antes de que se disputara un derbi, reconoció Guardiola que como buenos vecinos que son, se saludan cada vez que se encuentran por la calle. "Cuando nos vemos nos saludamos y nos decimos 'hola'...", desveló el catalán. Es cierto que en este año y medio en el que han vivido cerca, no se ha producido ningún capítulo polémico, lo que no sucedió cuando en España la guerra fue cruenta en muchos momentos. Tiempos en los que hasta Pep soltó alguna palabra gruesa en público, lo que sucedió un día en el Santiago Bernabéu cuando afirmó que "es el puto jefe y el puto amo en esta sala de prensa".

El lazo amarillo

La pasada temporada el Chelsea se llevó la Premier League con mucha determinación. Se fueron descolgando muy pronto los dos equipos de Manchester, lo que ayudó a que no surgieran fricciones entre los dos entrenadores. La convivencia se desarrolló sin demasiados sobresaltos. Pero en la presente campaña la situación ha cambiado de manera radical. El City domina con mano de hierro y sólo el United resiste a duras penas el ritmo del enemigo. Este derbi que se disputará en Old Trafford puede ser decisivo, pues si ganan los 'citizens', el golpe se podrá considerar como casi definitivo.

Y Guardiola teme que si la lucha entre los dos clubes de Manchester se mantiene durante más tiempo, en cualquier momento aparezca Mourinho para embarrar el ambiente. El portugués ha respetado a su vecino, pero esta semana, cuando el derbi ya empezaba a entrar en ebullición, ya le lanzó un mensaje a Pep en clave política. Ataviado las últimas semanas con el lazo amarillo para reivindicar la libertad de los políticos presos, Mourinho le envió un dardo a su colega. "Es un ciudadano libre para hacer eso, pero no estoy seguro de si las reglas permiten expresar algún mensaje político en el terreno de juego. No creo que a mí me lo permitieran hacer...", sentenció el luso.

Desde el primer momento, en cuanto se confirmó que Pep Guardiola entrenaría al Manchester City, el técnico portugués ha mantenido una actitud prudente. Otra cosa es que no se permitiera el lujo alguna vez de lanzar algún mensaje con carga de profundidad en dirección a Guardiola, esos que tanto incomodan al de Santpedor. Por ejemplo, cuando se supo que dejaría el Bayern para entrenar al City, Mourinho afirmó que "en Alemania, en los últimos cinco años, un mismo equipo ganó la Bundesliga; en Francia, el PSG lleva cuatro ligas seguidas; mientras, en España, el Atlético de Madrid ganó una y el Barcelona las otras tres restantes. Por contra, en Inglaterra ha habido cuatro campeones diferentes".

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios