Gattuso puede dar paso a Ancelotti o Conte

El Milan recurre al controvertido 'Simeone italiano' en medio del caos

El histórico club italiano atraviesa una grave crisis institucional, también deportiva. Gattuso fue elegido para dirigir al equipo, aunque en el horizonte aparecen Carlo Ancelotti y Antonio Conte

Foto: Gennaro Gattuso en una imagen de archivo. (EFE)
Gennaro Gattuso en una imagen de archivo. (EFE)

La mitad ‘rossonera’ de Milan ha pasado en poco tiempo del rosa al negro tras conocerse que su nuevo propietario no es lo que dice ser. Con la afilada espada de la UEFA pendiendo sobre su cabeza por el ‘fair play financiero’ y a merced de un fondo de inversión que enmascara una deuda millonaria, el siete veces campeón de Europa se aferra a uno de sus iconos modernos para salvar la temporada.

Y en mitad de la tempestad en clave ‘rossonera’, apareció en escena el controvertido Gennaro Gattuso, gran icono espiritual de aquel Milan dominador de principios de la actual centuria, para dar con la tecla que le permita poner en órbita al otrora gigante del balompié italiano y europeo, cuya plantilla fue diseñada el pasado verano a golpe de talonario con el claro objetivo de reverdecer viejos laureles, pero a la que el correr de los partidos y sus más cualificados rivales (léase Nápoles, Juve, Inter, Roma, Lazio e incluso la Sampdoria) han sacado las costuras de mala manera en apenas tres meses de competición.

“Asumo una gran responsabilidad y pienso que resulta ridículo hablar ahora del Gattuso jugador. No se puede hablar únicamente de garra y corazón. He pasado por Coverciano, nadie me ha regalado el título. He estudiado y viajado, he visto mucho fútbol… Los partidos no se preparan sólo a base de garra y corazón. Tengo mis métodos. Trabajaremos con defensa de tres. Montella adora el toque, yo también, pero quiero más verticalidad y remate”, confesaba el nuevo inquilino del siete veces campeón continental en su puesta de largo oficial. La apuesta de la sociedad de via Aldo Rossi por el hasta ahora entrenador del filial ‘rossonero’, en cuya mochila aparece una colección de experiencias discretas (Sion, OFI Creta, Palermo y Pisa), pareciera buscar un golpe de timón tanto en el vestuario como en lo que al estilo de juego se refiere.

Solvencia bajo sospecha

Del ‘buenrollismo’ en las formas y la mesura en el fondo de su antecesor, al volcanismo que guía los pasos del enérgico ‘Rino’, una suerte de Cholo a la italiana que tratará de inflamar la testosterona de sus nuevos discípulos para disparar su rendimiento y suturar de una vez por todas la sangría defensiva y esa alarmante irregularidad que se han apoderado del equipo desde el pitido inicial de la Serie A (séptimo a 18 puntos del líder, el Nápoles). Empero, no todo es lo que parece en este Milan post-Silivio Berlusconi en el que se ha pasado del rosa al ‘oscurocasinegro’ a raíz de que el ‘New York Times’ alertara sobre la veracidad de la fortuna del nuevo dueño del equipo, el magnate chino Yonghong Li, y su emporio empresarial.

La puntillosa investigación llevada a cabo por seis periodistas del prestigioso rotativo estadounidense reveló varias fisuras de importante calado en el supuesto currículo del señor Li que pondrían en tela de juicio su solvencia económica, a pesar de los 740 millones de euros que invirtió el pasado mes de abril en hacerse con el control de la sociedad deportiva lombarda, cifra récord de una compañía asiática en el fútbol del viejo continente.

Precisamente, el elevado gasto ulterior (225 millones de euros) en los numerosos refuerzos estivales (Bonucci, Kalinic, André Silva, Çalhanoglu, Musacchio, Biglia, Borini, Ricardo Rodríguez, Kessie…) realizado por ‘rossoneri sport investment lux’, la sociedad perteneciente al nuevo propietario que gestiona los designios del Milan, motivó que la UEFA abriera el mes pasado una investigación para determinar si existía riesgo de que el cuadro transalpino pudiera transgredir el llamado ‘fair play financiero’.

Ancelotti y Gattuso. (Cordon Press)
Ancelotti y Gattuso. (Cordon Press)

400 millones

La muy poco convincente explicación, en la sede del máximo organismo del fútbol europeo, del nuevo entramado económico ‘rossonero’ por parte del administrador delegado milanista, Marco Fassone, llevó pocos días atrás a la UEFA a ahondar de un modo más pormenorizado en su situación en términos numéricos. El riesgo de exclusión de las competiciones continentales para los lombardos es, en estos momentos, más que plausible. Máxime después de conocerse que el fondo de inversión Elliott lleva algún tiempo financiando la deuda conjunta del club y de la empresa de su propietario, valoradas en más de 300 kilos.

El hecho de que la financiación americana expire dentro de un año, ha llevado a Fassone a buscar otro compañero de viaje más laxo en cuanto al tiempo de duración de la citada cobertura. Ese nuevo 'mecenas’, indispensable para garantizar a medio plazo la viabilidad del proyecto ‘rossonero’ ‘Made in China’, podría ser el fondo internacional Highbridge. La refinanciación del importante pasivo que arrastra el ex equipo de Maldini o Baresi con el fondo controlado por JPMorgan sería por cinco años y un montante cercano a los 400 millones de euros.

Li Yonghong (d) posa con la camiseta del Milan. (EFE)
Li Yonghong (d) posa con la camiseta del Milan. (EFE)

Conte y Ancelotti, a la expectativa

Semejante galimatías económico, con el futuro de la entidad pendiente de los inminentes dictámenes de Nyon y Londres (sede de Highbridge), ayuda a explicar el porqué del ascenso de Gattuso al banquillo de San Siro. De hecho, la continuidad del ex volante internacional al frente del Milan penderá más de la balanza de pagos de la entidad que de si se erige o no en salvador de la patria ‘rossonera’ a la conclusión de la temporada.

Si el cuadro lombardo consigue dar esquinazo a los meandros en los que se haya actualmente sumido, tanto Fassone como el director deportivo Mirabelli intentarán convencer, bien a Antonio Conte, bien a Carlo Ancelotti, para que lideren la nave milanista a partir de julio de 2018. En el caso del actual técnico del Chelsea, los contactos con la cúpula de los ‘rossoneri’ han sido muy recientes y de lo mas positivos, según ‘La Gazzetta dello Sport’. El ex seleccionador transalpino desea retornar a la Serie A y ve con buenos ojos un proyecto plagado de jóvenes talentos, aunque considera fundamental que el club disponga del suficiente músculo económico como para reforzar la escuadra. Más incluso que el hecho de participar en competiciones europeas.

El mismo discurso sirve también para Ancelotti. Descartada la opción de liderar el nuevo ciclo de la Azzurra tras el fiasco del repechaje con Suecia, el ex preparador del Real Madrid se debate en estos momentos entre continuar con su vida contemplativa en Vancouver por lo que resta de ejercicio o aceptar el reto de guiar a la selección de Croacia en el próximo Mundial de Rusia, en la que sería su primera experiencia en el banquillo de un combinado nacional.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios