La dura vida del Inter sin Mourinho: del Triplete en 2010 a ser el hazmerreír de Italia
  1. Deportes
  2. Fútbol
cuatro entrenadores esta temporada

La dura vida del Inter sin Mourinho: del Triplete en 2010 a ser el hazmerreír de Italia

Hace apenas siete años, el Inter lo ganó todo. Era un rival temido en Europa e imbatible en Italia. Ahora, tras diez entrenadores, se está acostumbrando a no meterse en competición continental

Si no hay una sorpresa mayúscula, este domingo la Juventus ganará la Serie A. Será el sexto título consecutivo, una cifra nunca antes alcanzada en Italia. Solo había habido tres equipos que hubieran ganado cinco ligas seguidas: la propia Juventus en los años 30, el 'Grande Torino' de Mazzola en los años 40 y el Inter en la pasada década. Parece de broma que hayan transcurrido tan solo siete años desde el último título de liga del Inter de Milán. Si oyen hablar del Inter, ¿qué es lo primero que se les pasa por la cabeza? Poco más que es un equipo sin pies ni cabeza, los más crueles dirán, sin miedo a equivocarse, que es el hazmerreír de Italia. Hace siete años, lo ganó todo... y ahora es hasta habitual que se quede fuera de Europa.

En 2010, José Mourinho devolvió al Inter a la gloria. El portugués creó una plantilla al nivel de las mejores del continente y a través de un fútbol muy rudo y sin alardes, continuó el camino de Roberto Mancini y ganó dos 'Scudetti'. En su última temporada, hizo lo que nadie había logrado en Italia: ganar el Triplete. Ganó la liga, la Coppa y la Champions League, título que no saboreaban los 'nerazzurri' desde que el otro Mazzola y Luis Suárez lo ganasen en 1965. De aquella noche de aspersores en el Camp Nou y la final contra el Bayern en el Santiago Bernabéu no han pasado ni siete años. Y el ridículo que vive ahora cada día es espantoso.

Foto: Jorge Cyterszpiler junto a Maradona. (Cordon Press)

Desde la salida hacia el Real Madrid de Mourinho, son diez los entrenadores que han pasado con más pena que gloria por el Giuseppe Meazza de Milán. De Benítez a Pioli, una mezcla de italianos consagrados y técnicos de medio pelo, combinado y mezclado todo con la salida de la dirección del histórico presidente Massimo Moratti, la venta de su paquete accionarial al indonesio Erick Thohir y el posterior traspaso de parte del montante de Thohir al grupo chino Suning, actual máximo accionista del Inter. La inestabilidad política, económica y deportiva es diaria en Appiano, la ciudad deportiva interista, y en San Siro. Y la afición ya no puede más.

La galería que ilustra este artículo resume quiénes han sido los hombres que han pasado por el banquillo 'nerazzurro' en estos siete años de despropósitos en los que la única alegría se produjo en la temporada de Benítez, aunque no fue él el que la obtuvo. A Benítez, el 'posMourinho', le pudo el peso de una herencia demasiado buena y el cansancio de una plantilla, una directiva y una grada que no creía en él (¿les suena? Le pasó lo mismo en el Real Madrid). Ese mismo vestuario, muy parecido al que fue campeón de todo unos meses antes, acabó ganando la Coppa Italia con Leonardo, un mito del Milan, y rozando las semifinales de la Champions League 2011. Pese a ese buen final de curso, a Leonardo nadie le dio confianza y se le apartó del banquillo.

Se eligió, sin embargo, a alguien con menos nombre, Gian Piero Gasperini. Unas buenas temporadas en el Genoa le sirvieron para hacerse cargo de todo un Inter de Milán. El perfil, como era obvio desde el inicio, no era el idóneo. Nada más empezar ya había rumores sobre cuándo iba a ser despedido, y este extremo se produjo pronto. Ya en septiembre, se marchó a casa y le reemplazó Claudio Ranieri. Era una apuesta arriesgada la de Ranieri ya que nunca había triunfado en ninguno de los equipos que había entrenado (hasta ganar la Premier League con el Leicester, claro). No acabó la temporada. Andrea Stramaccioni, jovencísimo entrenador que había ganado la Next Gen Series (precursora de la actual Youth League, la Champions juvenil) prometía muchísimo. Acabó metiendo al Inter en Europa y la entidad le dio confianza para toda la temporada siguiente. Sin apenas jugadores de primer nivel (uno de sus mejores futbolistas ese año fue Antonio Cassano, lo cual dice mucho), quedó fuera de Europa.

Foto: Monchi quiere sentar a Unai Emery en el banquillo de la Roma. (Reuters)

Con Walter Mazzarri se quería establecer un proyecto a medio plazo. Había obtenido unos resultados fantásticos en el Nápoles y se pensó que con una mayor inversión en el Inter, tendría mimbres para volver a luchar por el 'Scudetto'. Ni mucho menos. Apenas pudo meterse en Europa League y cayó en cuartos de la Coppa Italia. Aun así, siguió al año siguiente, pero el producto que había creado ya estaba caduco y el Inter recuperó la ilusión con Roberto Mancini, creyendo que simplente con volver a tener al entrenador campeón, sería campeón. No fue así, ni mucho menos. No pudo alcanzar Europa en su primera temporada incompleta y si bien estuvo cerca de la Champions en la pasada, las diferencias insalvables con la directiva le pusieron en la calle en pleno agosto, con la liga a la vuelta de la esquina.

Llegó Frank de Boer con la idea de imponer el buen juego holandés y dar un soplo de aire fresco y lo que logró fue siete derrotas en los 14 partidos que pudo dirigir. Stefano Pioli, la última víctima, ha salido escaldada. Una racha excelente de victorias que ha acabado con cinco derrotas y dos empates en los últimos siete partidos de Liga. Entre medias de ambos ya estuvo Stefano Vecchi, del filial, que vuelve ahora como apagafuegos para acabar la temporada de la manera más decente posible a la espera de que la directiva china decida quién es el hombre ideal para sacar al Inter de los infiernos. ¿Simeone? Es el sueño utópico.

Inter de Milán José Mourinho
El redactor recomienda