Once artistas y tres 'brujos' a los que no perder de vista en la Copa de África 2017
  1. Deportes
  2. Fútbol
Arranca este sábado en Gabón

Once artistas y tres 'brujos' a los que no perder de vista en la Copa de África 2017

La 'caza de los elefantes', vigente campeones, arranca con una nueva edición de la CAN, la 31ª, que contará con la presencia de Camacho en el banquillo anfitrión. ¿Favoritos?... ¡This is Africa!

Foto: Aubameyang celebra con sus compañeros un gol de Gabon.
Aubameyang celebra con sus compañeros un gol de Gabon.

La Copa de África, el más exótico y pintoresco de los torneos del planeta fútbol y también el menos evolutivo en materia de juego, recibirá este sábado el pistoletazo de salida en su 31ª edición con el duelo entre el combinado anfitrión, Gabón, y la única debutante, Guinea-Bissau, en Libreville. Se abre así la veda a este torneo bianual (las necesidades de hacer ‘caja de la CAF mandan) que, para no faltar a la costumbre, no cuenta con un favorito claro y sí un ramillete amplio de aspirantes (Gabón, Costa de Marfil, Senegal, Ghana, Argelia y Egipto) a la corona lograda por los ‘Elefantes’ en Malabo dos años atrás.

Foto: La selección de Zambia rezando (Foto: David Ruiz)

Se echará en falta a Nigeria, campeona en 2013, y también a Sudáfrica, otro clásico desde que volviera a la vida en 1996 tras el largo período de veto por el ‘Apartheid’. A cambio, entrará en escena Guinea-Bissau, única selección con sus 23 jugadores en el extranjero (casi todos en las ligas menores de Portugal), Uganda, Zimbabwe y los ‘Faraones’, de vuelta a una fase final tras perderse las tres últimas. Un total de 220 futbolistas venidos de Europa tratarán de hacer las delicias de la apasionada parroquia gabonesa y las del resto de hinchadas que se dejarán ver por las cuatro sedes del torneo. De entre todos ellos, habrá que estar muy pendiente de este once de ébano.

Pierre-E. AUBAMEYANG (Gabón / Dortmund)

La estrella indiscutible del combinado anfitrión llega a su tercera CAN absolutamente desatado: sus 16 dianas en sólo 15 encuentros con el Borussia Dortmund le sitúan al frente de la tabla mundial de artilleros en la pelea por la Bota de Oro, en este caso por el valor doble de los goles en la Bundesliga con respecto a la Ligue1, donde Cavani suma dos más con el PSG. El impresionante salto de calidad que ha dado el ‘guepardo’ gabonés desde que arribó en 2013 al fútbol germano y su versatilidad para hacer picadillo a las defensas rivales partiendo desde cualquier posición ofensiva bastan para otorgar al once de José Antonio Camacho la condición de favorito, más allá de contar con el calor del público, lo cual no es baladí en un continente tan apasionado al tiempo que visceral como el africano. Si el de Laval conecta su cambio de ritmo ‘a lo Bolt’ desde el minuto uno y los Lemina, Evouna, Ecuelé-Manga y Ovono le secundan, las ‘panteras’ tienen muchas opciones de ser profetas en su tierra.

Sadio MANÉ (Senegal / Liverpool)

Jürgen Klopp tardó sólo un partido en echar de menos a su futbolista más desequilibrante esta campaña con los ‘reds’. El empate sin goles en la FA Cup ante el modesto Plymouth Argyle, amén de la derrota por la mínima en Copa de la Liga ante el Southampton, dejaron nítida constancia de cuán importante es Mané en el engranaje ofensivo del Liverpool. Los 40 millones que pagaron en verano por el hábil interior-ala senegalés quedaron más que justificados con sus nueve tantos y cuatro asistencias en los primeros 16 choques de la Premier. Sólo Dele Alli suma más goles que la emergente estrella de los ‘Leones de Teranga’ entre los medios con vocación de ataque del campeonato inglés. A sus muchas virtudes con el balón, hay que sumarle un ingente trabajo de presión alta al rival, la apertura constante de espacios y el sacrificio defensivo en los relevos. Un lujo al alcance de poquitas escuadras africanas el que tendrá a sus órdenes Aliou Cissé. Junto a Sow, Konaté y Baldé Keita conforman posiblemente el más poderoso arsenal ofensivo en esta CAN. Buena falta les va a hacer frente a Túnez y Argelia para pelear por un puesto en los cuartos de final.

Riyad MAHREZ (Argelia / Leicester City)

Recientemente elegido por vez primera Jugador del Año en África, la gran figura del sorprendente Leicester soportará sobre sus hombros la difícil tarea de guiar los pasos del combinado magrebí rumbo a una meta que sólo lograron cruzar en primer lugar en 1990, precisamente en el único torneo organizado por los ‘Zorros del Desierto’. El exquisito interior zurdo, todo un prodigio con la pelota en los pies, ya sea para definir o para repartir asistencias a toche y moche, estará muy bien arropado por el incontenible extremo Rachid Ghezzal, Yassine Brahimi, Nabil Bentaleb, Ishak Belfodil, Islam Slimani y Saphir Taider, seis escuderos de lujo con capacidad más que sobrada para catapultar a Argelia hasta la cima del fútbol africano 27 años después de su único entorchado.

Franck KESSIE (Costa de Marfil / Atalanta)

A falta de Yaya Touré, bueno es el jovencísimo (20 años) todocampista del Atalanta, con el que está cuajando una campaña de altos vuelos, su primera en Serie A. Fichado hace año y medio del Stella Adjamé de Abidjan por 100.000 euros, el sucesor natural del cuatro veces mejor futbolista africano puede actuar con idéntica solvencia en cualquier posición de la media cancha: desde volante tapón por delante de la defensa, hasta enganche por detrás del delantero de turno. Sus seis tantos en 16 partidos en la élite del Calcio (el año pasado anotó cuatro con el Cesena en la B) y su capital influencia en la dinámica de juego de los bergamascos, una de las revelaciones en Italia y la escuadra que mejor fútbol practica hoy día en la Lega, han disparado su caché, que se sitúa ya en 25 kilos. Chelsea, Arsenal, Liverpool y United le tienen en su lista de la compra para el próximo verano. Mientras, Kessie tiene ante sí su primer gran reto como ‘elefante’: hacer olvidar a su ídolo e impulsar con su descomunal potencia y brutal golpeo de balón con ambas piernas a Costa de Marfil en su intento de hacer doblete y revalidar la corona lograda en la última edición.

Emmanuel ADEBAYOR (Togo / Sin equipo)

‘Manolito’ Adebayor siempre vuelve a casa por enero para tratar de ayudar a ‘les eparviers’ (las ardillas) a superarse en un torneo de selecciones africanas en el que, por unas u otras circunstancias, acaban dando la de arena. El ex de Real Madrid, Arsenal, Tottenham o City, entre otros, llega a Gabón sin equipo después de su fugaz y frustrante paso por el Crystal Palace, con el que jugó apenas 12 partidos en el primer semestre de 2016 (1 gol). Su anunciado fichaje por el Olympique de Lyon, en las horas finales del mercado de verano, se acabó yendo al traste ante su determinación de calzarse la elástica amarilla de su país en la CAN, algo que chocaba con los intereses del club francés. A punto de cumplir los 33 años, ‘Manu’ sabe que el torneo gabonés es su última oportunidad para engancharse de nuevo a la élite del fútbol europeo y poner la guinda a una carrera demasiado discontinua a tenor de sus grandes cualidades como ariete, pero al alcance de pocos en cuanto al pedigrí de las escuadras en las que ha militado.

Mohamed SALAH (Egipto / Roma)

El velocísimo extremo zurdo de la Roma tiene mucho que ver con que Egipto haya regresado a la elite del balompié continental africano después de tres ausencias consecutivas del torneo que ha conquistado hasta en siete ocasiones (las tres últimas, de 2006 a 2010). El rey de los ‘Faraones’ ha tomado el relevo de los Abou Treka, Ahmed Hossam, Barakat, Zidan y Moawad, líderes espirituales de aquel ciclo triunfal, poniendo el toque de distinción a un grupo en el que sobreviven el veteranísimo guardameta El Hadary (44 años), el carrilero ElMohamady, Ahmed Fathi y Abdallah El-Said, a quienes se han unido gente de mucho talento, caso del volante ‘gunner’ El Nenny, el central Ahmed Hegazy o el punta Ahmed Hassan, del Sporting Braga portugués.

Bertrand TRAORÉ (Burkina Faso / Ajax)

Pese a tener el honor de ser el futbolista más joven en debutar con la camiseta de ‘Les Étalons’ (los Potros) con apenas 15 primaveras, el potente y veloz extremo diestro -a banda cambiada- del Ajax (aunque propiedad del Chelsea) ha tenido que esperar seis años para poder estrenarse en una Copa de África. El belga Paul Put le dejó fuera de la lista del combinado que alcanzó la final cuatro años atrás frente a Nigeria en Johannesburgo. Ahora espera tomarse cumplida revancha ayudando a los Pitroipa, Kaboré, Bancé, Nakoulma o al malaguista Koné a superar la primera fase en un difícil grupo con Gabón, Camerún y Guinea-Bissau. Su versatilidad en todo el frente del ataque le convierten en un auténtico comodín para el luso Paulo Duarte, que bien podría utilizarlo de ariete ante la falta de un nueve nato en las filas burkinesas.

ANDRÉ AYEW (Ghana / West Ham United)

El hijo mayor del mítico Abdi Pelé liderará a los ‘Black Stars’ (Estrellas Negras) en el enésimo intento del rey de los subcampeonatos de romper en Libreville su mal fario y ampliar a cinco títulos un palmarés que no varía desde su triunfo final en la CAN de 1982. Demasiados años de sequía para uno de los mejores equipos del continente y demasiada decepción acumulada para una generación de jugadores (Asamoah Gyan, Jonathan Mensah, Atsu, Wakaso, Boye, Afful, Agyemang-Badu, Kwarasey, Jordan Ayew…) estigmatizada por los duros golpes sufridos en las finales de Angola 2010 y Guinea Ecuatorial 2015, pero sobretodo en los cuartos del Mundial de Sudáfrica, donde aquel penalti marrado en la prórroga por Gyan les privó de entrar en la historia como la primera selección africana en plantar bandera en unas semifinales del torneo más importante del planeta fútbol. Tras una notable campaña con el Swansea, que le valió para que el West Ham le convirtiera en su fichaje más costoso de siempre (24 millones), Dedé Ayew llega a Gabón con el punto de cocción justo tras superar una lesión que le tuvo dos meses fuera de los terrenos de juego al inicio de temporada.

Vincent ABOUBAKAR (Camerún / Besiktas)

Con la renuncia de Joel Matip (Liverpool), Anguissa (Marsella), Onana (Ajax), Ndy Assembe (Nancy), Nyom (West Brom), Amadou (Lille) y Poundje (Burdeos) a la convocatoria hecha por Hugo Broos, el fornido atacante de 24 años cedido por el Oporto al vigente campeón turco aparece como la gran esperanza de una Camerún que no termina de recuperar su estatus de candidata al máximo galardón continental, que ya conquistara hasta en cuatro ocasiones. El poderío rematador de este corajudo ariete y su sólida personalidad pueden ser el caldo de cultivo idóneo para que el técnico belga logre hacer causa común con los Nkoulou, Moukandjo, Njie o Mandjeck para disputarle a Gabón la primera plaza del grupo A, aunque la realidad indique que su auténtica batalla deba ser el disputarse el pase a los cuartos de final a Burkina Faso.

Cedric BAKAMBU (Rep. Dem. Congo / Villarreal)

El gran goleador del Villarreal (22 tantos la pasada campaña) afrontará su primera gran cita con los ‘Leopardos’ con el reto de mejorar el tercer puesto alcanzado hace dos años en la Guinea ‘española'. Pese a no estar aún al 100% recuperado de sus problemas físicos, que le han tenido en el dique seco buena parte del presente ejercicio, el ‘torpedo’ más letal del Submarino Amarillo tiene la total confianza de su seleccionador, Florent Ibenge, que le tiene reservado un hueco en el frente del ataque junto al ‘pánzer’ Mbokani. Precisamente es de artillería de lo que anda sobrada la antigua Zaire, que contará con Bolingi, Mubele y Bokila para echar más pólvora en el verde llegado el caso. Pese a ello y dado el tremendo potencial de sus rivales (Costa de Marfil, Marruecos y Togo), a buen seguro que echará de menos al lesionado Bolasie, uno de sus mejores exponentes estas últimas campañas brillando con luz propia en la Premier, primero con el Crystal Palace, y ahora con el Everton.

Youssef MSAKNI (Túnez / Lekhwiya)

El compacto combinado tunecino volverá a tener en este dúctil mediapunta diestro su arma más desequilibrante. Msakni ya dio señales de lo que es capaz en la CAN 2012 de Guinea Ecuatorial, cuando aún militaba en el Esperance de Túnez, del que pasaría con posterioridad al Lekhwiya qatarí, su actual club. Sus cabalgadas por la banda izquierda (suele jugar a pie cambiado) son siempre sinónimo de peligro. El lanzamiento de libres directos es su otra gran especialidad. Tildado, no sin razón, de ‘lagunero’ por la hinchada de las ‘Águilas de Cartago’, su compromiso defensivo suele estar bajo mínimos, y eso a pesar de la ‘caña’ que le mete el polaco Henryk Kasperczak, todo un clásico en el banquillo de los magrebíes.

José Antonio CAMACHO (Gabón)

No exento de polémica hasta el último minuto por mor de unas desavenencias surgidas con el presidente de la Fegafoot a cuenta del número de ayudantes que debían acompañarle en su primera aventura africana, Camacho probará suerte como técnico en su tercer continente, tras pinchar en hueso con China, al mando de la escuadra anfitriona de la CAN. Un once de buen nivel, con el azote Aubameyang como figura prominente; todo un país entregado en cuerpo y alma al amarillo y azul empujándoles desde las gradas, y el asesoramiento del exazulgrana Deco, son las armas de las que dispondrá el de Cieza para entrar en la historia de la Copa de África por algo más que ser el primer entrenador español en dirigir en una fase final. Cierto es que el tiempo de preparación, muy escaso (firmó contrato el pasado 2 de diciembre), jugará en contra. Pero su carácter ganador y su amplia experiencia en saraos de esta magnitud le ayudarán a ir tapando las goteras que vayan surgiendo a lo largo del torneo. Por haberlas, las habrá.

Héctor CÚPER (Egipto)

Otro viejo conocido del fútbol español se estrenará también en la máxima competición africana de selecciones comandando desde el banquillo a los ‘Faraones’, a los que ha resucitado literalmente después de tres torneos consecutivos sin colarse entre los dieciséis mejores equipos del continente. Casi dos años después de aterrizar en El Cairo, el veterano estratega argentino, ex de Mallorca, Valencia, Betis y Racing, entre muchos otros, ha sido capaz de rearmar a un combinado de alta calidad técnica dotándole de ese espíritu competitivo y un hambre que había perdido por el camino luego de subirse a los más alto del podio tres veces seguidas (2006, 2008 y 2010). Aunque la meta final de Cúper sea la de llevar a Egipto de nuevo a una Copa del Mundo (sólo ha disputado hasta ahora una, la de Italia 90), sabe bien que sólo un resultado de campanillas en Gabón garantizará al 100% su continuidad al frente de su proyecto nilótico.

Foto: Los jugadores de Costa de Marfil aúpan a Hervé Renard tras conseguir el título de la Copa de África.

Hervé RENARD (Marruecos)

El último gran ‘mago blanco’ del fútbol africano buscará en Gabón ampliar su leyenda como el único técnico que ha ganado la CAN con dos selecciones diferentes (Zambia, 2012; y Costa de Marfil, 2015). Si es capaz de repetir gesta al frente de ‘Los Leones del Atlas’, el técnico francés igualará al egipcio Hassan Shehata y al ghanés Charles Gyamfi, los únicos que han sumado tres entorchados hasta la fecha, aunque con un mismo equipo. No lo tendrá sencillo Renard puesto que Marruecos, un grande venido a menos que no levanta la Copa desde 1976, no ha participado en las dos últimas ediciones, habiéndose perdido la segunda tras su polémica descalificación por negarse a acoger el torneo ante la crisis sanitaria desatada por el Ébola. Además, se las verán con Costa de Marfil, RD Congo y Togo en el ‘Grupo de la muerte’. Sea como fuere, los Benatia, Dirar, El Arabi, Boussoufa, El Ahmadi, el granadinista Carcela, el malaguista En-Nesiry o el deportista Faysal Fajr conforman una buena base para hacer soñar a la hinchada alauita. Sin olvidar, claro está, la famosa camisa blanca del técnico, su particular ‘gris-gris’ (amuleto de la suerte) que le guió hasta la gloria al frente de los ‘Chipolopolo’ y los ‘Elefantes’.

José Antonio Camacho
El redactor recomienda