Es noticia
Menú
Pep Guardiola toma aire: primer cara a cara con el 'innombrable' Mourinho
  1. Deportes
  2. Fútbol
llega el derbi de manchester

Pep Guardiola toma aire: primer cara a cara con el 'innombrable' Mourinho

Mourinho y Guardiola se ven las caras por primera vez en Inglaterra. Será en el derbi de Manchester que se disputará en Old Trafford. El portugués desquicia al catalán desde hace años

Foto: En la imagen, Ibrahimovic, Guardiola y Mourinho durante un partido entre Barcelona y Real Madrid (EFE)
En la imagen, Ibrahimovic, Guardiola y Mourinho durante un partido entre Barcelona y Real Madrid (EFE)

Llega el primer gran derbi de Manchester. El United recibe al City, Mourinho recibe en su nueva casa a Guardiola. Un partido que adquiere una dimensión superior en esta oportunidad por el protagonismo que han adquirido los dos entrenadores. No son dos más que coinciden en una misma ciudad, son dos enemigos en toda regla que en su momento batallaron al límite en el terreno de juego y con un balón por medio. También ante los medios de comunicación. Pep pintó una generosa y amplia mueca de disgusto en su rostro cuando supo que el portugués fichaba por el otro club de la ciudad... "No fueron fáciles aquellos años en España", reconoció el ex del Barça.

El peor escenario posible fue alumbrado hace meses. Fue el 16 de mayo cuando se confirmó oficialmente lo que ya se sabía y que a Pep Guardiola no le agradaba nada. Todo lo contrario. El Manchester United anunciaba la contratación de José Mourinho y el de Sampedor terminó de torcer un gesto que ya hacía tiempo se empezó a alterar de verdad. Jamás pudo pensar que iba a coincidir en la misma ciudad con el portugués, un colega que le saca de sus casillas. Lo hizo, y bien, cuando dirigía al Barcelona y en las filas enemigas anidaba Mou. Una etapa exitosa en lo deportivo, pero que le desgastó en lo anímico.

Mourinho le lleva al límite. Es superior a Guardiola, al que no le va el cuerpo a cuerpo en los medios de comunicación que tan bien maneja el técnico portugués desde hace ya muchos años. Cuando surgieron las primeras informaciones sobre el aterrizaje de Mourinho en Old Trafford, prácticamente rezó para que lo que apuntaban los medios no se hiciera realidad. Está obsesionado con el otrora entrenador del Real Madrid, el "puto amo" en una sala de prensa, como le bautizó un día en el Santiago Bernabéu. Mou le desquicia y todo su entorno más cercano es perfectamente consciente de ello desde hace mucho tiempo.

Un vestuario 'bunquerizado'

Las ruedas de prensa previas a este apasionante primer derbi de Manchester que protagonizarán desde los banquillos fueron suaves. Ninguna polémica afloró. Uno y otro mostraron una actitud nada beligerante. Es más, Guardiola llegó a reconocer que "si Mourinho me invita a tomar una copa de vino tras el encuentro, aceptaré". "Como técnico le tengo mucho respeto, como a todos", enfatizó. Mientras, el luso se limito a manifestar que "el método de Guardiola no supone ningún problema para mí, pues los partidos los ganan los jugadores". Todo muy apropiado, aunque el entrenador del City, internamente, teme el día en que afloren las hostilidades.

Sí reconoció Guardiola, echando la mirada atrás, que "no fue fácil la etapa en la que estábamos en Madrid y Barcelona, respectivamente. No obstante, hace poco nos encontramos en una reunión de la Premier, charlamos y todo fue correcto". No olvida que acabó agotado mentalmente su etapa en el Barcelona. Por el desgaste de un banquillo tan exigente, sí, también por sus constantes encontronazos con Mourinho cuando tenía que dar la cara ante la prensa. Por el momento todo es paz y armonía en una pequeña ciudad de poco más de 500.000 habitantes, pero Pep sabe que su colega puede reaparecer en cualquier momento con altisonantes declaraciones. Y a Guardiola le inquieta que llegue ese momento, no quiere que se repitan episodios pasados.

La presencia de Ibrahimovic en el mismo barco de Mourinho no es asunto menor, pues el delantero sueco, con la ayuda de su agente, ha atacado con mucha dureza a Guardiola en los últimos años. Cada vez que ha tenido opción, el atacante ha lanzado dardos de todo tipo al que fuera su entrenador en el Barcelona. Pep, sin embargo, está centrando todos sus esfuerzos en implantar un nuevo modelo en el Manchester City. Poco a poco va tocando esto y aquello, imponiendo ciertos cambios en el funcionamiento interno del equipo. El vestuario cada vez está más 'bunquerizado', más apartado del mundanal ruido. También es ese el plan de Guardiola para no iniciar una nueva batalla, esta vez en Inglaterra, con Mourinho. El objetivo, único en la mente del técnico catalán, es hacer historia en el país que alumbró el fútbol.

Llega el primer gran derbi de Manchester. El United recibe al City, Mourinho recibe en su nueva casa a Guardiola. Un partido que adquiere una dimensión superior en esta oportunidad por el protagonismo que han adquirido los dos entrenadores. No son dos más que coinciden en una misma ciudad, son dos enemigos en toda regla que en su momento batallaron al límite en el terreno de juego y con un balón por medio. También ante los medios de comunicación. Pep pintó una generosa y amplia mueca de disgusto en su rostro cuando supo que el portugués fichaba por el otro club de la ciudad... "No fueron fáciles aquellos años en España", reconoció el ex del Barça.

Pep Guardiola Manchester United Premier League
El redactor recomienda