Es noticia
Menú
El City empieza a adoptar el estilo Guardiola bajo la batuta de Silva y De Bruyne
  1. Deportes
  2. Fútbol
victoria 3-1 frente al west ham

El City empieza a adoptar el estilo Guardiola bajo la batuta de Silva y De Bruyne

Ambos futbolistas, que juegan por delante de Fernandinho, se encargan de generar el fútbol del City. Su labor hizo que en la segunda mitad, con menos frescura, el City bajara el nivel

Foto: Pep Guardiola dando órdenes a sus hombres desde la banda. (Darren Staples/Reuters)
Pep Guardiola dando órdenes a sus hombres desde la banda. (Darren Staples/Reuters)

Al Manchester City le queda mucho trabajo por delante, pero ya empieza a parecerse a aquello que Josep Guardiola quiere. El inconfundible estilo del de Sampedor empieza a calar en los futbolistas 'citizens', aunque faltan muchos detalles para que el conjunto sea una máquina tan implacable como lo eran su Barcelona o su Bayern de Munich.

Aún con las bajas de jugadores importantes como Sané, Gundogan o Kompany, que no estuvieron frente al West Ham, se empezó a ver un Manchester City con bastantes novedades tácticas. Todas ellas adaptadas a la Premier League, que tiene un ritmo y una anarquía mayor que LaLiga Santander o la Bundesliga. Las claves: posesión, defensa con balón y movilidad, mucha movilidad.

Foto: Imagen de Pep con el niño hincha del City

Se vio con claridad en la primera parte, donde el City fue un auténtico avión a reacción. Eso hizo que los de Guardiola, por mediación de Sterling y Fernandinho, consiguieran una renta de dos goles. En la segunda parte, con los 'citizens' a un nivel muy inferior, Michail Antonio se acercó en el marcador. Pero todos los fantasmas de remontada desaparecieron cuando Sterling se sacó de la chistera su segundo gol del partido, una auténtica obra de arte.

Comencemos por Willy Caballero. Al ver el trabajo del portero argentino, es lógico que Guardiola haya decidido prescindir de Hart. El inglés no tiene la capacidad con los pies que tiene el exmalaguista para dar apoyos constantes a los centrales a la hora de sacar el balón jugado. Su participación es clave para que los centrales siempre tengan una alternativa segura hacia atrás. Por este motivo, se ha fichado a Claudio Bravo, un portero de primer nivel con mucha calidad con los pies.

placeholder Willy Caballero, un portero con mucha calidad en los pies. (Carl Recine/Reuters)
Willy Caballero, un portero con mucha calidad en los pies. (Carl Recine/Reuters)

Después, tenemos la disposición de los centrales al sacar de puerta. Muy abiertos, como a Guardiola le gusta, para que por el centro vengan a recibir los centrocampistas y así no concentrar la presión en una sola zona del campo. Por su parte, los laterales se ubican casi en la línea divisoria. En este aspecto, Guardiola ha hecho algún retoque: Fernandinho no tiene la calidad y la capacidad pasadora de Busquets, por lo que el apoyo de los dos interiores -Silva y De Bruyne- es fundamental para sacar el balón.

La exigencia táctica que exige Pep a estos dos futbolistas se ha notado en la segunda parte, cuando el centro del campo 'citizen' ha bajado su rendimiento. Silva y De Bruyne, de ser los más destacados de la primera mitad y los grandes artífices del fútbol de su equipo, pasaron a tener un papel más discreto. Y con ellos, todo el equipo perdió brillo. La tremenda intensidad propuesta por el City en la presión y a la hora de generar juego, otro de los motivos.

Porque el City de Guardiola, al menos en el planteamiento frente al West Ham, fue a la presión con hasta tres jugadores durante la primera mitad, ahogando el entramado ofensivo de los 'hammers' y propiciando una rápida recuperación de la posesión. Eso generó que en la segunda parte, los hombres de Pep estuvieran más cansados y tuvieran más problemas para conseguir y mantener la pelota.

placeholder David Silva durante el partido frente al West Ham. (Carl Recine/Reuters)
David Silva durante el partido frente al West Ham. (Carl Recine/Reuters)

La generación de juego también es muy dinámica en este nuevo City. A Silva, además de estar recibiendo en banda, también se le vio doblando a Nolito cuando este se iba hacia el interior. Lo mismo sucedió con la dupla De Bruyne-Sterling en la banda derecha. Los laterales en este equipo tienen una presencia ofensiva menor, algo que sí ocurría en el Barcelona y en vez de doblar, aguardan un poco más retrasados para dar un apoyo a los extremos y a los interiores. Pero aún así, en el partido del West Ham, se vio a un Zabaleta que incluso se atrevió a internarse por el centro.

Una vez más, una labor física impresionante por parte de los interiores que se suman a las tareas defensivas, ya que con el trivote planteado por Guardiola, tanto el belga como el español tienen que ayudar mucho a Fernandinho a sostener el centro del campo.

En la segunda parte, las flaquezas del equipo de Guardiola florecieron. Las entregas de balón fallidas aumentaron, poco frecuentes pero existentes en la primera mitad. Algo que se solucionará a lo largo de la temporada. Esto creó problemas a los de Guardiola, que vieron cómo no podían tener la posesión durante tanto tiempo.

Foto: Así queda el sorteo de la Champions League.

Además, el poder para dormir el partido, tan frecuente en el Barcelona de Guardiola, no apareció. La presión del West Ham y la baja movilidad del balón por parte de los 'citizens' produjo que manejar los tempos del partido mediante la posesión, algo tan propio del de Sampedor.

Pese a los errores, tres victorias en tres partidos y con sensaciones que mejoran. Porque hasta que el equipo se adapte a la perfección, el talento de los futbolistas tan necesario para sacar los primeros puntos de la liga está apareciendo. Y en cuanto a eso, el City tiene mucho. Algo parecido ocurre con el Manchester United: los de Mourinho aún no han encontrado un sistema de juego ideal, pero los goles de Ibrahimovic o de otros grandes futbolistas como Rushford mantienen a los 'Red Devils' en lo más alto de la tabla clasificatoria.

Al Manchester City le queda mucho trabajo por delante, pero ya empieza a parecerse a aquello que Josep Guardiola quiere. El inconfundible estilo del de Sampedor empieza a calar en los futbolistas 'citizens', aunque faltan muchos detalles para que el conjunto sea una máquina tan implacable como lo eran su Barcelona o su Bayern de Munich.

Premier League Pep Guardiola Manchester City
El redactor recomienda