¿Este año sí, Arsène?
  1. Deportes
  2. Fútbol
doce años después es por fin favorito al título

¿Este año sí, Arsène?

Después de mucho tiempo, el Arsenal transmite buenas sensaciones, las suficientes como para creer que este año sí puede optar realmente al título de la Premier League

Foto: El Arsenal quiere hacer de Alexis su jugador franquicia (Reuters).
El Arsenal quiere hacer de Alexis su jugador franquicia (Reuters).

¿Cuántos años llevamos diciendo que el Arsenal mola pero luego va y se la pega? Muchísimos, demasiados. Los que hemos crecido viendo jugar a los 'Intocables' en Highbury soñamos con volver a ver jugar al fútbol a los Henry, Pirès, Bergkamp y compañía llevando al Arsenal hacia el cielo de Inglaterra y de Europa. Los que nos ilusionamos con ello sabemos que es imposible que vuelvan los mismos que alegraban las tardes de Premier, pero esperamos siempre ansiosos que una nueva generación de futbolistas llene de buen juego y de alegría el Emirates, que tiene menos glamour que Highbury, pero que, reconozcámoslo, es un pedazo de estadio de mil pares de narices.

La cosa es que desde que el Arsenal se mudó, no ha caído ningún título de la Premier por allí. No es que sea premonitorio ni se trate de un mal de ojo que ni el mayor conjuro pueda curar, sino que los 'gunners' han estado muy lejos de las excelentísimas prestaciones que ofrecieron a principio de siglo. Mucho ha cambiado desde que los 'Intocables' ganaran la última Premier del Arsenal, pero lo que sigue igual es el que se sienta en el banquillo y se levanta cada rato para aleccionar a los suyos en el campo, para echar alguna bronca o para dar alguna carantoña. Wenger es eterno.

Bueno, no. Nada es eterno, según los principios de la dialéctica. De hecho, Arsène tiene dos años de contrato, contando éste mismo en el que estamos. Y lo normal es que a los 67 años que cumplirá en octubre de 2016, lo deje. No se irá a otro lado, no entrenará a Francia, como se rumorea cada año, ni tampoco al Madrid, como siempre soñó Florentino. Se irá a casa, a descansar, a recordar cuando creó a uno de los mejores equipos de la historia de Inglaterra. Y si puede, le encantaría ir despidiéndose de 20 años de 'wengerismo' con una liga más.

placeholder Wenger se está asentando como colíder de la Premier (Reuters).

Porque ese 'wengerismo' se ha convertido en una religión de parias, de locos, de idealistas que saben que no van a ganar, pero aun así siguen sufriendo semana tras semana. Esa gente se emociona cuando el equipo sale a jugar contra el United o contra el Bayern con un doble pivote formado por Cazorla y Wilshere, sabiendo que es suicida, pero ¡y lo bonito que es! Ese grupo de infelices adoraba a posteriores engaños como Aliaksandr Hleb, Alex Song, Andrey Arshavin y Thomas Vermaelen... cómo a sufrido el Barça el apogeo 'gunner'. Era emocionante ver sacar el balón desde atrás a Djourou y Mertesacker y siempre hay de los que son creyentes en Bendtner.

Ahora hay verdaderos motivos para que el 'wengerismo' vuelva a tener motivos para la fe. Sólo hay que mirar a la tabla de la Premier League. Ahí arriba, arriba del todo, está el Arsenal. Vale, el Manchester City está por delante, pero sólo por la diferencia de goles, que para algo se gastan una pasta cada año, especialmente en el pasado estío. El Arsenal no sólo está colíder, sino que da la sensación de que puede estar ahí mucho tiempo, es decir, que puede llegar a final de temporada manteniendo las primeras posiciones, por qué no la primera. Vale, el Arsenal está muy cerca de pegársela en Champions nada más empezar, pero no nos engañemos tampoco, la Copa de Europa no es un objetivo real ahora mismo.

Resulta contradictorio que justo el año en el que la afición 'gunner' se puso en contra de Wenger (levemente, Wenger para esos aficionados es lo más cercano a una deidad) por no haberse gastado nada más que 15 millones de euros en un portero de 33 años, Petr Cech. Con todo lo que tiene en su cuenta bancaria, dolía ver cómo el resto de los rivales ingleses invertían en reforzar sus magníficas plantillas y el Arsenal tenía que tirar un año más con lo mismo. Es lo que tiene que Arsène se empecinase con una sola estrella y le saliera rana. Quiso a Benzema por todos los medios, pero esta vez no le salió bien como con Özil y Alexis, y se quedó sin su deseado '9'.

Pero el alsaciano tiene soluciones para todo. Si no pudo hacer un gran fichaje en verano, lo hará en invierno, que está a la vuelta de la esquina. No han transcendido todavía los nombres que está manejando la directiva del Arsenal, pero lo que está claro es que será un jugador que caiga directo al once titular. Y no será el único esfuerzo económico que hagan los de Londres: tienen intención de reforzar y mucho a su estrella, Alexis Sánchez. Le quieren renovar, aumentarle el salario y convertirlo en su jugador franquicia. El chileno, encantado con su protagonismo en el Emirates, aceptará. Arsène se irá dentro de poco, pero dejará los cimientos preparados para devolver a su Arsenal al lugar al que lo llevó un día: la cima.

Premier League Mesut Özil
El redactor recomienda