podría ser destituido si pierde con el liverpool

Mourinho se encuentra entre el fantasma de Guardiola y la guillotina de Klopp

Los más importantes periódicos ingleses aseguran que si el Chelsea pierde el próximo sábado contra el Liverpool de Jürgen Klopp, Abramovich echará a Mourinho, que se la juega hoy en la Copa de la Liga

Foto: Mourinho podría estar viviendo su última semana como entrenador del Chelsea (EFE).
Mourinho podría estar viviendo su última semana como entrenador del Chelsea (EFE).

"Parece que hace mucho tiempo que el Chelsea ganó la Premier League con tanta facilidad que la carrera por el título fue completamente aburrida". Así comienza el diario británico 'The Sun' a hablar sobre la situación de José Mourinho en el club del este de Londres. Pero no hace ni seis meses desde que los 'blues' volvieron a ganar la Liga, que Mourinho volvía a triunfar en la que él siente como su casa. Medio año después, Mourinho nunca ha estado tan cerca del infierno como entrenador de fútbol. Los medios ingleses están convencidos de que si el Chelsea no gana al Liverpool de Jürgen Klopp el próximo sábado, Mou estará en la calle, aunque, como dice el 'Daily Star', le cueste 37'5 millones de libras a Abramovich echarlo... porque el verano pasado renovó hasta 2019.

En Inglaterra no dudan de que esta vez Abramovich ya no tendrá más paciencia con el que ha sido su objeto más preciado de toda su colección de estrellas. Los 'blues' están ahora mismo 15º en la clasificación de la Premier, con once puntos, la mitad exacta de los líderes Manchester City y Arsenal. Además, son terceros en el grupo de la Champions League, con cuatro puntos, por detrás de Porto y Dynamo Kiev. Y este mismo martes se juegan ya un partido a vida o muerte en la cuarta ronda de la League Cup contra el Stoke City en Stoke-on-Trent. Eso sí, los periódicos británicos creen que aunque cayese eliminado ya, Mourinho tendría de margen hasta el partido en el Bridge contra el Liverpool.

El 'Daily Mail' se ha centrado en buscar a los principales responsables del mal nivel global del Chelsea, centrándose no en la figura del entrenador, sino en la de los jugadores. Pues bien, de todos los analizados por ese portal, sólo siete futbolistas reciben una nota de aprobado, siendo uno de ellos el navarro César Azpilicueta, al que valoran con un 6. Los más señalados son Hazard, Matic, Ivanovic y Diego Costa, aunque Cesc Fàbregas también recibe un suspenso. Además, se atreven a dar los nombres de Carlo Ancelotti (fuera de juego desde que lo echaron del Madrid y conocedor del Chelsea) y Guus Hiddink como opciones para reemplazar a Mourinho.

¿Se imaginan a Guardiola sustituyendo a Mourinho en el Chelsea? (EFE).
¿Se imaginan a Guardiola sustituyendo a Mourinho en el Chelsea? (EFE).

En este sentido, el del sustituto, el periódico que ha lanzado la apuesta más arriesgada de todas es 'The Sun', que dice que la primera opción para Roman Abramovich es ¡Pep Guardiola! Pero no para final de temporada, cuando acaba contrato con el Bayern, sino para ya, inmediatamente. Resulta descabellado pensar no ya que el Bayern dejase marchar al catalán, sino que el propio Guardiola aceptase meterse en el berenjenal que es ahora mismo el Chelsea, estando a la vez negociando su ampliación de contrato con los bávaros. "El declive de este equipo ha sido espectacular y la salida de Mourinho es ahora inevitable", añaden. El mismísimo Alan Shearer, ahora columnista de 'The Sun', considera al Chelsea como "caótico y avergonzante".

Demasiados errores en poco tiempo

La pesadilla que está viviendo estas semanas José Mourinho no viene dada únicamente por los malos resultados. Estos simplemente han dado una razón material en la que apoyar el resto de los numerosos motivos que lo han llevado a esta situación extrema. Vamos por orden cronológico, que es lo más indicado en estos casos: lo primero que debemos destacar obligatoriamente es la falta alarmante de planificación deportiva en materia de fichajes. Mourinho quería un central de primer nivel y un lateral zurdo que diera descanso a Azpilicueta, pero el club le consiguió a Papy Djilobodji y Baba Rahman, dos hombres que no quería el portugués. Pedro fue el único fichaje de primer nivel, porque Falcao no es un delantero que esté ahora mismo en condiciones de ser titular. 

Después vino un episodio que no sólo le ha marcado de cara al público general, lo cual puede no resultar novedoso, sino lo que es más importante, de puertas adentro. Su enfrentamiento personal con Eva Carneiro hizo a Abramovich empezar a desconfiar de su entrenador. Fue injusto con la médico del club, la apartó del primer equipo y la doctora se plantea demandar al Chelsea.

Mourinho degradó a la doctora Carneiro (EFE).
Mourinho degradó a la doctora Carneiro (EFE).

No acaban ahí los desasosiegos de Mourinho, en absoluto. Las continuas derrotas (cinco en las primeras diez jornadas) le han hecho perder la paciencia contra los árbitros. Ya le sancionaron con un partido y 50.000 libras por "conducta impropia" con el árbitro Robert Madeley tras perder 3-1 con el Southampton. Y en esta última jornada fue expulsado tras protestar por los goles no concedidos al Chelsea y por la expulsión de Matic... y ha vuelto a ser acusado de conducta impropia y la reincidencia probablemente agrave la pena. También fue expulsado Silvino Louro. Tras el partido, ningún miembro del Chelsea habló con la prensa, lo cual acarreará otra sanción más.

Sería su primera destitución... ¿oficial?

Esta situación en la que se encuentra Mourinho es totalmente novedosa para él. No es fácil para un técnico de su experiencia y reputación saber que está ante un ultimátum y que de no superarlo, se iría a la calle. Mourinho es uno de esos pocos entrenadores que nunca han sido destituidos en ningún equipo. Nunca. O al menos que se sepa. Porque lo que ha conseguido Mou es que cada vez que ha dejado una entidad en una situación comprometida, nunca ningún presidente ha dicho que haya sido destituido.

La relación entre Mourinho y Florentino siempre fue buena de cara al público (EFE).
La relación entre Mourinho y Florentino siempre fue buena de cara al público (EFE).

El caso más flagrante es el de su marcha del Real Madrid. Después de pasar un año sin ganar ni un título, en su tercera temporada (como ahora en el Chelsea), y después de una sonrojante eliminación en semifinales de Champions contra el Dortmund (de Klopp, su posible verdugo el sábado), el Madrid y Mourinho separaron su camino de común acuerdo, o al menos eso nos vendió Florentino Pérez. Porque el proceso que se produjo con Carlo Ancelotti fue exactamente el mismo, es decir, la suspensión de su contrato, y el italiano sí fue destituido. Pero Florentino no se atrevió a destituir de cara al público a Mourinho.

Pero no es la primera vez que le pasa algo similar. En su anterior etapa en el Chelsea, al poco del inicio de temporada, decidió supuestamente él mismo dejar el club después de varios malos resultados... cuando se rumoreaba que podía ser despedido. Y en su primera experiencia como técnico, en el Benfica, fue Mourinho el que dimitió como entrenador, según al menos la versión oficial. Pero lo cierto es que el que era nuevo presidente por entonces, Manuel Vilarinho, venía con otro preparador bajo el brazo. 

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios