Iker Casillas se prepara para jugar la Champions con un 'Oporto B'
  1. Deportes
  2. Fútbol
Lopetegui puede perder aún a Quintero y Herrera

Iker Casillas se prepara para jugar la Champions con un 'Oporto B'

El Porto ha vendido mucho este verano, lo que ha debilitado la plantilla que dirige Julen Lopetegui. Ningún club en Europa ha recaudado más -125 millones- en ventas

placeholder Foto: Iker Casillas saluda a la afición del Porto en su estreno en la liga portuguesa (Reuters)
Iker Casillas saluda a la afición del Porto en su estreno en la liga portuguesa (Reuters)

Apenas restan unos pocos días para que se conozca la composición de los grupos de la primera fase de la Liga de Campeones y una semana para que el mercado de fichajes veraniego baje el telón hasta el próximo año y en el vestuario del Oporto están cruzando los dedos para que no se vacíen más taquillas. "Quiero que el mercado cierre deprisa. Tenemos que construir un nuevo equipo, que intente jugar y competir de la misma forma que hicimos la temporada pasada. No será fácil, pero trabajamos en ello". Lacónico y contundente, Julen Lopetegui expresaba días atrás su preocupación tras verse privado de Alex Sandro, uno de sus mejores activos, luego de concretarse su venta a la Juventus por 30 millones de euros (26 más cuatro en variables).

El adiós del titánico lateral izquierdo brasileño sirvió para encumbrar a la entidad que preside Jorge Nuno Pinto da Costa a la cima de los clubes europeos que más caja han hecho a lo largo del periodo estival (125 millones), pero también a la de escuadras con mayor pedigrí en el Viejo Continente que se han deshecho de más puntales en su once tipo. El preparador vasco ha visto cómo la notable campaña pasada de los 'Dragones' (subcampeonato liguero y cuartofinalistas de la Champions), sumado a las excelentes dotes comerciales de su presidente le han privado de hasta siete titulares del equipo que alineó frente al Bayern de Guardiola en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones (victoria lusa por 3-1). A saber: Fabiano (Fenerbahçe, cedido); Danilo (Real Madrid, 35); Alex Sandro (Juventus); Casemiro (Real Madrid, 7'5); Óliver Torres (Atlético); Quaresma (Besiktas, 1'5) y Jackson Martínez (Atlético, 35).

A esos nombres capitales en el esquema del ex seleccionador sub 21 hay que añadir los de Carlos Eduardo (Al Hilal, 8), Kleber (Beijing Guoan, 5), Diego Reyes (Real Sociedad, cedido), Ghilas (Levante, cedido), Abdoulaye (Fenerbahçe, cedido), Josué (Bursaspor, cedido) o Andrés Fernández (Granada, cedido). Es decir, un total de 14 bajas que, de momento, sólo han sido compensadas con las contrataciones del francés Imbula (Marsella, 10); Danilo Pereira (Marítimo, 3'5); André André (Vitoria Guimaraes, 1); Maxi Pereira (Benfica, libre); Daniel Osvaldo (Boca Juniors, libre); Alberto Bueno (Rayo Vallecano, libre); Sergio Oliveira (Paços Ferreira, libre); Varela (West Brom, regreso de cesión) e Iker Casillas, que también aterrizó en Do Dragao con la carta de libertad bajo el brazo.

La lista de Julen

La cerrazón de Pinto da Costa a rascarse los bolsillos para equilibrar la plantilla y poder afrontar con ciertas garantías un ejercicio en el que abrirán frente en cuatro competiciones viene de lejos y afectó igualmente al cuerpo técnico español el año anterior, su primero en Portugal. Nada más plantar bandera en el Centro Deportivo de Olival se toparon con los traspasos de Otamendi (Valencia); Defour (Anderlecht); Mangala y Fernando (Manchester City); Fucile (Nacional); Lucho González (River Plate) e Iturbe (Roma), que dejaron en las arcas portistas 91 millones de euros.

El problema para los gestores del vestuario blanquiazul no radica sólo en el hecho de que el 'gran jefe' haya echado por tierra la práctica totalidad de su lista de la compra (Clasie, Marco Asensio, Raúl Jiménez, Illarramendi, Marrone, Nolito, Dybala, Darder, Lacazette, Carles Gil...) y esté haciendo oídos sordos a la petición de Lopetegui de traer, cuando menos, un volante ofensivo con gol -el nombre del brasileño del Santos, Lucas Lima, sonaba con fuerza hasta que se descolgó pidiendo una prima de tres 'kilos' por estampar su firma-, sino que los tiros apuntan a que su intención es continuar mercadeando con sus mejores elementos en el zoco del balompié europeo hasta que eche el cierre definitivamente el día 31.

Dos nombres cuentan ahora mismo con bastantes papeletas para abandonar la ciudad donde muere el Duero a lo largo de esta semana: uno es el del colombiano Juan Domingo Quintero, pretendido por dos de los grandes del fútbol turco: Besiktas y Galatasaray; y el otro el del mexicano Héctor Herrera (indiscutible en el 1-4-3-3 del vasco), quien tendría sobre la mesa una oferta mareante en lo económico del Zenit de San Petersburgo para reforzar ya mismo la medular de los de Villas-Boas. Ambas operaciones, se calcula, podrían inyectar otros 30 millones como poco a la caja de caudales del club de la Alameda Das Antas, que por cierto se encontró hace escasas jornadas con un 'regalo' de 225.000 euros por el pase de Otamendi al Manchester City. El llamado 'mecanismo de solidaridad' impuesto por la FIFA para compensar a los conjuntos que traspasan a menores de 23 años propició ese inesperado ingreso.

La hora del filial

Ante semejante panorama, resulta de todo punto evidente que Lopetegui tendrá que volver a recurrir al filial portista para apuntalar las numerosas goteras que le va a dejar el verano más prolífico en cuanto a movimientos de jugadores de puertas afuera en la historia de la entidad del norte lusitano. Ya la pasada campaña el preparador guipuzcoano hubo de sacarse de la manga a Rúben Neves, el diamante más preciado de la factoría blanquiazul, a quien promocionó desde el juvenil sin escalas intermedias de ningún tipo para paliar las carencias en la zona de creación.

Ahora esa oportunidad podría llegarle a chavales como André Silva, un delantero de 19 años con ganas de comerle la tostada a Aboubakar y Osvaldo a poco que se despisten; o a Víctor García (21 años), un carrilero venezolano a quien Julen y su grupo de trabajo llevan con paciencia en Olival conscientes de que puede llegar a ser el sucesor natural de Danilo; por no hablar del central chileno Lichnovsky (21); del volante Tiago Rodrigues (23), que en el último ejercicio hizo ya sus pinitos en el Nacional de Madeira; o del fogoso Ricardo Pereira (21), un verdadero comodín por el costado derecho que ya disfrutó de minutos en el anterior ejercicio. Hasta Casillas tendrá una dura competencia por defender el marco de la escuadra dos veces campeona de Europa en Raúl Gudiño (19), un prometedor cancerbero mexicano que se ha hecho un hueco en el plantel después de convencer sobradamente bajo los palos del segundo equipo.

Contar en el banquillo de Do Dragao con un fiel creyente en el trabajo de cantera y un especialista en sacar lo mejor de los nuevos valores, como ya demostró en las categorías inferiores de La Roja, está siendo, al fin y al cabo, la coartada perfecta usada por el presidente para dilapidar todo el 'género' de primera calidad que puede a precio de oro sin apenas reinvertir los pingües beneficios obtenidos en atender las demandas de Lopetegui. Y es que la única contratación estelar del de Asteasu hasta la fecha ha sido la de un Casillas que lleva ya un mes pagando a toda vela su elevada ficha en la 'loja' del club con la masiva venta de camisetas con su nombre.

Porque en este Futebol Clube do Porto sucede como en las tiendas de National Geographic: todo es susceptible de cambiar de dueño por un precio meridianamente razonable. El éxito de tan arriesgada política pende, en definitiva, de que la pelota acabe entrando, algo que se antoja complicado sin un Jackson Martínez que echarse a la boca. Los milagros en fútbol, ya se sabe, se dan de Pascuas a Ramos por mucho que Pinto da Costa le ponga velas a la Virgen de Fátima. El empate del sábado en Funchal ante el Marítimo es un claro aviso para navegantes,y no precisamente para Don Enrique...

Iker Casillas Julen Lopetegui
El redactor recomienda