CRECIMIENTO IMPARABLE DEL DELANTERO DEL LEICESTER

La gran historia de Jamie Vardy: de séptima división a jugar con Inglaterra en cuatro años

En 2011, Vardy acababa la temporada como el mejor jugador de la séptima división con el Halifax. Cuatro años después, no sólo está en la Premier: ahora, puede debutar con Inglaterra

Foto: Jamie Vardu supera a Costel Pantilimon, portero del Sunderland, antes de marcar un gol esta temporada.
Jamie Vardu supera a Costel Pantilimon, portero del Sunderland, antes de marcar un gol esta temporada.

El fútbol es un deporte que genera millones de ilusiones cada día en cualquier rincón del planeta. Pero no sólo lo consigue entre la afición sino que, en muchos casos, también se cumplen las ilusiones de jugadores que terminan consiguiendo el sueño de cualquier niño: ser profesional y llegar a debutar con su selección. Éste es el caso de Jamie Vardy, un delantero que hace sólo cuatro años jugaba en séptima división y que, ahora, debutará con Inglaterra.

Vardy está viviendo un verdadero cuento de hadas. Después de toda una vida ligado al fútbol, unos primeros años complicados, algún lío extradeportivo de por medio y mucho trabajo para recuperar el tiempo perdido, el delantero del Leicester ha conseguido entrar en la convocatoria de la selección inglesa para disputar el amistoso ante Irlanda y el encuentro valedero para la clasificación a la Eurocopa 2016 ante Eslovenia del próximo mes de junio.

El ariete del Leicester se crió deportivamente en el Sheffield Wednesday. Formado en la cantera de los 'búhos', con 16 años sufrió uno de los grandes golpes de su carrera deportiva: pese a ser el gran goleador del equipo, la directiva decidía rescindirle el contrato... por 'bajito'. "Era demasiado pequeño y decidieron no contar conmigo", aseguraba a la BBC. Tan duro fue el varapalo sufrido que decidió dejar el fútbol... y se iba a meter en problemas.

Tras quedarse sin equipo, y hastiado por la decisión, el joven jugador se volvió algo más conflictivo y, una noche, se vio envuelto en una pelea en un pub que le iba a salir cara. Condenado por asalto, iba a verse obligado a llevar una tobillera electrónica para estar localizado en todo momento, e incluso tuvo que cumplir un toque de queda durante años. Pero su curso en blanco no le iba a frenar: sólo una temporada después, el gusanillo del fútbol le volvió a picar.

Un comienzo en octava división

Tras superar varias pruebas, el Stocksbridge Park Steels de la octava división inglesa se hacía con sus servicios. En muchas ocasiones, el delantero terminaba de jugar los partidos y debía marcharse rápidamente a casa para no infringir el toque de queda impuesto. Desde ese momento, aprendió la lección: era el momento de ponerse a trabajar si quería lograr su sueño. Tras tres temporadas, en la 2010-11 iba a fichar por el Halifax Town de la séptima inglesa.

Si ya en el Stocksbridge Vardy iba a demostrar su capacidad goleadora, con 66 goles en tres campañas, en el Halifax iba a hacer lo propio: Convertido en el MVP de la temporada, iba a firmar 29 goles para lograr el ascenso a la sexta división. Pero no iba a 'disfrutarlo', pues tras cuatro partidos en la nueva categoría -en los que iba a firmar tres goles-, iba a firmar por el Fleetwood Town, de la quinta división. Su crecimiento ya era imparable.

En sólo una temporada iba a anotar otros 31 goles para llevar a su equipo al ascenso a la cuarta división, lo que le volvió a valer para volver a ser el MVP de la temporada. Había llegado el momento de dar el salto: era el verano de 2012 cuando el Leicester, de la segunda división inglesa, se iba a hacer con sus servicios, pagando por él 1 millón de libras y convirtiéndose en el fichaje de un jugador no profesional más caro de la historia.

A la Premier y a la selección inglesa 

Tras un primer año de adpatación en el que sólo firmó 5 goles en los 29 partidos que disputó, llegó el gran momento de Vardy: en la 2013-14 se iba a convertir en la gran referencia ofensiva del Leicester y, con 16 goles en su cuenta, iba a a comandar a su equipo a la Premier. Llegaba el gran momento de su carrera, por el que tanto había peleado y tanto luchado. Pero su primer año en Premier no sólo iba a conseguir la salvación, sino también un premio extra.

Pese a sólo firmar 4 goles en el curso, se convirtió en uno de los jugadores más destacados de su equipo. Tanto que le ha valido para ser convocado por Roy Hogdson para jugar en junio con Inglaterra. En sólo cuatro años, Vardy ha pasado de la séptima división a compartir selección con Wayne Rooney: un sueño cumplido para un delantero de 28 años que en 2011 era el MVP con el Halifax en el fútbol modesto y que, ahora, puede debutar con los 'Pross'.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios