Wenger deja de ser perdedor (por un día) para desgracia de su 'amigo' Mourinho
  1. Deportes
  2. Fútbol
el técnico francés ganó la fa cup

Wenger deja de ser perdedor (por un día) para desgracia de su 'amigo' Mourinho

Arséne Wenger ganó la Fa Cup con su Arsenal, que se impuso en la gran final al Arsenal. Mourinho deberá estar en silencio un tiempo después de calificar de perdedor a su colega mil veces

placeholder Foto: Wenger levanta el trofeo que acredita al Arsenal como campeón de la FA Cup (Reuters)
Wenger levanta el trofeo que acredita al Arsenal como campeón de la FA Cup (Reuters)

Volvió a levantar un trofeo un año después. Otra FA Cup que vaa parar a las vitrinas del Emirates Stadium del Arsenal para alegría de Arsène Wenger, al que su fama de perdedor le persigue desde hace años. Y para desgracia de Mourinho, que ahora deberá mantenerse en silencio después de haber acribillado a su colega una y mil veces. Los 'gunners' se impusieron al Aston Villa en la gran final de un partido único, revalidando el título ganado el año pasado, cuando se impusieron en Wembley al Hull City (3-2). “Ganar aquella FA Cup sirvió para que todos nos quitáramos la presión de ganar. Romper esa maldición de estar nueve años sin alzar un título nos liberó”, desveló no hace mucho Santi Cazorla en una entrevista concedida a Marca. El español fue declarado Jugador MVP de la final.

Mourinho, rápido como nadie a la hora de hablar del quien sea, ha machacado a Wenger siempre que ha podido. Es uno de sus objetivos favoritos. Hace unos días, en la gala que organizó el Chelsea para cerrar la temporada, atacó a los tres grandes de la Premier League. Criticó en un monólogo/discurso a los dos equipos de Manchester, pero también, como siempre, al Arsenal, diciendo que “pidió a la FIFA jugar sólo de enero a abril y les dijeron que no existía esa posibilidad, que había que jugar de agosto a mayo”. Wenger replicó, una vez más a la andanada del luso, diciendo que “no escucho lo que otros dicen, no me interesa el discurso de Mourinho”.

La eterna batalla entre los dos técnicos dio comienzo en octubre de 2005. Wenger se quejaba de los multimillonarios gastos del Chelsea de Roman Abramovich en la contratación de jugadores. Un día Mourinho decidió contestar… y hasta hoy. Entonces, el portugués, bromeando, vino a calificar de voyeur a su colega porque, según dijo, “le gusta ver a otras personas. Hay personas que cuando están en casa, se dedican a ver a través de un telescopio lo que sucede en otras familias”. La frase alteró a Wenger, diciendo que “las palabras de Mourinho están fuera de todo orden; está desconectado de la realidad y sus palabras han sido irrespetuosas”. Y remató afirmando que “cuando le das importancia a un estúpido, más estúpido se hace”.

De demonios y ángeles

Durante años, antes de que Mourinho abandonara el Chelsea para entrenar consecutivamente a Inter de Milán y Real Madrid, el cruce de frases fue constante. El portugués se presentó en una rueda de prensa diciendo que tenía un archivo de 120 folios en los que se recogían frases de Wenger hablando mal del Chelsea. Vino a resaltar que su colega tenía complejo de inferioridad. “Algunos clubes son tratados como demonios y otros como ángeles. No creo que seamos tan feos como para vernos como al diablo”, lanzó Mou a Wengera cuenta de que el calendario beneficiaba al Arsenal. Y más duro fue Arsène cuando dijo que “en este mundo sólo hay ganadores y perdedores, pero cuando un deporte alienta equipos que se niegan a tomar la iniciativa, ese deporte está en peligro”.

Wenger, obviamente, también ha disparado con bala en esta interminable guerra. Criticó el método de Mou cuando dijo que “muchos entrenadores han ganado la Champions League, pero algunos no pasarán a la historia como grandes técnicos”. Y posteriormente incidió en la ventaja que tenía Mourinho al estar en un club propiedad de un millonario, destacando que “si desea comparar a cada entrenador, hay que darle el mismo número de recursos a cada uno y decirles: 'Tienes esto para cinco años'. Después de ese tiempo, hay que ver quién ha hecho más”. El portugués, que ha echado sal en la herida del Arsenal y su escasez de títulos ganados con Wenger, recordó que “a los ingleses les encantan las estadísticas. ¿Sabéis que Wenger sólo tiene un 50% de victorias en la liga inglesa?”.

Un tonto y despectivo comentario

De regreso a Inglaterra tras su etapa en el Real Madrid, Mourinho pareció querer enterrar el hacha de guerra al decir en junio de 2013 que “Wenger es un buen hombre; le respeto mucho y tengo la sensación de que él opina lo mismo de mí”. Pero la paz no podía durar mucho y pocos meses después se recrudeció el cruce de declaraciones. El galo se quejó de la venta de Juan Mata -entonces jugador del Chelsea- al Manchester United en mitad de temporada, dejando caer que se vulneraba la competición porque el equipo blue “ya ha jugado dos veces contra elUnited en esta liga; podrían haberle vendido la semana pasada. Creo que si se quiere respetar la igualdad para todos, esto no debería ocurrir”.

Y claro, Mou contestó de inmediato: “Que se queje Wenger es normal, siempre lo hace y lo sabemos”. Y siguieron… Arsène dijo la temporada pasada que “Mou tiene miedo al fracaso” en el caso de perder la Premier, y el portugués le recordó por enésima vez que “él es el especialista en fracasar, no yo, pues lleva 8 años sin ganar nada; si me pasara a mí, me gustaría irme de Londres para no volver”. Y remató Wenger el nuevo cruce de críticas: “No quiero contestar a ese tonto y despectivo comentario. La verdad, me da vergüenza ajena”.

Cazorla sueña con el Atlético

Con este nuevo título ganado, el Arsenal recupera brillo, y sobre todo un Arsène Wenger que ha sido criticado de manera sistemática, sobre todo por Mou, en los últimos años. Lleva ya 19 al frente del equipo londinense, pero los números no son los que cabía esperar, con una sequía de nueve interminables años que se quebró en 2014. En todo este tiempo, el Arsenal de Wenger, que fichó en 1996, ha ganado 3 Premier, 6 FA Cup y 5 Community Shields, pero no conviene olvidar que no ganó nada en 10 temporadas. Ello provocó que con el tiempo se le colgara la etiqueta de entrenador perdedor.

Sin ganar la Premier League desde 2004, Wenger tiene trabajo por delante para diseñar un equipo que la temporada que viene luche con United, City y Chelsea por el gran título. Demasiado tiempo para el club londinense sin alzar este trofeo a pesar de las fuertes inversiones realizadas. El técnico francés deberá acertar con los fichajes, además de amarrar a los jugadores más destacados de su actual plantel, empezando por un Santi Cazorla que sueña con volver a España y si es para jugar en el Vicente Calderón, mucho mejor...

Arsène Wenger José Mourinho Premier League Santi Cazorla
El redactor recomienda