manchester united-arsenal en la fa cup

Una Copa para que Van Gaal evite que la avioneta de Moyes vuele sobre Old Trafford

El Manchester United recibe al Arsenal en los cuartos de final de la FA Cup en un partido que es significará un antes y un después para Van Gaal. Si pierde, se quedará sin títulos en su primer año

Foto: Van Gaal está al borde de quedarse sin títulos en su año de debut en el United (Reuters).
Van Gaal está al borde de quedarse sin títulos en su año de debut en el United (Reuters).

En las distintas ligas europeas, la Copa tiene una importancia muy diferente. Aquí en España ya sabemos lo que importa tanto a los clubes como a los dirigentes que la organizan. Si no fuera porque últimamente los grandes parecen extrañamente interesados en ella, hace tiempo que habría muerto. En Italia, la Coppa no deja de ser un torneillo casi para pasar el tiempo, que tiene que formar parte del calendario pero que si no se gana, no pasa absolutamente nada. Los alemanes, en cambio, sí se toman en serio su Pokal, aunque el dominio aplastante de Dortmund y Bayern deja pocas alternativas. En Inglaterra, las dos copas son sagradas y parte imborrable de su historia. Este lunes, una de ellas, la grande, la de siempre, será importante para todo el fútbol británico… pero sobre todo para Louis van Gaal.

El pasado 29 de marzo de 2014, hace poco menos de un año, una avioneta sobrevoló Old Trafford durante un partido del Manchester United contra el Aston Villa. No resultaría sorpresivo que algo así suceda, pero no era la avioneta en sí lo llamativo, sino el mensaje que trasportaba cual publicidad playera. Wrong one – Moyes out, se leía, que traducido viene a ser algo así como “El erróneo – Moyes fuera”. Unos aficionados estaban tan quemados con el técnico escocés que decidieron hacérselo saber a él y a todo el Teatro de los Sueños. Su deseo, el de ver al actual entrenador de la Real Sociedad en la calle, se cumplió poco menos de un mes después. Y eso es algo que Van Gaal no quiere vivir.

El cartel que le mostraron a David Moyes cuando entrenaba al United (EFE).
El cartel que le mostraron a David Moyes cuando entrenaba al United (EFE).

La situación de Van Gaal es demasiado similar a la de David Moyes como para evitar las comparaciones… con una diferencia muy importante en prejuicio del holandés: Moyes sólo fichó a Marouane Fellaini; Van Gaal contrató a seis jugadores por 193 millones de euros. Y aun así, a pesar de ese enorme desembolso al alcance del United y de muy pocos clubes más, el Manchester United se encuentra ahora mismo cuarto en la Premier League, sin la más mínima opción de luchar el título, eliminado de la Copa de la Liga y sin disputar competición europea. La FA Cup, la histórica copa inglesa, es su única vía de escape, pero se enfrenta con otro entrenador con problemas: Arsène Wenger.

Al final va a ser la copa inglesa este año como lo es siempre la española o la italiana: al club que la gane le va a servir para salvar la temporada. Para Van Gaal es incluso más determinante que para Wenger. La copa que ganó el francés precisamente el año pasado le alivió muchos años de decepciones, de ganarse a pulso el apelativo de perdedor. El problema de Van Gaal es que la inmediatez del fútbol actual no le permite tener el tiempo que tuvo, por ejemplo, Ferguson, para crear con paciencia un equipo ganador. Fichó mucho… y muchos nombres, sin una idea fija de lo que quería hacer con ellos. Y se está notando.

Van Gaal, junto a uno de sus grandes fichajes, Radamel Falcao (EFE).
Van Gaal, junto a uno de sus grandes fichajes, Radamel Falcao (EFE).

El juego del United es plano, sin profundidad, sin martillear al rival. Ha probado a jugar con un once brutalmente ofensivo con Rooney, Di María, Falcao, Van Persie y Mata, y ni aun así ha brillado. De todos sus fichajes, sólo dos fueron destinados a la defensa después de perder a jugadores como Ferdinand, Vidic y Evra. El propio Falcao parece un delantero normalito y no la máquina de hacer goles que fue en Oporto y Atlético de Madrid. Incluso un mito como Paul Scholes salió a criticar el juego de Van Gaal.

Pero esto es como todo: si al final el exentrenador de Holanda y del Bayern (entre muchos otros) consigue llevarse un titulito a la buchaca, la temporada no habrá sido en absoluto tan mala (ya sería mejor que la de Moyes) y le daría más margen de maniobra para continuar la próxima campaña y seguir trabajando en construir de nuevo ese United que daba miedo a toda Europa.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios