SE ACABÓ EL TORNEO APERTURA Y EL CLAUSURA

La locura de la nueva Liga Argentina: 30 equipos, diez ascensos y un solo campeón

El fútbol argentino vivirá un cambió histórico a partir de la próxima campaña, en la que treinta equipos formarán parte de un torneo que quiere revolucionar su balompié

Foto: River y Boca, uno de los clásicos más emocionantes del fútbol mundial.
River y Boca, uno de los clásicos más emocionantes del fútbol mundial.

Argentina, año 1991. La baja afluencia de espectadores a los estadios en las últimas jornadas de campeonato, donde casi todo está decidido, provoca que la Federación decida llevar un giro brusco de timón: se acabó tener una liga convencional y había llegado el momento de crear una nueva, para lo que se decidió partir el campeonato en dos, con lo que habría dos campeones. Ahora, trece años después de aquello, una de las cunas del fútbol ha decidido que ha llegado el momento de revertir de nuevo la situación, para lo que se ha decidido jugar un torneo... ¡de 30 equipos!

Increíble, pero cierto: el actual subcampeón del mundo de fútbol quiere revolucionar su torneo, para lo que ha decidido que su competición cuente con diez equipos más, que subirán directamente desde la Nacional B, es decir, la segunda división argentina. Aprobado este martes en el Comité Ejecutivo de la Federación Argentina, lo cierto es que la próxima temporada contará con una de las ligas más extensas del planeta, aunque aún queda por decidir el formato exacto del torneo, que se llamará Liga Argentina, y que acabaría con el sistema Inicial-Final (anteriormente Apertura-Clausura).

Una vez decididos qué 30 equipos formarán el torneo, quedan por confirmar aún elementos fundamentales, como el sistema de competición y las fechas en las que se disputarán, donde los 'grandes' son los que mayores problemas están poniendo. Estos dos puntos son los que más divergencias están produciendo: jugar en año natural o de agosto a mayo, y jugar un campeonato a doble vuelta entre todos o separarlo en dos zonas de quince equipos son las dudas que quedan por resolver. Pero lo cierto es que, sea cual sea el sistema elegido, acarreará polémica.

Con este planteamiento, guste más o menos, Argentina busca una revolución para volver a formar un campeonato competitivo para el público... pero son el resto de elementos novedosos los que llevan a las protestas de la afición. Otra de las opciones que se baraja es jugar a solo una vuelta, es decir, 29 partidos más jugar otro derbi de la ciudad, o un equipo a decidir si el 'eterno rival' no estuviera en Primera, hasta completar 30. Pero también se valora dividir el torneo en dos grupos de quince, en el que los dos primeros jugarán unas semifinales y una final en busca del campeón de Argentina.

Los equipos más potentes de Argentina prefieren que su campeonato se asemeje lo máximo posible al de los mejores campeonatos del mundo del fútbol, para lo que prefieren olvidarse de jugar en año natural y jugar una liga a doble vuelta. Y, para no perder medio año, la solución que proponen es que se juegue un torneo de transición en el primer semestre de 2015 para acomodar la temporada a las fechas de Europa a partir del próximo verano. La intención no es otra más que dar forma a un torneo de nivel que permita que las promesas no emigren del país según comienzan a despuntar.

No es oro todo lo que reluce

Pero, ¿por qué volver a cambiar el formato sólo un año después? Y es que mientras se discute el formato de la próxima liga, la Federación ya ha anunciado que el número de equipos volverá a recortarse en los dos próximos años, por lo que el campeonato con 30 equipos sólo tendrá valor para el próximo año. Es decir, se está estudiando cambiar el fútbol argentino -en una decisión que también provocará importantes cambios en el fútbol base- para, sólo un año después, volver a buscar una nueva fórmula que permita volver a reducir el número de competidores en el torneo.

Otro de los puntos que pretende eliminar el próximo campeonato es el descenso por coeficientes. La intención es que dejen de existir promedios que marquen qué equipos deben dejar el campeonato y que simplemente desciendan los clubes que queden clasificados en la parte baja de la tabla. Este sistema, establecido para intentar minimizar las posibilidades de que los 'grandes' perdieran la categoría, podría desaparecer en breve, y acoger una norma que es costumbre en buena parte del fútbol mundial, salvo en el reducto argentino, con sus propias normas en este aspecto.

Y, por si fuera poco, uno de los puntos que menos convencen en los equipos es el económico. Con 30 clubes, es decir, diez más que en el actual formato de competición, el reparto de los derechos de televisión ha provocado el enfado de algunos clubes, que verán cómo los 113 millones que el gobierno aportará al fútbol argentino deberá repartirse entre diez combinados más. Y, para colmo, en este escenario sigue sin existir un plazo definido para que las aficiones visitantes acudan a los estadios de fútbol, lo que complica que el fútbol pueda ser disfrutado por las hinchadas.

La prensa argentina califica la decisión de cambiar el campeonato "de otro mundo" y de "rareza mundial", aunque desde otros foros se aplaude, porque será una medida que ayude a que deje de existir concentración de clubes en localidades concretas, que hace que el actual fútbol sea "insostenible por razones deportivas, económicas y de seguridad". Pese a todo, la gran mayoría de argentinos están en contra de una liga de 30 clubes, que dentro de dos temporadas dejará de existir. Demasiados problemas para uno de las últimos proyectos que dejó listo Julio Grondona antes de su fallecimiento.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios