Jürgen Sparwasser, un héroe trágico EN EL ESTE

¿Qué fue de los equipos de la RDA 25 años después de la caída del Muro de Berlín?

Un 9 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín. Hoy, 25 años después, el fútbol de la extinta RDA cambió por completo. Ésta es la historia de sus históricos equipos

Foto: Los jugadores del Magdeburg posa con la Recopa de Europa tras derrotar al AC Milan.
Los jugadores del Magdeburg posa con la Recopa de Europa tras derrotar al AC Milan.

Un frío 9 de noviembre de 1989 caía el Muro de Berlín. Más de 120 kilómetros de ladrillo dividieron un país durante casi tres décadas, en las que Berlín vivió dos realidades muy diferentes. Odios, rencores y diferencias ideológicas se multiplicaron a ambos lado del Muro, donde la vida evolucionó de manera dispar. Y, como no podía ser de otra manera, el fútbol también vivió esta situación. Ahora, 25 años después del adiós de la separación física que marcó la vida de Alemania y de Europa, es el momento de analizar cómo ha cambiado el balompié germano. ¿Dónde están los históricos equipos de la RDA?

La separación político-ideológica que vivió Alemania en la segunda mitad del siglo XX provocó la 'convivencia' de dos sistemas de gobierno completamente contrapuestos que lucharon por lograr la supremacía en todos los aspectos de la vida cotidiana, entre ellos el fútbol. Dos competiciones distintas para conseguir éxitos deportivos que consiguieran alimentar el ego político de dos potencias: el fútbol como arma política. La construcción del Muro provocó que la RDA se viera obligada a crear una liga paralela: la DDR Oberliga, un campeonato del que se disputaron 42 ediciones, el último en 1990.

Durante este largo periodo, muchos clubes de la parte este de Berlín se convirtieron en combinados de primer nivel europeo. Así, equipos históricos como el Carl Zeiss Jena, el Dynamo de Berlín, el Dynamo de Dresde, el Lokomotiv de Leipzig o el Magdeburgo pasaron a ser clubes muy potentes, capaces de derrotar a históricos del fútbol mundial. Tres décadas de fútbol dan para mucho, y muchos de estos equipos se hicieron un nombre gracias a su propia idiosincrasia: conjuntos sin mucho pasado, sin jugadores de primer nivel... pero capaces de luchar por los títulos por los que peleaban los 'grandes' europeos.

Sin embargo, la caída del Muro hundió a los equipos de la RDA. La primera competición reunificada de Alemania, celebrada en 1991, sólo alojó al Hansa Rostock y al Dynamo de Dresden, los únicos dos conjuntos que pudieron hacer frente a las grandes exigencias económicas establecidas para competir en el campeonato. Pese a ello, con el paso de los años el poder de aquellos equipo que jugaron en la Oberliga fue cayendo, hundiendo a muchos de ellos, haciendo desaparecer a muchos otros y convirtiendo en residual el potencial de un país que llegó a brillar con el balón.

Unos históricos venidos a menos

El equipo más grande de la historia de la República Democrática de Alemania fue, sin duda, el Dynamo de Berlín. Con diez títulos consecutivos de la Oberliga -de 1978 a 1987 ganó todos los campeonatos-, se convirtió en uno de los equipos más potentes de la RDA, aunque en Europa no consiguió brillar. Su mejor logro fue alcanzar los cuartos de final de la UEFA en un par de ocasiones. A día de hoy, es uno de los muchos equipos que penan por las categorías inferiores del fútbol alemán, donde participa en la quinta división del fútbol germano, una categoría muy baja para un club que fue histórico.

Pero más allá de los éxitos locales del Dynamo de Berlín, posiblemente el equipo más conocido a nivel europeo fue el Magdeburgo. De hecho, puede presumir de ser el único equipo de la RDA que ganó un título continental. Pese a ganar sólo tres Oberligas (1971-72, 1973-74 y 1974-75), el combinado sajón hizo historia al levantar la Recopa de 1974, derrotando al poderosísimo AC Milan por 2 a 0. Su histórico triunfo le convirtió en un icono de la RDA, que no sirvió para que, a día de hoy, tenga un hueco al más alto nivel. De hecho, ahora mismo participa en la cuarta división del fútbol alemán.

El Dynamo de Dresde fue otro de los grandes equipos, levantando hasta ocho campeonatos locales, pero que no tuvo éxito en Europa. A día de hoy, puede presumir de ser uno de los mejores clubes de la extina RDA, jugando en Segunda. Otros históricos como el Carl Zeiss Jena o el Lokomotiv de Leipzig rozaron la gloria en Europa. Con 3 y 2 títulos de Oberliga, respectivamente, fueron dos clásicos de Europea, pero que se quedaron a las puertas del éxito: el Carl Zeiss Jena perdió la final de la Recopa ante el Dinamo Tblisi en 1981 (2-1); en 1987, el Lokomotiv de Leipzig hizo lo propio ante el Ajax (1-0).

Jürgen Sparwasser, un héroe trágico

La selección de la RDA vivió algún momento de gloria que otro, aunque muy lejos de los grandes combinados mundiales. Los mayores éxitos de Alemania Oriental tuvo lugar en los Juegos Olímpicos, donde consiguió una medalla de oro (Montreal '76), una plata (Moscú '80) y dos bronces (Tokio '64 y Múnich '72). Pero estos triunfos no tuvieron su eco en Eurocopas y Mundiales. De hecho, no se clasificó para jugar ninguno de los ocho torneos continentales y sólo logró una participación en las once Copas del Mundo en las que pudo jugar, el Mundial de Alemania 1974, donde hubo un héroe trágico: Jürgen Sparwasser.

En aquel Mundial iba a tener lugar un partido que no se olvidará nunca. Un 22 de junio de 1974, la RFA y la RDA se enfrentaban sobre el terreno de juego y la gran sorpresa iba a llegar con la victoria por la mínima de Alemania Oriental ante el combinado de hombres como Maier, Breitner, Beckenbauer, Hoeness o Müller. Sparwasser iba a aprovechar un magnífico balón a la espalda de la defensa para hacer un control maravilloso y batir al meta alemán en el 77', consiguiendo la victoria para la RDA. Pero ese gol, lejos de ser el punto de despegue de su carrera, se iba a convertir en el principio del fin de la misma.

La RDA iba apolitizar cada acción del jugador, convirtiéndolo en héroe local, lo que incluso le impidió fichar por el Bayern. La propaganda aseguraba que había recibido una fortuna económica, un coche y una casa por aquel gol. El jugador, cansado y asqueado de la situación, decidió jugarse la vida, cruzando el Muro hacia la RFA un par de años antes de que cayera. Hoy se celebran 25 años de la caída del Muro que separó la vida de los alemanes: muy lejos quedan ya históricos de la RDA Andreas Thom, Ulf Kirsten o Mattias Sammer, el único jugador de Alemania Oriental que ganó un Balón de Oro.

Internacional
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios