Ni Di María ni Falcao pueden solucionar los graves problemas del Manchester United
  1. Deportes
  2. Fútbol
van gaal no encuentra el camino

Ni Di María ni Falcao pueden solucionar los graves problemas del Manchester United

Otra derrota en la Premier League, pero esta más dura que ninguna (5-3). Los fichajes ya están incorporados, pero Van Gaal no encuentra ninguna solución que sirva

placeholder Foto: Di María y Falcao fueron titulares contra el Leicester (Reuters).
Di María y Falcao fueron titulares contra el Leicester (Reuters).

Cuando el Manchester United comenzó la Premier League, se podía entender su mal estado de forma por la ausencia de numerosos jugadores por lesión y por la carencia de fichajes importantes que mejorasen el nivel medio de un equipo que había quedado séptimo el año anterior. No lograba ganar y apenas había sacado un par de tristes empates. En cuanto se fueron recuperando los futbolistas tocados y las incorporaciones se iban asentando, las expectativas comenzaron a crecer. Más incluso después del resultado en la cuarta jornada de liga, cuando golearon al Queen’s Park Rangers por 4-0 en Old Trafford. Pero todo era un pequeño espejismo de una realidad frustrante y un futuro incierto y muy preocupante.

Una victoria, dos empates y dos derrotas. Ese es el inicio de Louis van Gaal en su nuevo equipo. Un bagaje tremendamente pobre que no mejora en absoluto las cifras de su predecesor en el cargo, David Moyes. Las excusas se van agotando y aunque la confianza en la directiva hacia el holandés es total, no aguantarán otro año tan duro como el que sufrieron el curso pasado. Todavía hay algunos jugadores tocados y lesionados, como Michael Carrick, hombre básico como pivote, y Marouane Fellaini, que aunque no es ni será importante, sí es un gran jugador. Pero los problemas del United van mucho más allá de la carencia de dos jugadores destacables.

Los fichajes ya están integrados, o al menos están todos disponibles. Pero, ¿fueron acertadas todas las contrataciones? Veamos: es evidente que el United necesitaba un centrocampista creativo, que aportara algo muy diferente a los jugadores que ya habían para el medio. Y fichó a Ander Herrera, joven y de grandísima calidad contrastada en el Athletic Club. Una contratación que parece correcta. Se marcharon Patrice Evra y su suplente Büttner, y el United contrató a Luke Shaw, Marcos Rojo y Daley Blind. Parece excesivo para un puesto, pero tiene truco. El único que es lateral izquierdo puro es Shaw, porque Rojo encaja de maravilla como carrilero y Daley Blind se adaptó con Holanda a jugar de tercer central e incluso de pivote. Parece otro acierto.

Se fueron Chicharito y Welbeck, hacía falta un delantero. Se fichó a uno de los mejores del mundo, como Falcao. Pero claro, en el equipo está otro de los mejores, como Robin van Persie, y si se ficha a Falcao no es para que sea suplente. Vamos, que tienen que jugar los dos y Rooney tiene que estar. Y además, se fichó a otra gran estrella mundial, como Di María, el que se espera que sea el hombre clave, que también tiene que entrar. El perjudicado es, inevitablemente, el jugador que acabó más en forma la temporada pasada, Juan Mata y que se le fichó para ser el líder del futuro. Pues el líder tiene que pasar a ser suplente. No es el único afectado, en absoluto, porque Adnan Januzaj, la mayor promesa de la cantera del United, apenas tiene hueco.

A pesar de lo expuesto, la descompensación en el ataque no es el mayor problema del Manchester United actual. Hacía décadas que los red devils no tenían una pareja de centrales tan sólida y continuada como Rio Ferdinand y Nemanja Vidić. Los dos decidieron poner acabar a la vez su etapa en Old Trafford, suponiendo un cambio de era muy acusado en el United. Y cuando más necesitaba dar un paso adelante para recuperar ese terreno perdido, Van Gaal se conformó con lo que ya tenía. No contrató a ningún central habiendo perdido a dos titularísimos. Tenía a Evans, a Jones, a Smalling. Tres jugadores que no habían sido nunca fundamentales ni para Ferguson ni para Moyes. Y en quien más ha confiado por ahora ha sido en Tyler Blackett, un canterano de apenas 20 años. Y eso se nota y mucho. Sólo Leo Ulloa ya hizo casi llorar a la defensa del United en Leicester.

Mucho le queda por trabajar a Louis van Gaal para poder edificar un proyecto verdaderamente serio, creíble y en el que confiar. Su idea era imponer el 3-4-3 y ya en esta derrota por 5-3 contra los cats tuvo que volver a jugar con cuatro atrás. Habrá que ver qué sistema utiliza para incorporar a todas sus nuevas estrellas y que, a la vez, permita disimular las deficiencias defensivas evidentes. De no conseguirlo, la sombra del fracaso de Moyes se extenderá sobre él como las nubes de tormenta.

Louis van Gaal Robin Van Persie Manchester United Premier League Juan Mata Wayne Rooney Radamel Falcao Ángel Di María Daley Blind Marcos Rojo
El redactor recomienda